Ir al contenido principal

Crítica de La liga de justicia by Cinematte | Bella, divertida pero no memorable


DC nunca ha ido con tonterías cuando hablamos de sus héroes. Así que desde sus inicios, cada adaptación a cine de uno de sus actores ha sido concebido como algo muy grande e importante. A finales de los 70 decidió contar con Richard Donner para poner en pantalla grande a su personaje más importante y de este modo nació el mito de Christopher Reeve y Superman...

El mito DC continuaría a finales de los 80 cuando el famosos Batman de la mano de Tim Burton se convertiría en un mito del cine gracias a una obra maestra del mismo y, habría que esperar más de 15 años para que e nuevo DC volviese a bordarlo gracias a la trilogía de El Caballero Oscuro está vez en manos de Christopher Nolan. Ahora a finales de los 10 y tras varios traspiés, DC presenta su proyecto más ambicioso hasta la fecha, ese que no cuenta con Batman, Superman o Linterna verde sino que cuenta con todos o casi todos los mitos que forman la tan esperada Liga de la justicia.

Y con estas empezamos destacando a Flash y a Wonder Woman (gracias a Gal Gadot), que brillan en la película junto una vez más, a la apuesta visual, la cual de nuevo vuelve a ser una maravilla ideada desde la visión de Zack Snyder. Sin duda no logra las cuotas visuales de lo conseguido por Larry Fong y Snyder en Batman v Superman, pero, si duda, Warner DC sabe como tratar la imagen y supera a Marvel Disney en este aspecto.

A nivel narrativo la película es donde mayores problemas parece tener, pero hay que tener en cuenta que el filme ha contado con dos directores ya que a mitad de producción Joss Whedon sustituyó a Snyder y quizás por esa razón es por la que la película a veces no se siente como un todo sino como un conjunto de ideas.
Además, la oscuridad del filme anterior deja paso a una obra mucho más luminosa y la diversión también está más presente que en la polémica (y genial) B v S. Y quizás este sea su mayor error ya que DC se mueve mejor por los terrenos de la seriedad como demuestra la apertura del filme. En cambio la obra va derivando hacia el humor más Marvel que aquí, en los terrenos de DC parece no convencer a nadie.
A los citados Flash y Wonder Woman se les une Aquaman quien en la piel de Momoa también cumple con creces y un Batman y un Cyborg en la piel de Ray Fisher que nunca terminan de ser carismáticos ni empáticos.
En un año donde han triunfado Guardianes de la galaxia, Wonder Woman, Spider-Man y Thor todas con un estilo muy liviano y divertido, quedaba claro que la oscuridad habitual de Warner DC no iba a ser la apuesta y así ha sido.
Con La Liga de la Justicia se ha querido dotar a DC de bromas, humor y luminosidad. Para ello se ha utilizado al personaje de The Flash, con un buen Ezra Miller, como recurso cómico recurrente.

Un dato curioso es que a banda sonora fue encargada por Joss Whedon a Danny Elfman, que sustituyó a Junkie XL y se incluyen en el film dos temas clásicos inolvidables como el Batman Theme de 1989 y el clásico de Superman de John Williams.

En definitiva, la oscuridad abandona a los superhéroes al menos a corto plazo.
El cine es principalmente imagen y sin duda alguna la película de hoy es la más bella(junto a Thor) de todo el lore Marvel DC estrenado en 2017. Divertida también lo es. Memorable ya no tanto así que quizás DC sigue buscando el camino para alcanzar de nuevo la gloria como ya hiciese con Superman en el 78, con Batman en el 89 y con El Caballero Oscuro en tres ocasiones.

Puntuación: ***



NO TE PIERDAS