Ir al contenido principal

El gran peligro del "fracaso" comercial de Blade Runner 2049


Blade Runner 2049 viene a demostrar que es un riesgo recuperar grandes obras de los 80. A excepción de Star Wars que todo lo puede, el resto de versiones o continuaciones de los grandes mitos del pasado no han tenido el éxito comercial que se esperaba y es que, ya hemos dicho en muchas ocasiones que el fan de los 80s es en un juez poco imparcial y digámoslo abiertamente, muy poco evolucionado. Además, el nuevo público tampoco está capacitado para algo más que acción, saltos cada dos minutos, tíos con máscara, y en su vertiente más cool y cultureta, "una película de Nolan o Tarantino".

Así, Blade Runner lo tenía difícil ya que su público base, el de los 80s, no iba a permitir que esto fuera un éxito, y el nuevo, no iba a poder resistir una obra popular carente de acción que no estuviese dirigida por Christopher Nolan o Quentin Tarantino. El resultado, es que tras dos semanas en salas Blade Runner 2049 aún no ha recuperado su inversión.

Y este es el peligro real al que hacemos referencia en el título del artículo ya que la película de Denis Villeneuve es una producción de 150 millones de dólares, lo que la sitúa en el terreno de los grandes blockbusters anuales pero con una diferencia clara, estos superan de largo los 500 millones de recaudación lo que les permite seguir existiendo sin ningún tipo de problema, pero ¿qué ocurre con esas obras de gran ambientación y o presupuesto dirigidas a un público más adulto y cinéfilo? Pues que tras el ejemplo de Blade Runner 2049 su existencia a partir de ahora pasa a ser mínima.

Y es que amigos, no hay productor o grupo inversor que se atreva a poner 200 millones de dólares en un producto que no tenga los 400/500 millones de recaudación en taquilla asegurados y obras del tipo de la nueva versión de la mítica película de Ridley Scott, no los van a tener nunca asegurados viendo el resultado financiero de la película, el cual a nivel mundial apenas ha superado los 150 millones y poco más le queda por hacer viendo que la opinión del público tampoco es muy positiva.
Ahora mismo solo los Oscar podrían hacer que Blade Runner 2049 se convirtiera en fenómeno y por tanto pasase los 300 millones de dólares recaudados, algo que daría esperanza para un tercera parte o para más obras de este calado, pero, ya digo, que sólo un éxito terrible en los premios Oscar harían que la gente cambiase de opinión y el metacritic del público pasase de "regular" a "imprescindible". Curiosamente las primeras críticas de la prensa especializada daban esperanzas a que la película fuese un éxito, pero, una vez más y como ocurrió con el reboot de Cazafantasmas, la otra prensa, esos idiotas de Youtube que mueven masas, se han encargado de arruinar el que es el mejor trabajo del año hasta la fecha y el resultado va a ser "eso" terrible a lo que nos referimos en el título: "que jamás volveremos a ver una gran producción que no esté enfocada a niños, masas o amantes del tunning".

Asi que una lástima, ya que Blade Runner 2049 era una gran oportunidad para hacer ver a los inversores que se puede ganar dinero también con grandes producciones dirigidas a un público como ya hemos dicho, mucho más evolucionado. También es una lástima para Denis Villeneuve, un hombre que a partir de ahora tendrá que seguir realizando películas modestas como "La llegada" en vez de grandes producciones como la película de la que hablamos hoy.