Ir al contenido principal

Crítica Autodestrucción (Kill Switch) con Dan Stevens y Bérénice Marlohe


Como vemos en el título de esta crítica hay dos buenas noticias y es que Dan Stevens y Bérénice Marlohe son los protagonistas de esta película de ciencia ficción. El problema es que esa buena noticia se convierte en nociva si os decimos que Stevens apenas sale y Bérénice está totalmente desaprovechada.

Y alguno se preguntará que como puede ser que Dan Stevens sea el protagonista y apenas salga. Pues sencillamente porque su director ha optado por rodar la película en vista subjetiva, es decir, nosotros vemos lo que el personaje de Dan Stevens ve, lo que obviamente imposibilita que veamos al actor excepto en algunos recuerdos de escenas del pasado donde el filme pasa a una puesta en escena clásica o tradicional.

Y es que, este uso de vista subjetiva muy recurrida en el videojuego ya la hemos visto en otras ocasiones y es un terrible recurso que optan por hacer algunos nuevos "directores" nacidos bajo la era YouTube y bajo los cánones del videojuego. Unos directores cuyo mejor narrativa leída en su historia es la contada en algún videojuego estilo Call of Duty o con mucha suerte en algo más cultureta estilo The Witcher 3.

Es una pena que se usen recursos en producciones como esta y dejen el cine en manos de gente cuyo conocimiento real del medio es absolutamente inexistente.
Tim Smit es el nombre del joven encargado de dirigir el proyecto, un chico llegado del mundo de los efectos visuales digitales y eso es sin duda lo único medio salvable de la obra, pero, saber dar buen uso al cgi queda muy lejos de lo que es hacer una película.

La obra nos sitúa en un futuro cercano donde la falta de recursos y energía obliga a crear un eco de nuestro planeta, es decir, una nueva tierra clonada de la que sacar recursos para la tierra original. Lo que en principio sería un planeta vacío termina siendo una copia total del original lo que incluye a las personas. Esto más un vórtice de unión entre planetas es la historia que se nos cuenta y como decimos, únicamente algunos momentos del cgi puede ser rescatado ya que ni los personajes ni la trama alcanzan un mínimo exigible.

Kill Switch es el nombre original de una película aficionada en la antaño tan interesante serie B. Y es que, la serie B siempre fue atrevida en todos los aspectos y esa era su razón de ser, pero, amigo Tim, usar una cámara subjetiva y efectos visuales digitales no tiene nada de transgresor y lo que es peor, tener en tu reparto a Bérénice Marlohe y no mostrar nada de piel (ya me entienden), si transgede a cualquier amante de la citada serie B.
No vamos a puntuar el filme para no hacer daño pero creo que ha quedado clara nuestra opinión. Por cierto, sobre lo de Bérénice ya estamos nosotros aquí para solucionarlo.

Puntuación: -

Bérénice Marlohe al desnudo