Ir al contenido principal

Maureen O’Hara desnuda en 'Lady Godiva' (1955) | Desnudos y erotismo del cine clásico


Fue “La reina del Technicolor” y una de las bellezas con más carácter del Hollywood clásico...


Por la verde campiña irlandesa y pastoreando un rebaño de ovejas hace su aparición en pantalla una pelirroja. “Eh, ¿eso es real? ¡No puede ser!”, dice el recién llegado, fascinado por tan arrebatadora presencia. El actor que pronuncia esas palabras no es otro que John Wayne; el paisaje, Innisfree —o eso simulaba—; la película, “El hombre tranquilo”, y la muchacha, Maureen O’Hara.

Nacida como Maureen FitzSimon en Renalagh, suburbio de Dublín, el 17 de agosto de 1920, contaba en su haber con 55 películas a lo largo de casi 60 años de trayectoria, que se vieron homenajeados en 2014 con la entrega del Oscar honorífico de la Academia de Hollywood. Hoy la presentamos gracias a ser protagonista de uno de los momentos más eróticos del cine clásico.

Creció en una familia de artistas, ya que su madre fue contralto y su padre cantante y actor y, a los 14 años, ya fue admitida en la escuela de Arte Dramático del Abbey Theatre de Dublín, aunque antes había acudido a la Burke's Academy dublinesa. A los 15 debutó en el teatro y después de un pequeño papel en la película británica My Iris Molly, en 1938, fue descubierta por el cantante norteamericano Harry Richman, quien fijó sobre ella la atención de los productores de Londres. En la capital inglesa se instaló para estudiar en la London Academy y, tras realizar una prueba, fue contratada por el actor Charles Laughton, quien en aquella época era uno de los directivos de la productora Mayflowers Pictures. Su primer papel en la gran pantalla llegó en 1939, cuando rodó junto a Laughton Posada en Jamaica, bajo la dirección del maestro del suspense, Alfred Hitchcock. Ese año se trasladó a Estados Unidos junto a Laughton, con quien compartió elenco en Esmeralda la zíngara, adaptación cinematográfica de la novela de Víctor Hugo El jorobado de Notre Dame.

Lady Godiva de Arthur Lubin


En erotismo del cine clásico hoy vamos a hablar de Lady Godiva y el desnudo de en ella de Maureen O’Hara. Esta bonita leyenda inglesa acaecida en la Edad Media (siglo XI), que los propios historiadores dicen que se fundamente en una base real, entre ellos el cronista del siglo XIII Roger de Wendower, merecía un mejor tratamiento cinematográfico por parte de Arthur Lubin, director de la conocida saga de comedias de los años 50, que tenía como protagonista a la mula Francis.

Su película no profundiza demasiado sobre los hechos de esta leyenda medieval, dejando simplemente, lo que pudo haber sido un interesante romance histórico, en una moderada cinta de aventuras en tecnicolor. Su ligero argumento y superficial guión, ambos de Oscar Brodney, sólo se apoyan en un buen reparto entre los que destacan por supuesto la siempre fordiana Maureen O’Hara, que da vida de una manera veraz a la bella dama anglosajona, Victor MacLaglen en el papel de Grimald y Torin Thatcher como Lord Godwin entre otros. Más desapercibida pasa si cabe, la interpretación de George Nader como Lord Leofric, Conde de Mercia y esposo de Godiva. Destacar como simple curiosidad para los más cinéfilos, la fugaz aparición sin acreditar casi al final, de Firts Saxon, un joven Clint Eastwood, que interviene del mismo modo que también lo hiciera ese mismo año en el clásico de ciencia ficción de serie "B" Tarántula de Jack Arnold. Encontrarlo sin saberlo es todo un ejercicio de agudeza visual.

Por lo demás, yo les sugiero que imiten un poco a Peeping Tom (el sastre mirón), el único vecino que a través de una ventana no pudo resistirse en observar a Lady Godiva a lomos de un caballo por las vacías calles de Coventry, y echen un vistazo a esta aseada y discreta cinta de la Universal.

Galería sexy in hot by Cinematte





















 NO TE PIERDAS...