Ir al contenido principal

Crítica de la película Bright | La gran producción de Netflix


Bright es un punto de inflexión a la hora de entender la forma de consumir el cine. Netflix ya había estrenado películas en su plataforma de streaming pero, ninguna de la envergadura de Bright, la cual con un coste de casi 100 millones de dólares se sitúa como un antes y un después en lo que conocemos como telefilme y es que, Bright no es un telefilme si no una nueva franquicia fílmica estrenada directamente en nuestros hogares.


La película

Imaginemos que la fantasía medieval de orcos, elfos y humanos no es fantasía sino realidad. Pues bien, el tiempo pasa y el mundo avanza y ahí es donde nos sitúa Bright, en un mundo de fantasía épica pero en pleno siglo XXI. Y así nos encontramos como los orcos, los elfos, los magos o los humanos viven en nuestras calles. Bueno, concretamente en las norteamericanas.
Y esta es la excusa para contarnos una historia donde la fantasía, la acción y la crítica social sirven de hilo narrativo de lo que es ya una nueva franquicia.
Con tantas razas por en medio y estando David Ayer tras las cámaras, no podía faltar una dosis de crítica racial. A esto hay que unirle una trama mágica que sirve como mcguffin para contarnos la relación de los protagonistas principales, los cuales siguen las normas y cánones habituales de las buddy movies o pelis de compañeros policiales (Arma letal y compañía). 

Will Smith es la gran estrella y el policía humano, y encaja perfectamente en este mundo sucio y de barrios que tan bien suele tratar Ayer en sus películas.
Pero, para hablar de esto no hacían falta 100 millones de dólares ni orcos, ni elfos ni trolls así que, lo que de verdad importa de Bright es su faceta de blockbuster y ahí es donde debemos decir que cumple con creces.
Bright tiene una puesta en escena totalmente cinematográfica con una producción tanto en diseño visual como sonoro que puede competir con las producciones más caras del año estrenadas en pantalla grande. Además, presume de eso con algunas secuencias de acción de esas que tanto nos gustan a los amantes del buen cine de acción policial y es que, ante eso estamos, una película de acción urbana que se funde con el fantástico para dejarnos una obra más que interesante que ya confirma continuación o lo que es lo mismo, si sitúa como franquicia con un gran lore que rellenar.

Sin más, decir que Bright es una de las películas de acción del año y que sólo le ensombrece el salir justo en el tiempo de Los últimos Jedi lo que le va a quitar hueco en las páginas webs y minutos de audio en los podcast, y, en un tiempo donde solo manda la viralidad y lo que se convierte en moda, eso es un peaje gordo que puede hacer que Bright no se convierta en el fenómeno que debería ser.
Puntuación: 8