CINEMATTE FLIX MAGAZINE | Videoclub Online Gratis

VIDEOCLUB + MAGAZINE

ENTRA YA A NUESTRO VIDEOCLUB GRATUITO

DISFRUTA YA DE NUESTRO VIDEOCLUB GRATUITO
 









Un niño que pertenece a una tribu primitiva graba en su memoria los rostros de los guerreros que han exterminado a su familia y a él lo han vendido a unos mercaderes de esclavos. Años después, el joven se ha convertido en un forzudo y valiente guerrero.





Aunque personalmente no comparta la filosofía de la película, que la tiene y mucha, no dejo de asombrarme por la calidad y planteamientos que se abordan en el clásico "Conan, el bárbaro". Es sin lugar a dudas una película fascinante, de ver y de pensar; de sentir y de escuchar. Un deleite continuo.
John Milius, un director moneda; ahora cara, ahora cruz, hizo su mejor película junto con "El viento y el león" con este film de "Espada y Brujería" que sin embargo es mucho más que eso. John Milius que siempre me ha parecido mejor guionista ("Apocalipsis now") que director, consigue recrear una película donde se suceden una y otra escena a cuál mejor. El guión incluso supera en momentos a los comics del atormentado Robert E. Howard (se levantó la tapa de los sesos con 30 años) autor de Conan, que había sido adaptado en primer lugar por Oliver Stone, con un aire más al "Señor de los anillos" mientras que Milius le metió un toque más darwinista, nietzscheano, wagneriano y apoyado también en Joseph Conrad consiguió quitar fantasía para meter una brutalidad al margen de cualquier moral.
Arnold Schwarzenegger nació para este papel, sin lugar a dudas el mejor de su carrera, por encima de cualquier Terminator.

Una extraordinaria Walkiria como Sandahl Bergman, que además de bella, es espectacular su interpretación. Lástima que después practicamente desapareciera con algunas películas muy lamentables. Por supuesto un conjunto de secundarios con un nivel magnífico de gran importancia para la película.
La banda sonora de Basil Poledouris entre las diez mejores de todos los tiempos. Por una vez me alegro que no pudiera hacerla Morricone. ¿Alguién sabe una aberración mayor que esta banda sonora no estuviera ni nominada al oscar?
Una fotografía espléndida de Duke Callaghan, que había sido el fotógrafo habitual de Sydney Pollack, que consigue sacar decenas de instantáneas de una belleza sin par.
¿Por qué una película como esta no tiene más apoyos? Bueno el protagonista cae mal a mucha gente (con razón), las películas que nacieron a raíz de esta son bastante malas como"Kull el conquistador", "El guerrero rojo", "El señor de las bestias" o "Conan el destructor" que es una película indigna de esta joya. No entiendo como la pudo dirigir Richard Fleischer que estaba ya para el arrastre. Todo eso hace que el aficionado al cine piense que es un cine menor de subgénero. Nada más lejos de la realidad, la película tiene una profundidad atroz que da miedo y que siguiendo en parte el "Así habló Zaratustra" de Nietzsche nos habla de la muerte de Dios, la voluntad de poder y la necesidad de los "superhombres". Pero también tenemos a Darwin y su selección natural, la mitología escandinava y germana, y algunas de las escenas a espadas mejor filmadas de la historia. No es perfecta porque tiene algunos añadidos insinceros para hacerla más "comercial".

PUNTUACIÓN OBJETIVA: 7
PUNTUACIÓN SUBJETIVA: 9


Título original
Conan the Barbarian
Año
1982
Duración
129 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
John Milius
Guion
John Milius, Oliver Stone (Cómic: Robert E. Howard)
Música
Basil Poledouris
Fotografía
Duke Callaghan
Reparto
Arnold Schwarzenegger, James Earl Jones, Sandahl Bergman, Max von Sydow, Ben Davidson, Sven-Ole Thorsen, Cassandra Gaviola, Gerry Lopez, Mako, Valérie Quennessen, William Smith, Nadiuska, Jorge Sanz, Franco Columbu, Pilar Alcón
Productora
Edward R. Pressman Production, Dino de Laurentiis
Género
Aventuras. Acción. Fantástico | Fantasía medieval. Espada y brujería. Cómic



Fisicidad y cine by CINEMATTE



Fisicidad, palabro horrendo, pero siento decir que no pude encontrar un término mejor para definir la sensación fílmica perdida que me gustaría compartir con vosotros en esta pequeña reflexión.
El arte digital o técnica digital o efectos digitales, no importa el término que usemos para describirlo, empezó a acompañarnos de una manera habitual hacia finales de los 90. Cierto es que gracias a ellos, hemos podido disfrutar de sensaciones y emociones que difícilmente hubiésemos podido sentir de no haber existido. Vivir el jurásico como lo hicimos de la mano de Spielberg no hubiese sido posible, ver el barco más famoso de la historia hundirse como hicimos en Titanic tampoco y, por supuesto, llorar de la mano de unos preciosos seres azules llamados Navi tampoco.

Pero...siempre hay un pero; todos estos ejemplos están muy bien, aunque por lástima solo suponen un 5% del montante final del uso de esta moderna técnica, y aquí se encuentra el problema en el 95% restante. El cine siempre ha sido una ilusión, como decía Welles, un simple truco de magia que pasa ante nuestra mirada, y sabemos que es así pero no nos importa, no nos importa porque cuando se apagan la luces y empieza la acción, nos creemos todo lo que pasa. Todos sabemos que Shelley Duvall no está pasando miedo en El resplandor, que quizás el hacha sea de plástico y que detrás de ella hay decenas de técnicos, luces y cables. Pero aun así nosotros sentimos miedo, miedo por su rostro, miedo por esa puerta que se rompe a cada hachazo, miedo por la cercanía de la piel con el frío filo del metal. Así que volviendo al tema, qué decir de la sensación que nos transmitían esos spaghetti western rodados en Almería, el calor se palpaba en cada plano, en cada rostro y en cada gota de sudor, la arena rechinaba en nuestros dientes aun estando en el otro lado de la pantalla y ¿por qué? Pues simplemente porque estaba ahí, la arena que volaba con el viento o el calor que deformaba el fondo de la imagen estaban ahí, eran reales. Las cámaras seguían estando, los focos también y los técnicos ni que decir tiene, pero lo que ocurría en ese micromundo interior de plano también estaba ahí, era físico, era real.

Hay miles de ejemplos donde podríamos comparar la diferencia entre algo físico, palpable y real o algo que no existe que no tiene ninguna, como dice el titulo, fisicidad. Sin ir mas lejos podríamos comparar los aliens reales de Cameron o Scott o ese espanto digital inexistente de Fincher o Jeunet, o ese Yoda acurrucable de la trilogía original a ese ente volátil y vacuo ente de la nueva trilogía.
Es cierto que antes de lo digital también existieron los decorados artificiales tanto de estudio como de exteriores, por ejemplo, nunca podrá dar la misma sensación el Egipto construido a base de madera, papel y pintura del Cleopatra (1963) de Mankiewicz que el verídico Egipto de la obra maestra de Jerzy Kawalerowick, Faraón (1966). Solo en el segundo, uno de verdad llega a sentirse como un esclavo egipcio en el año II antes de Cristo. Pero por lo menos en el primer caso la inmersión de los protagonistas con el decorado sí era real, sus sombras eran sus sombras, sus fuentes de luz eran las mismas y sus proporciones también.
Bueno todo esta reflexión viene dada por la sensación ya comentada de irrealidad y alejamiento que me han despertado las primeras imágenes del nuevo Conan. Cierto que esa impresión ya la llevo sufriendo hace años, recordemos esos no barcos de Troya, esos no decorados de 300 o esos no tigres de Gladiator, pero esta vez tenemos un referente al que acudir en nuestra memoria, ese cimerio del año 79 tan gratamente realizado por John Millius. Así que, con el poder de la imagen me gustaría comparar estas dos obras que se llevan la pequeña cantidad de 32 años en el tiempo y qué mejor ejemplo para hablar de fisicidad o simplemente de físico que el majestuoso y voluminoso rey de los cimerios.

-
CONAN VS CONAN

-Os dejamos una serie de comparaciones donde veremos en el fotograma de arriba el Conan clásico y abajo el actual

Naturaleza real en escenario exterior vs Digital con fondo azul

Lugares arquitectónicos reales vs digitales

Animales reales vs digitales cgi
   

Un pozo real vs uno digital
Apuntes de cine. Fisicidad en el cine Conan vs Conan
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]