Larry Fong, el mejor director de fotografía del cine comercial | Porfolio de su obra


¿Es posible qué un director de fotografía salve una película? ¿Qué sea la estrella? Rotundamente es posible y Larry Fong lo demuestra.


Parece que a lo largo de la historia el cine comercial no ha tenido un referente claro en cuanto a fotografía se refiere. Nombres como el de Stan Winston en los efectos visual, Ben Burtt en los sonoros o grandes compositores de Bandas sonoras como John Williams o Danny Elfman, si han tenido la importancia que merecen y han sido referentes claros del cine aún teniendo la mayor parte de su obra o toda al completo, un recorrido totalmente dentro del cine comercial.
En cambio, la fotografía no ha tenido ese nombre y en la actualidad la misma parece estar siempre relacionada con los grandes acaparadores de premios del momento. Lubezki o Roger Deakins entre algunos otros, son las estrellas de la fotografía y los nombres que todo director quiere para optar a un Oscar.
En cambio, hoy queremos reivindicar un nombre y un hombre que quizás sea el primer gran director de fotografía (con permiso de nombres como Donald McAlpine, Roger Pratt...) que ha dado el cine comercial. Y es que Larry Fong es autor de títulos como 300, Watchmen, Sucker Punch o Batman v Superman, auténticos prodigios visuales que nos podrían hacer pensar que son debidos a que tienen detrás al mismo director (Zack Snyder), pero, cuando vemos que Fong también es director de fotografía de películas como Super 8 o Kong Skull Island, nos damos cuenta que estamos ante un talento único y un hombre clave de la fotografía actual.



Carrera


Larry Fong nació en Los Ángeles, California. Mostró interés y talento en el arte a una edad temprana. Su experiencia en fotografía y cine podemos decir que fue autodidacta, comenzando en la secundaria con cortometrajes filmados en Super 8, animación cel, y proyectos de stop motion. Se graduó de la UCLA con un B.A. en Lingüística y en el Centro de Arte College of Designin de Pasadena, especializado en cine y fotografía.

Comenzó su carrera profesional filmando videos musicales y consiguió suficiente atención para que filmara dos películas independientes y varios pilotos de televisión, comerciales y cortos.
En 2004 fue contratado para filmar el piloto de la serie Perdido, por el cual fue nominado para un premio del ASC.
En 2007 se estrenó su primera película de estudio, 300, dirigida por Zack Snyder.
En 2011 fue aceptado en la Sociedad Americana de Cinematógrafos, y en 2012 fue aceptado en la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Fong es también un mago consumado y es un miembro de la Academia de Artes Mágicas, lo que fue clave para su trabajo en la fotografía de la película Ahora me ves.
Kong Skull Island es su último trabajo como director de fotografía.

Y ahora que


Como decíamos al principio: "¿Es posible qué un director de fotografía salve una película?" Pues sencillamente esperamos que sí ya que él es el encargado de la cinematografía de la nueva película de Depredador (The Depredador) y viendo las noticias que nos llegan sobre el filme y viendo también como obras de la talla de Batman v Superman o Kong Skull Island han aprobado gracias en su mayoría al aspecto visual, nos hace pensar que aunque The Predator tome el camino equivocado del humor y las exageraciones, su nivel visual sea tan alto que la película apruebe también con nota alta gracias a eso: a ser un deleite para los sentidos.

Sin más nos despedimos con este pequeño aviso de la calidad visual de un hombre que hasta día de hoy ha dedicado todo su tiempo al cine comercial. Un director de fotografía que quizás por ese motivo todavía no haya sido nominado a nada importante a nivel de premios pero que en Cinematte no tenemos ninguna duda de que Larry Fong es uno de los mejores directores de fotografía del cine actual y que no se tardará mucho en reconocer por la parte más sesuda e influyente de la industria. Si Fong sigue ubicado dentro del cine comercial, tenemos claro que de aquí a unos años va a ser uno de los claros referentes del blockbuster como en su día lo fueron nombres de la talla de los ya citados John Williams o Stan Winston.
Sin más os dejamos con el portfolio de su obra.



Porfolio de Larry Fong

Como vamos a ver en el porfolio de Larry Fong, este puede definirse como uno de los grandes maestros de la fotografía digital gracias a obras como 300, Sucker Punch o Watchmen. En 300, su ópera prima en pantalla grande, ya vemos algunos de sus rasgos más claros. El dorado parece ser uno de sus tonos dominantes y el rojo su contrapunto como énfasis. Los claroscuros también son uno de los fuertes del director al cual se le puede asemejar a la fuerza visual de Vitorio Storaro, de hecho, el estilo visual del maestro italiano se ve claramente en algunos de sus trabajos ya que no es difícil encontrar grandes similitudes entre la fotografía de Apocalypse Now y la de Kong Skull Island o ver algunos contrates de luz de 'El último emperador' en '300'.
Aunque como decimos, Fong es un experto en la imagen digital, lo que le aleja en cierta medida de los cinematógrafos clásicos y le da la posibilidad de crear encuadres y composiciones totalmente imposibles para estos últimos.

El desenfoque gradual en la profundidad de campo es otro de los aspectos más llamativos del operador (y elemento clave para ser usado en la nueva The Predator ya que estos desenfoques siempre fueron claves en la obra de McTiernan y Depredador no se escapaba de ellos). El uso del zoom para planos de gran angular es otra de las cartas de presentación de Fong y curiosamente de nuevo, esta forma de filmar es la usada en la famosa escena del tiroteo a la jungla de la ya nombrada Pedrator.


Por supuesto el perfeccto uso de la captación de la luz es otro de las cualidades de Fong y está se convierte en un elemento más de las escena, algo más propio de artistas como Caravaggio, que de los actuales directores de fotografía, lo que convierte al artista en una especie de hombre del renacimiento, capaz de usar la esencia del pasado con técnicas de nueva generación.


Además aunque el director tiene una personalidad abrumadora y suele apoderarse de la obra que trata, también ha demostrado ser comedido como demuestran las películas 'Super 8' y 'Ahora me ves'. En la película de Abrams sí notamos una gran fuerza en los claroscuros y en el uso de la luz, pero nunca sin sobrepasar el estilo visual habitual de Abrams. En 'Ahora me ves', vemos el trabajo más suave de Fong hasta la fecha lo que demuestra que sabe adaptarse a cualquier circunstancia.
Ahora sin más es momento de apreciar la obra de nuestro personaje de hoy. 

300











Watchmen








Sucker Punch









Super 8








Batman v Superman









Kong isla de la calavera











The Predator


Porfolio no real y sólo orientativo