Crítica de la nueva película de It


El payaso asesino de Stephen King regresa a nuestras salas de cine...



Curioso que hace apenas dos semanas Hollywood se encargaba de darle una patada en las nobles parte a una de las más queridas obras de Stephen King para que ahora, unos pocos días después decida sacarle brillo a las mismas con lo que es una perfecta adaptación de la famosa It. De nuevo se demuestra que Hollywood sin duda es capaz de lo mejor y de lo peor.

Andy Muschietti es el nombre clave de la crítica de hoy ya que es el responsable de este remake del famoso clásico de terror. La historia del payaso Pennywise, una criatura que resurge cada 27 años para cazar niños en el pequeño pueblo de Derry, en Maine, parecía difícil de superar. Pero si bien la adaptación cinematográfica de esta novela de King en 1990 se hizo con total dignidad -ya que no olvidemos en los 90 todavía quedaban vestigios del viejo cine del siglo XX lo que aseguraba que los personajes y las historias tuviesen un mínimo de calidad-, es justo decir que la nueva versión supera a aquella gracias a una puesta en escena superior y a un sentido del miedo que te agarra desde su inicio hasta su final.


En esta vuelta de tuerca Muschietti y los guionistas (Gary Dauberman, Chase Palmer y Cary Fukunaga) han conseguido que además de elementos sobrenaturales y paranormales, haya terrores mundanos, cargando a los personajes con un día a día que no es menos duro y desesperante que su funesta lucha con Pennywise.
El «club de los perdedores» está formado por siete jóvenes preadolescentes que, haciendo piña, son la última esperanza para detener la cadena de desapariciones. Así de un plumazo tenemos ya un poquito de Stranger Things gracias al grupo de protagonistas y lo que es lo mismo un poquito de Cuenta conmigo lo que viene a decir que tenemos ese también poquito de años 80s que todo el mundo parece demandar en este momento.
Pero como ha demostrado Guillermo Del Toro en Venecia con La forma del agua, el cine de serie B, fantástico o terror debe contar algo más que lo que aparenta. Así si Del Toro hace una radiografía de la Norteamérica actual de Trump, Muschietti lo hace de ese fangoso terreno que es el paso de la infancia a la edad adulta. Ese momento donde los miedos hacia la realidad que te rodea y hacia ese futuro que está por venir se pueden apoderar de cada uno de nosotros.


Pero, para crear personajes hay que tener actores y entre el grupo de jóvenes hay que destacar a Jaeden Lieberher, el líder de los perdedores; Jackson Robert Scott, el pequeño Georgie y Sophia Lillis, una joven promesa del celuloide en ciernes.
Así el miedo es la fuerza de una película que sabe como manejar los tiempos del género. La forma de preparar los sustos es irreprochable y el dominio de los tiempos para ir acelerando el corazón en cada escena para después pararlo de golpe en el momento álgido es sencillamente perfecto. Así el nuevo It es ya un nuevo clásico del cine de terror y una muestra más de que el terror es uno de los géneros mejor tratados en lo que va de década y concretamente en lo que va de año ya que podemos afirmar que estamos en uno de los mejores de la historia en lo que a pasar miedo se refiere.

Puntuación: ****




NO TE PIERDAS