Crítica de 'I am a hero' | Cartelera | Cine zombie ganador en Sitges 2015

Puntuación crítica: ***


Los zombies son ya un género en si mismo. Al igual que el western reino en las décadas de los 40 y 50 o el gore lo hizo en los 80, desde inicios del siglo XXI parece que los zombies son el máximo recurrente de la serie B al igual que las películas de superhéroes lo son para el blockbuster. Ahora llega una aclamada cinta del pasado festival de Sitges 2015 y que viene directamente del manga al igual que The Walking Dead lo hizo de un cómic.

Por si no os resulta familiar, el manga I am a hero comenzó su andadura en 2009 (lo podéis encontrar en España casi al día gracias a Norma Editorial) y por fin enfila su conclusión. El protagonista absoluto es Hideo Suzuki, un dibujante de manga que vive una vida mediocre junto a su novia a pesar de que era muy prometedor en su campo.

De repente, un extraño virus llamado ZQN invade Japón y sus víctimas son convertidos es una especie de zombis agresivos. Hideo consigue escapar por los pelos del ataque de su novia zombi y, armado con su escopeta de tiro deportivo, comienza su peregrinaje para sobrevivir en un mundo devastado y loco. El protagonista tendrá que descubrirse a sí mismo como el héroe que es (el título de la historia es una especie de juego de palabras, porque el nombre del protagonista se pronuncia de forma parecida a "hero", héroe).

El filme parte de un tronco muy grueso y es que, el manga en cuestión, es decir, el material del que parte es uno de los máximo y mejores exponentes de la novela gráfica de los últimos años.
Yô Ôizumi es el actor que se encarga de representar a Hideo y podemos afirmar que su trabajo y caracterización es es casi perfecta: con el bigotillo de 3 días, las greñas y la gorra, es prácticamente idéntico al original de las viñetas. Esto desde luego hace que los amantes de la obra original entre en la producción de una forma amena y sencilla.
Por otro, la adaptación de los acontecimientos iniciales del manga es muy fiel y resulta tremendamente divertida en pantalla. La escena en la que Hideo sale a la calle y el virus comienza a causar estragos en la ciudad es puro caos, adrenalina... Y mucho humor negro. Ese ha sido uno de los pilares del manga de Kengo Hanazawa, que siempre ha sabido mantener un asombroso equilibrio entre terror y cachondeo macabro.


Para los que no conozcan la obra original, decir que estamos ante una de esas modalidades de zombies mucho más agresivos y esperpénticos de lo que estaréis acostumbrados a ver en series como The Walking Dead (más bien recuerdan a otras apuestas más cómicas como Bienvenidos a Zombieland). Aquí, los llamados ZQN no solo son capaces de correr que se las pelan, sino que repiten como loros las frases que estaban acostumbrados a decir en vida. Así que podréis suponer que la brutalidad y la adrenalina constante son unos de los pilares del éxito de la adaptación. Además, el que los zombies puedan "hablar", da un carácter cómico a la función que no estamos acostumbrados a ver en propuestas tan agresivas.

Y cuando decimos agresivas, es porque estamos hablando de un título que triunfó en el pasado festival de Sitges así que podéis imaginar que la sangre, tripas y cabezas reventadas en cuanto se da la oportunidad, están a la orden del día. Hay momentos hilarantes de puro brutos que son, aunque sí es cierto que, como era de esperar, se ha reducido la dosis de sexo y escatología que estaba presente en el manga (ya sabemso como son los japoneses para estas cosas). Así, el momento felación de la novia de Hideo o los problemas para cambiar de ropa interior a Hiromi son obviados en el metraje, aunque eso sí, se mantiene un poco del erotismo visto en el manga.
Pero como suele ocurrir en estas adaptaciones de obras tan extensas, es que el reducido metraje al que se ven obligadas las películas, hace que la historia se quede corta, que falte gran cantidad de subtramas y momentos épicos que recoge la obra escrita (y dibujada). En esa prisa por cerrar acontecimientos parecen olvidarse de sacar todo el partido a Hiromi, cuyos "superpoderes" se muestran en todo su esplendor durante un minuto y luego se guardan en el cajón, incomprensiblemente.

Así que ya sabéis, si os gustan las películas de zombies esta es un fijo, si os gusta la serie B más salvaje, también lo es. Si no, ir a ver La Bella y la bestia de Disney.

......

Comentarios