Ir al contenido principal

Crítica: MS1: MÁXIMA SEGURIDAD (2012) de James Mather, Stephen St. Leger | Clásicos de serie B


Críticas de Clásicos de serie B presenta... MS1: Máxima seguridad...


Todos los años me sigo preguntando como demonios Luc Besson realizó El Gran Azul y Leon el profesional. Cada año nos llega una producción de este renacentista autor francés, a veces como productor, a veces como guionista, a veces como realizador y a veces como que se yo, pero la cuestión es que hace unos años cualquier anuncio de una obra de Besson me excitaba y en la actualidad me produce el efecto contrario de la viagra.

El film de James Mather y Stephen St cuenta con una ambientación y producción de arte sensacional.

Esta vez nos encontramos ante el título MS1: Máxima seguridad, un film de ciencia ficción con "homenaje" directo a la legendaria 1997 rescate en Nueva York. La historia es sencilla, una prisión de máxima seguridad y un hombre para conseguir sacar a una persona de allí, como ingredientes "el hombre", la réplica exacta de "El serpiente", y unos villanos pasados de rosca, un conjunto de desechos extremos de la sociedad. 
Plisken el serpiente era interpretado por Kurt Russell en uno de los mejores papeles de su carrera, aquí el héroe corre a manos de Guy Pearce quien interpreta a Snow (recordemos que en inglés el serpiente era Snake) y hemos de reconocer que sin llegar al nivel de Russell, Pearce cumple con su cometido, eso sí, los diálogos creados por los guionistas quedan muy lejos de los que Carpenter tejió para su famoso personaje, con lo que la fuerza de Snow queda lejos de la Snake, lastre demasiado importante en un film tan centrado en su protagonista. Este es el primer bajón y disgusto que nos da esta cinta de ciencia ficción, después vendrán muchos más que nos destrozarán como esperanzado espectador de ciencia ficción. Y es una pena puesto que los -cienciaficción adictos- a veces nos conformamos con poquito, es cierto que hemos disfrutado de obras maestras del cine, pero también es cierto que obras menores como 1997: rescate en Nueva York nos han hecho felices con muy poco, por lo que es una pena que en la actualidad películas como MS1:Máxima seguridad no lleguen a ese mínimo. 


Aún así para levantar los ánimos diré que la cinta se deja ver, el presupuesto es pobre, 20 millones de dólares, pero los escenarios, los efectos y el aspecto visual están cuidados de forma decente e incluso elegante, la ambientación es buena, las escenas de acción son escasas para una cinta de este tipo pero se nota que están planificadas desde la mesa de escritura, además ya hemos comentado que su actor principal cumple con soltura y a él se une parte de los secundarios como Peter Stolmare o Josheo Gilgun, por eso nos da más rabia que el film haya pinchado desde su base; desde su guion y sus guionistas, culpables absolutos de que está película vaya a pasar al olvido. 
En definitiva una película que nos pone gracias a su argumento trash, a la ciencia ficción, a los recintos carcelarios, a los personajes límite, a la ambientación, a Snake, digo... Snow, y sobre todo a ese regusto inicial de la serie B más extrema de los 80, pero que al mismo tiempo nos baja la erección por culpa de su trio de guionistas con Luc Besson a la cabeza, film para amantes del videoclub que se la rempanpinfle cualquier rigor cinematográfico.


Crítica: MS1: MÁXIMA SEGURIDAD de James Mather, Stephen St. Leger


NO TE PIERDAS

Celebrities Cinematte