Star Trek Discovery, crítica a modo de reseña | Una serie que promete muchas alegrías


Lleva más de 40 años en la parrilla. Fue una de las series pioneras de la televisión y ha dado pie a una saga cinematográfica que aún sigue activa y con mucho éxito. Aún con tantos años en la televisión y con tantas series distintas a sus espaldas, Star Trek aún no había aparecido por nuestros hogares en este edad dorada de la pequeña pantalla y por fin lo hace de la mano de Netflix aunque sí, está sólo como distribuidora.

¿Podrá rivalizar Star Trek en esta era con monstruos de la talla de Juego de Tronos, Stranger things o Westworld? Vamos a comprobarlo al menos en parte.

Decimos en parte porque sólo se han emitido tres episodios de la nueva Discovery (así se llama: Star Trek Discovery). Pero, creemos que ya tenemos pie para hacer una primera valoración y está es más que positiva. Los dos primeros episodios son uno mismo partido que llega en forma de piloto y en él se nos narra el origen de nuestra peculiar protagonista y es que, por fin, Star Trek tiene a una mujer como su cara principal y encima de color en la piel de la actriz Sonequa Martín Green a la cual ya hemos presentado aquí.

El episodio piloto dejó unas sensaciones más que agradables en todos los aspectos. A nivel de historia y guión, la serie no se anda con titubeos y entra directamente en la parte más arcade de la franquicia. Star Trek siempre ha estado dividida entre acción y ciencia ficción en su faceta más científico y o de exploración. Discovery en cambio entra fuerte diciendo que aquí va a haber acción y guerra y que el ritmo va a ser más parecida al nuevo reboot cinematográfico ideado por J. J. Abrams que a la saga fílmica original, la cual siempre fue más pausada.
Además de esto, hay que incidir que a nivel de producción la serie también cumple con buena nota y vemos como la dirección de arte, la puesta en escena y los efectos visuales y sonoros están a la altura de lo que se espera de este mito de la televisión y el cine.

Tras la buena acogida del piloto que siempre suele ser un episodio con mucho más presupuesto y pretensiones que el resto, llegaba el miedo de ver el segundo, pero de nuevo, este se presenta más que interesante mostrando una forma muy distinta de ver la tripulación habitual de la nave (está vez la Discovery). Este primer episodio ya regular, confirma que la trama se presenta fragmentada, es decir una gran historia continua vista a pedazos en vez de episodios autoconclusivos como solía ser habitual en la franquicia. Este tercer capítulo es la primera piedra de lo que se presagia como una gran historia que parece va a tocar distintos géneros como por ejemplo el terror. Un final a modo de cliffhanger nos deja con ganas que llegue el próximo episodio el cual será emitido por Netflix el próximo domingo.