Ir al contenido principal

Crítica 'Devilman' Netflix | 50 años después de Mazinger


Mazinger Z infinity llega esta semana a los cines y Devilman hace lo propio en Netflix. Go Nagai está de moda.


Devilman Crybaby es la nueva apuesta de Netflix, que tras el éxito de Neo Yokio apuesta ahora por Devilman una serie que toca temas bastante profundos que no pasarán desapercibidos ante los ojos de aquellos espectadores atentos que sepan ver más allá del desfile de violencia, sexo y carnicería que nos muestra.

Los demonios siempre han sido una buena base para terminar hablando de lo que nos hace verdaderamente humanos y entrar en debates filosóficos sobre nuestro sentido de la ética y la moralidad,y esta vez es Akira Fudo quien queda atrapado entre dos mundos: es humano y demonio a la vez, pero al mismo tiempo no es ninguna de las dos cosas.
Pero, al profundo sentido de la justicia y la empatía extrema de Akira se opone justamente la psique del otro personaje protagonista, Ryo Asuka.

Go Nagai, creador de algunos de los mangas más influyentes como «Mazinger Z», rescató esta idea para modificarla a su antojo hace ya más de 40 años. Para celebrar los 50 años de carrera de Go Nagai, Netflix ha rescatado esta historia para hacer el remake «Devilman Crybaby».
La serie llega cargada de satanismo, gore y sexo explícito.
«Devilman Crybaby» atrapa (u horroriza, si eres muy sensible) desde el primer capítulo. El director Masaaki Yuasa ha impregnado la ficción con una estética aparentemente poco elaborada, de trazos rápidos y colores apagados, pero con una increíble capacidad para retratar cómo la sangre brota del cuerpo de los personajes. Lo que al principio parece ser una concatenación de excusas para hacer alarde de la violencia termina siendo un duelo intelectual y emocional entre dos grandes personalidades.

Crítica 'Devilman' Netflix

En cuanto a la animación, obra de Masaaki Yuasa, actualiza completamente el aspecto clásico del manga original y le aporta un estilo muy poco convencional y único. Refleja perfectamente la violencia necesaria para una historia como esta, en ocasiones con escenas muy crudas, pero también es capaz de incluir estampas casi psicodélicas y reflejar momentos emotivos. La música, adaptada a los nuevos tiempos, acompaña a la historia a través de ritmos de rap o incluso homenajes a la sintonía original de Devilman, y forma parte integral de esta nueva versión.

Aunque el anime tiene algunos problemas como una corta duración que podría haberse beneficiado de un par de episodios más para profundizar en algunas tramas, pocas pegas se le pueden poner a este anime, producto de algunos de los creadores más reconocidos del manga y el anime, tanto del pasado como del presente. Ofrecerá una nueva perspectiva a los seguidores del manga original y una excelente historia a los que no lo conozcan. Por lo tanto, resulta un producto muy atractivo para cualquiera que desee adentrarse en lo más profundo del infierno.
Con todo ello, esta serie de Netflix sigue afianzando la apuesta de la plataforma con el anime. Y parece que esto irá a más en adelante, gracias al desembarco de Netflix en Japón. En cualquier caso, podemos decir sin miedo a equivocarnos que, por encima de Cyborg 009 o Castlevania, este es el anime de producción propia más interesante que tiene la plataforma de streaming ahora mismo. Vale, algunos giros de guión se ven venir y a veces se abusa de la sangre y el tetamen... Pero de eso se trata también ¿no?

Puntuación: 8.5


Crítica 'Devilman' Netflix


NO TE PIERDAS...