Ir al contenido principal

Crítica El corredor del laberinto: La cura mortal


La literatura juvenil es una bendición para nuestros jóvenes y no importa la calidad de esta ya que todo son beneficios. Harry Potter ya despertó el gusto por la lectura a una generación de niños y niñas enganchados a una pantalla; luego vino Crespúsculo e hizo lo mismo esta vez con las adolescentes. Más tarde sería la distópica Los juegos del hambre la que enganchase a los más jóvenes a la lectura y finalmente acabamos con El corredor del laberinto, una saga que tiene un poco de las tres citadas y que en su paso a cine cada vez se parece un poco más a The Walkind dead.


El éxito de estas adaptaciones ha ido decreciendo con cada una. Harry Potter es una de las sagas (la segunda) más taquillera de la historia del cine. Crepúsculo fue un éxito brutal pero inferior a Harry y Los juegos del hambre fue otro éxito pero inferior a Crepúsculo. Así, El corredor del laberinto ha tenido aceptación pero también de forma más modesta que la saga de Jennifer Lawrence. En cambio y ya centrados en la película a analizar, decir que está saga ha ido subiendo con cada nueva entrega. La primera fue una especie de homenaje a 'Perdidos' donde lo extraño supo captar la atención del público; la segunda en cambio cambió de terreno y se abrazó la saga Zombie de Romero, pero siempre aportando elementos propios; Esta tercera continua por una senda similar y sigue aferrada a la obra de Romero pero de una forma mucho más sutil y fantástica. Lo mejor, es que sin alardes, la obra cumple con creces y se muestra como el capítulo más maduro hasta la fecha. La producción no ha sido mejorada pero el guión y la dirección se ven más ágiles y los actores demuestran que estos dos años les ha servido para madurar y aumentar sus registros interpretativos.

Asi, La cura mortal no es una obra maestra ni nada parecido pero, se deja ver muy bien, tiene aspectos interesantes y muestra una buena camada de futuros actores tanto hablando de los personajes principales como los muy acertados secundarios.
Además, las ideas de Romero siempre son bien aceptadas en el cine y en esta era de saturación zombie, la película se muestra mucho más original que otras.
En definitiva, una distopía más, que se ve muy bien aderezada com ideas clásicas junto a una puesta en escena pensada para los milenials.

Puntuación: 7