Crítica de 'Life', estreno cartelera (abril, 2017) | El aperitivo de Alien: Covenant | ***


Quizás el mayor problema de esta película sea su fecha de estreno ya que aunque aportar no aporta nada nuevo, si que ha habido épocas donde un "Alien" hubiese venido de cine al público, pero ¿qué pasa cuando estrenas un "Alien" a pocos días de que llegue el verdadero Alien? Pues que pierdes un poco de lógica en la apretada cartelera de Semana Santa.

Puntuación: ***
Visual: ****
Narrativa: ***


Y es que, no vamos a mentir a nadie se decimos que aún con muchos matices, Life, recuerda en exceso a la obra original de Ridley Scott y sólo hay que ver incluso el póster, el cual no esconde en ningún momento y deja claro en quién se ha basado  su título a modo de única palabra 'Alien/Life'.


Pero claro, pasan los años y cada vez es más difícil conseguir la perfección de los clásicos. Para empezar, la nave no es el 'Nostromo' del filme de Ridley Scott y da menos juego como espacio angosto, laberíntico y casi gótico, es más, visualmente está años luz de ese templo espacial que también supo crear atmóstferas en aquel lejano ya 1979. La tripulación fue el otro gran éxito de la obra en la que se basa. Los Dallas, Ripley, Lambert, Ash, Kane Parker  o incluso el gato Yonesi, no consiguen ser reflejado en profundidad en una tripulación más reducida que también cuenta con una oficial femenina como la teniente Ripley, que piensa y decide mejor que nadie. Y luego si nos vamos al grano, hay que decir sin tapujos que la criatura es visualmente menos espectacular que el monstruo urdido por H. R. Giger, pero aún así hay que reconocer que tiene su miga: una especie de pequeño ectoplasma que poco a poco adquiere una materialidad aterradora enroscándose en los cuerpos para luchar por su supervivencia, como ya lo hizo el 'alien' de doble dentadura metálica, cabeza fálica y sangre ácida del filme de Scott.

Por lo tanto, todo esto da menos sorpresas lo que converge en una tensión dramática menor, tanto narrativa como visual. Los sustos los hay, y el miedo se palpa durante todo el metraje, pero para espectadores curtidos en la soledad del espacio, es mucho más difícil oirles sus gritos. La película eso sí decir en su pro que está también repleta de buenos momentos de calculado efecto aterrador, o simplemente inquietante y aguanta bien el tipo pese a la debilidad de los personajes, algo habitual en este tipo de filmes. La criatura, esa forma viviente que se metamorfosea a placer, gelatinosa y a la vez tan corpórea, cuyo rostro espectral se sugiere más que se ve incluso en los primeros planos (uno de los mejores hallazgos del filme), es, definitivamente, la gran protagonista de la función y acaba dejando un buen sabor de bocas, pero, amigos lectores, estamos a unos pocos días de Alien: Covenant. Este mismo mes llega la criatura original de su director original así que Life pierde todo sentido aunque ya decimos que no molesta para nada, que su factura técnica es excelente, su dirección superior a lo habitual de estos clones y su reparto con tres cabezas de cartel de peso como Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds y Rebecca Ferguson, simplemente muy buena, así, que este filme estrenado en 2016, hubiese tenido una acogida muy diferente a la que tiene solo 3 semanas del estreno de la película que imita.


Comentarios