Reseña crítica de el regreso de Twin Peaks


25 años después la música de Badalamenti regresa para que todos podamos por fin...


David Lynch, enigmática y pegadiza, ideas muy raras e inexplicables, Inland Empire, 18 episodios, Dale Cooper desdoblado, Kyle MacLachlan, la logia negra, la habitación roja, el manco y Laura Palmer, una "rama" de árbol parlante, Cooper poseído por Bob, Cooper con pelo largo, el mundo real, una cabaña, Rey y Daria, un hombre sentado en un sofá, "Señor Ce", Dakota del Sur, Nueva York, cosas humorísticas y ácidas, el gigante, los hermanos Ben y Jerry Horne, Beverly, Ashley Judd, Lucy, Trumman, suspense, intriga y finalmente terror. 

No has encontrado lógica ni construcción narrativa en este texto, pero aún así, has continuado leyendo hasta aquí y eso, es exactamente lo que de nuevo vuelve a hacer Twin Peaks con el espectador. Situarlo ante una serie de situaciones absurdas, ilógicas y surrealistas, de las que no te puedes despegar. 
La serie de Mark Frost y David Lynch sigue exactamente igual que la dejamos sólo que ahora, el medio televisivo ha madurado y se ha liberado, lo que automáticamente da aún mayor capacidad creativa a los situaciones y mundos de Lynch. Esto hace que esta tercera temporada de Twin Peaks sea aún mejor que lo fue la anterior aunque eso sí, por el camino pierde la sorpresa que tuvo su primera aparición.

Aún sin ver la serie al completo ya podemos asegurar que es un producto recomendado por Cinematte. Una obra de televisión que no te puedes perder y por supuesto, una de las claras candidatas a mejor serie del año.

Puntuación: ****