Ir al contenido principal

Crítica 'El pasajero': Liam Neeson y Jaume Collet-Serra no son extraños ni en un tren


Durante unos años todos asociamos a Charles Bronson a ese rol de justiciero nocturno que tenía como penitencia vengar y al mismo tiempo castigar lo que la ley parecía no hacer. La ley también fue representada durante muchos años por el rostro de Clint Eastwood quien a modo de fuera de la ley, ajusticiaba también lo que la sociedad dejaba impune. Años más tarde sería Denzel Washington el actor que de algún modo representase a ese héroe "normal" en el que poder reflejar nuestras iras en varios filmes policíacos o de venganza.

En el presente, es claramente Liam Neeson el nombre que mejor representa a ese héroe maduro de estar por casa y dentro de ese subgénero propio que podríamos llamar 'El cine de acción Nesson' que va desde la saga Venganza a Infierno blanco o El equipo A, nos encontramos un subgénero dentro de el subgénero que son las películas de Liam Nesson junto al director español Jaume Collet-Serra, concretamente cuatro.

Pues bien, El pasajero es la cuarta película que hacen juntos el director Jaume Collet-Serra y el actor Liam Neeson y, como en las anteriores, uno se sube a ella como a una de esas atracciones de parque a toda velocidad y puro grito. En «Non stop (Sin escalas)» era un avión, y aquí es un tren, pero la intriga, el frenesí, la sensación de encerrona y la imposibilidad de parar son iguales.
Siempre se ha hablado de cineastas y de artesanos en el cine. Los primeros suelen ser genios capaces de lo mejor y de lo peor, los segundos son pequeñas máquinas que nunca sorprenden pero que saben muy bien lo que dominan y nunca fallan, y esto, es lo que ocurre con el tándem Collet-Serra y Nesson.

En esta última obra partimos de una idea que recuerda a Extraños en un tren de Alfred Hitchcock para terminar siendo una película de acción del citado dueto Collet-Serra y Nesson que técnicamente, es un completo alarde de ritmo, cámara y acción, y hay momentos más allá de lo espectacular que solo precisan de la colaboración del espectador (dejarse llevar sin cuestionarse cosas) para cumplir su función al cien por cien.
De esto modo Liam Neeson y Jaume Collet-Serra se conocen de tal forma que nada es ya extraño en su cine pero, como decimos, estamos ante esa fórmula ya conocida en vez de ante un experimento que nos pueda sorprender, pero, esa fórmula es sencillamente efectiva y nos gusta.

Puntuación: 7