La semana Resident Evil: reseña crítica | Película + Videojuego | 7 y capítulo final


La unión cine y videojuego es ya una evidencia desde hace varios lustros. Estos dos artes e industria al mismo tiempo van cada día más de la mano y es que tanto el primero adopta y adapta obras y fórmulas del segundo, como este lo hace del primero. El videojuego hace años que tiene la mirada puesta en el cine y cada día su forma de narrar es mucho más cinematográfica. El cine no mira al videojuego en los apartados de lenguaje, pero si que lo hace a la hora de adaptar historias que han sido un éxito en terreno del ocio interactivo. Resident Evil es un ejemplo claro de esto y por primera vez nos llegan de la mano cine y videojuego como si fuesen un pack audiovisual.

La saga Resident Evil no pasaba por su mejor momento creativo. Tanto la faceta fílmica de la serie como los diferentes videojuegos de los últimos años han sido un auténtico desastre que estaban acabando con el mito que era este famoso Biohazard. Tanto en cine como en videojuego primero, la serie nació como un producto reposado de terror donde el misterio, las dosis de terror y una rocambolesca historia le hicieron tener la fama y el éxito que cosecharon. Con el paso de las entregas, la saga fue mutando del terror a la acción y fue la última entrega de ambas vertientes (cine y videojuego), la que toco fondo dejando los dos peores capítulos de su historia. 
Ahora esta semana llegan de nuevo para decir que aún hay esperanza y lo hacen de la mano.

Aunque nuestra misión no es la de analista de videojuegos, queremos decir que hemos probado esta última entrega que lleva el 7 como su número distintivo. Capcom parece haber escuchado las plegarias de los fans y ha partido de una nueva historia alejada del Umbrella de turno pero que en su temática y formato regresa a los orígenes del terror, los puzles y las pequeñas dosis de acción. De este modo y dejando la tercera persona habitual para poner una puesta en escena a modo de primera persona, Capcom parece haber querido coger el testigo mostrado por aquella demo de Hideo Kojima y Guillermo del Toro vista en un E3, para continuar lo que aquellos no pudieron. Así hemos de decir que Resident Evil 7 es un muy buen juego y un muy buen Resident, al menos en las 4 horas que hemos podido probar nosotros.

Muy distinta es la opinión sobre la película y es que si Capcom ha escuchado a los fans, Paul W. Anderson parece no hacer caso a nadie al seguir destrozando una cosa que nunca fue gran cosa pero que tuvo algunos momentos interesantes como aquel capitulo llamado Apocalipsis dirigido por Mulcahy. 
Resident Evil: capítulo Final solo tiene de bueno que de verdad sea el capitulo final y es que si nosotros amantes de la serie B nos conformamos con poco (Underworld: Guerras de sangre es un ejemplo de que no pedimos mucho), la saga Resident no llega ni a ese poco exigido y es que quizás no sea el despropósito que fue la película anterior pero, realmente sigue siendo una obra sin sentido incomprensible y carente de cualquier cualidad creativa, ya sea en labores de interpretación, de dirección o en facetas técnicas, la cuales también dejan bastante que desear.

Está claro que tanto Resident Evil como Underworld son dos juguetes uno de W. Anderson y otro de Len Wiseman para lucir y contentar a las buenas de sus esposas. Pero si bien la Beckinsale parece seguir creyendo en su Selene, la Jovovich parece haberse dado cuenta que Alice es un despropósito en el que nadie cree. Ni siquiera su propio marido.


Puntuación: **