jueves, 16 de febrero de 2017

Marin Cotillard desnuda en Mal de Pierres (Un momento de amor, 2016)


Marion Cotillard no ha sido suficiente para levantar la película "Mal de pierres", dirigida por la francesa Nicole García, que no encuentra el tono para contar una historia de amor, de locura y aislamiento que participó en la competición oficial de Cannes y que provocó división de opiniones. La actriz desplegó su encanto en Cannes para defender una película anodina, cuyo mayor interés es verla a ella y a sus compañeros de reparto, Louis Garrell y el español Alex Brendemühl.


Y eso hacemos aquí, mostrar los primeros Erogramas del último desnudo de Marion Cotillard, una de los grandes Mitos eróticos de principios de Siglo XXI.

Una película de amor, de engaños y de soledad, la de Gabrielle, el personaje que interpreta Cotillard, que se sintió atraída por la pasión y el orgullo de una mujer encerrada en un lugar en el que no respetan su deseo y su pasión y cómo eso podía llevarla a una cierta forma de locura, Adaptación de un libro de la italiana Milena Agus, "Mal de Pierres" se desarrolla en la Provenza francesa en los años cincuenta y se centra en la vida de Gabrielle una joven que se obsesiona con amores no correspondidos y cuya extraña personalidad choca con la sociedad cerrada de la época. "Ella no reniega de lo que es, pero los demás no la acompañan en sus aspiraciones de grandeza, de amor, de una vida un poco salvaje frente a la existencia que le quieren hacer llevar", explicó Cotillard.

A la actriz le interesaba mucho un personaje que no quiere que nadie se meta en su vida, pero que no tiene la libertad de vivirla como quiere y hasta qué punto ese encierro, esas limitaciones, pueden hacerla caer enferma. Una película que dudó mucho en hacer, no porque no le interesara el papel, sino porque cuando se lo ofrecieron acaba de terminar una serie de filmes muy intensos y necesitaba tomarse un tiempo libre. "Dije que ni podría rodar antes de un año, pero al final fue más porque necesitaba tiempo para mí y Nicole quiso esperarme", resaltó la actriz, en referencia a "De óxido y hueso" (2012), "The Inmigrant" (2013) o "Dos días, una noche" (2014).

Una espera que valió la pena para la realizadora, que encontró en Cotillard a la vez "esa brutalidad, esa sensualidad, que es muy rara en el cine francés, no solo en las escenas de amor, su cuerpo habla todo el tiempo", explicó.


Erogramas de Un momento de amor




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada