Crítica de la película 'Detroit', una nueva maravilla terrorífica de Kathryn Bigelow


Kathryn Bigelow, la persona encargada de quitarle a James Cameron su Oscar por Avatar, y su ex, es a día de hoy uno de los realizadores que mejor dominan el thriller y además eterna candidata siempre al Oscar. Su nuevo trabajo es Detroit y una vez demuestra que la Bigelow es la reina del thriller moderno actual. Pero, en toda película de esta directora hay una crítica o denuncia social y está vez no iba a ser menos.


La película basada en hechos reales, se desarrolla durante los disturbios raciales que ocurrieron en la ciudad de Detroit en 1967 y que acabaron convirtiéndose en una de las revueltas más violentas de aquella época, unos disturbios que comenzaron en julio de 1967 y que acabaron con centenares de muertos. La cinta comienza haciendo un retroceso en el tiempo para recordar como muchos hombres y mujeres de color emigraron hacia los Estados Unidos y fueron ocupando los suburbios de la ciudad de Detroit. También nos muestra como comenzaron las revueltas raciales hasta situarnos en 1967.
Todo este contexto sirve para situarnos en la historia principal, que se desarrolla en el Motel Algiers, donde la policía y la Guardia Nacional entraron para averiguar unos supuestos disparos que iban dirigidos hacia ellos desde este motel. Pero lo que en un principio sería una redada “pacífica” se convertirá en todo lo contrario con violencia, intimidación y abuso de poder por parte de la autoridad.



LA CRÍTICA

Con un hecho histórico así, Mark Boal, guionista de los dos anteriores largometrajes de Bigelow y ella misma, se frotan las manos ante la gran oportunidad de rendir tributo a uno de esos puntos negros de la historia norteamericana. Como es ya habitual en este 'tándem', el tiempo no es problema así que han tardado más de cuatro años en elaborar el proyecto y eso se nota en todos los aspectos. Formalmente la película es una obra redonda donde notamos la orfebrería, es decir, vemos como la música, el montaje pasando por el guión, la fotografía o el resto de apartados técnicos y artísticos han sido concebidos como un 'uno'. La faceta de producción o de encargo habitual de Hollywood aquí deja paso a un trabajo de autor donde vemos como cada apartado del filme está pensado como ese citado 'uno'. Por tanto vemos o notamos como por ejemplo el montaje no es capricho de un montador sino una decisión de estilo y sentido narrativo que va unida al resto de los apartados. En Detroit como decimos todo tiene un porqué y una única dirección.
El resultado de este trabajo es que todo quede redondo en pantalla y se consiga lo que se busca, alterar al espectador hasta tal punto que estamos ante uno de los filmes más incómodos de ver de los últimos años y donde la tensión llega a extremos indescriptibles.

La película transcurre a través de diferentes personajes presentes en el motel en ese preciso momento: Un guardia de seguridad (John Boyega), el vocalista de un grupo musical (Algee Smith) un soldado (Anthony Mackie) salido del ejército, y dos chicas jóvenes que pasaban la noche en el hotel, interpretadas por Hannah Murray y Kaitlyn Dever. Con estos mimbres, Bigelow saca lo mejor de si a la hora de crear secuencias extremas donde el ritmo y la tensión van subiendo hasta la explosión final. Y poca gente saber hacer eso como ella.
Por supuesto los actores son claves para esto y en Detroit todos alcanzan su máximo listón.


En definitiva, Bigelow lo ha vuelto a conseguir y Detroit es una obra de esas inolvidables. Quizás no ha tenido la repercusión de otros trabajos anteriores y eso hará que Detroit pase más desaparecida de lo que debería, pero, si eres amante del cine eso da igual y quizás sea el tiempo el que tenga que poner esta enorme película en el lugar que le corresponde. Sin duda una de las mejores películas de lo que va de año.

Puntuación: ****


LA PELÍCULA


Lo nuevo de la directora de Le llaman Bodhi, Días extraños, En tierra hostil o La noche más oscura.

No se estrena hasta el 15 de septiembre pero ya puedes ver sobre estas líneas el tráiler en español de Detroit, la próxima película como directora de Kathryn Bigelow (En tierra hostil, La noche más oscura). Entre sus protagonistas se encuentran John Boyega (Star Wars: Los últimos Jedi), Anthony Mackie (Capitán América: Civil War), John Krasinski (13 horas) y Hannah Murray (Juego de tronos), entre otros.




El Filme


No podemos olvidar que ella fue la encargada de quitarle el Oscar a Avatar. Hablamos claro está del azote de James Cameron, es decir, de Kathryn Bigelow, la mujer que fue artífice de muchos de los éxitos del director y que una vez separados demostró que es una de las o los cineastas que mejor dominan la acción y la tensión narrativa. La directora de obras como La noche más oscura (Zero Dark Thirty), Le llaman Bodhi, En tierra hostil o Dias Extraño, regresa cinco años después y de nuevo junto a guionista Mark Boal con la historia de los disturbios de Detroit.

Durante el verano de 1967, una redada policial provocó una revuelta civil durante cinco días en las calles de la ciudad americana, que se saldó con la muerte de 43 personas y cientos de heridos. Ahora, esta historia es llevada al cine con varios rostros conocidos como John Boyega (Finn en Star Wars: El despertar de la Fuerza), Will Poulter (El renacido y casi el Pennywise de la IT de Cary Fukunaga), Jack Reynor (Sing Street, Transformers 5), John Krasinski (The Office, 13 horas) o Anthony Mackie (En tierra hostil, Capitán América: El soldado de invierno).

Poco más sabemos de una de las obras que ya nos tiene en alerta y que promete ser uno de los grandes encuentros fílmicos del año.


NO TE PIERDAS