jueves, 8 de diciembre de 2016

Ingrid Garcia Jonsson al desnudo | Apache, Acantilado, En zona hostil


Antena 3 tiene en cartera ‘Apaches’, la serie producida por New Atlantis (Grupo Secuoya) a partir de la novela homónima de Miguel Sáez Carral y que presentó en el FesTVal de Vitoria 2015. Con grandes dosis de acción, ‘Apaches’ es una historia de personajes entrañables y cercanos que intentan sobrevivir y superar las adversidades de la vida y escapar a su destino. La lucha de un joven por recuperar lo que le ha sido arrebatado y su regreso al único mundo que le acoge, las calles de su barrio madrileño, Tetuán, centran esta historia. Protagonizada por Alberto Amman, Verónica Echegui y Eloy Azorín, completan su reparto otros tantos rostros conocidos como Paco Tous, Lucía Jiménez, Nerea Barros e Ingrid Garcia Jonsson. De esta última es de quien ya teníamos que haber hablado y no lo hemos hecho.

Su nombre está comenzando a sonar ahora, aunque esta belleza nórdica promete dar mucho que hablar. Ingrid García-Jonsson -nacida en Suecia, criada en Sevilla y afincada en Madrid- es una de esas actrices a las que la coletilla de “promesa del cine español” habitualmente acompaña en su carta de presentación. Sin embargo, esa promesa, pronto puede hacerse realidad.

Muy activa en las redes sociales, alta, rubia, de ojos azules y con acento del sur. Así es esta actriz de 25 años -de madre sueca y padre andaluz- que derrocha naturalidad, dentro y fuera de la pantalla. Con seguridad, diversión y un punto de rebeldía, Ingrid tiene la seguridad de combinar un vestido corto, de lo más sexy, con una tirita infantil en la rodilla para posar en el photocall de una premiere. A su juventud y belleza se une un currículum plagado de trabajos en cine, teatro y televisión. Formada en interpretación, danza y producción artística entre Sevilla, Madrid y Argentina, en donde la actriz también ha estado trabajando. 

Tras mucho esfuerzo y haber afrontado personajes de lo más variado, su primer gran papel le llegó de la mano del director Jaime Rosales con la pelicula Hermosa Juventud en donde interpreta a Natalia, una chica que se enfrenta a una maternidad prematura. Su interpretación convenció al público y a la crítica y al mismo Festival de Cannes. 
Desde entonces los premios a mejor actriz no han parado de llover para Ingrid, de la que se destaca su amplio espectro interpretativo. En el Festival de Cine de Lisboa y Estoril, en el de cine español de Marsella y en el Cinespaña de Toulouse y Goya como Mejor Actriz Revelación.

Encima se atrevió a ser también una 'scream queen' o reina del grito en Sweet Home, una película de terror rodada en Barcelona íntegramente en inglés (la actriz es trilingue) en 2015. Ingrid se apunta a todo, también ha ejercido de presentadora junto a Irene Visedo el Gijón Film Festival. Así que cada día su presencia toma más peso y todo parece apuntar que su esbelto cuerpo va a recorrer más de una alfombra roja.
Dice Ingrid García-Jonsson que en 2013 "se coló" en Hermosa juventud, la película en la que Jaime Rosales retrataba la desesperanzada juventud de la crisis. Se programó su estreno en la sección Una cierta mirada del Festival de Cannes de 2014, e Ingrid, que trabajaba en Madrid poniendo copas, tuvo que pedir días libres a su jefe. “Él no sabía ni lo que es Cannes. ‘Es un festival de cine’, le digo. ‘¿Y tú por qué vas?’, pregunta. ‘No, es que hago pelis, y han cogido una en la que salgo’. ‘Ah, ¡qué guay! Entonces no vienes el viernes, pero sí el sábado’. No veas tú qué conversación...”, recuerda riéndose. “Y luego llegas allí: Demi Moore paseándose por el hotel como si fuera suyo, Adèle Exarchopoulos (a quién muchos la han comparado) enrollándose a mi lado con su novio en el ascensor... Y yo, tan cagada por hacerlo bien, y porque la gente no se diera cuenta de que era una impostora, que ni comí ni fui al baño en cuatro días. En Cannes, de repente, era una figura. La gente sabía quién era yo, pero yo no conocía a nadie. Venían a decirme cosas buenas y no sabía qué contestar. Fue raro, muy raro”.

Con un talento capaz de deslumbrar la belleza despampanante e hipnótica que posee, esta rubia de ojos azules y sangre sueco andaluza, guía su carrera a un ritmo trepidante. Ingrid García Jonsson ya se ha quitado la etiqueta de promesa para pasar a ser una realidad del cine español. Su futuro, aunque es una incógnita, pinta muy bien, su frescura y naturalidad delante de la cámara llenan las expectativas tanto de directores como de crítica, lo que seguro la convertirán en una mujer muy ocupada.

Bio

Nacida el 6 de septiembre de 1991 en Skellefteå, Västerbottens, Suecia, Ingrid se crió en Sevilla donde estudió en varias escuelas. Desde pequeña soñó con ser actriz, su modelo a seguir, Elena Anaya, de quien era una fiel seguidora. Comenzó en la interpretación desde muy joven en la capital hispalense hasta que se mudó a Madrid para emprender el despegue de su carrera. Allí participó en numerosos cortos y pequeños papeles en series de televisión como en Con pelos en la lengua.

Su primera gran oportunidad la encontró en Argentina donde obtuvo su primer papel protagonista en la serie Aliados. Debutó en el cine en 2013 con el film del también novel Daniel Aguirre Investigación policial, que no llegó a las salas hasta 2015. Continuó intercalando sus apariciones en cortos como Jane Joyd´s Landscape nº1 o El jardinero, con la gran pantalla en Todos tus secretos antes de dar un salto adelante. Su gran “pelotazo” llegó con el trabajo de Jaime Rosales Hermosa juventud donde encarna a Natalia. Su naturalidad a la hora de interpretar a una joven sin grandes ambiciones le valieron el reconocimiento de la industria y la crítica, además de una nominación a los premios Goya a Mejor actriz revelación.

Tras el éxito, no le han parado de llover trabajos. Ha participado en el drama romántico Eryka´s Eyes donde interpreta la protagonista Eryka. A pesar de su recién adquirida fama, Ingrid no ha dejado de lado su afición por los cortometrajes en los que ha continuado apareciendo, entre ellos Ánimo valiente, Djävulen o Una mañana cualquiera. Volvió a la gran pantalla en 2015 con Sweet Home, un thriller de terror en el que se pone en el papel de una asesora de inmuebles del ayuntamiento, que decide pasar la noche con su pareja en un edificio semiabandonado. Con 25 años, Ingrid es una de las actrices mejor encarriladas del cine español. Ahora estrena tres películas. Toro (se estrenó el pasado 22 de abril), de Kike Maíllo, con Mario Casas y Luis Tosar, Acantilado (Se estrenó el 3 de junio), dirigida por Helena Taberna, y basada en una novela de Lucía Etxebarria, y Gernika (en cines el pasado 9 de septiembre), de Koldo Serra. La serie de Antena 3, Apache y nuevas películas como En zona hostil, Ana de día o Golpe maestro (post-production). Todo esto sumado a que fue candidata al Goya a actriz revelación en 2013, apuntaría a que ha metido el pie en una industria en la que no se sabe muy bien si es más difícil empezar o permanecer. “Empe... No, permane... Yo qué sé. Es muy difícil. Ser actriz es muy complicado. La gente se lo toma muy a la ligera. Parece que lo importante es ser famoso y eso no es lo que me interesa de este curro. Por eso me costó reconocer que era la única salida laboral que iba a hacerme feliz”.

Sobres sus películas de 2016 decir que no son papeles cualquiera, en Toro, de Maíllo, es la novia de Mario Casas. No la novia doliente de a ver cuándo vuelves a casa, sino alguien con vida propia, que toma sus decisiones. En Acantilado, de Helena Taberna, encarna a Cordelia, una chica absorbida por una secta en Canarias. Y en Gernika, de Koldo Serra, da vida a una fotógrafa extranjera de guerra, testigo de la barbarie en el bombardeo nazi al pueblo vizcaíno. “No son protas, no saturan. Es una suerte haber rodado tres películas y que además se rueden. Con Kike Maíllo solo rodé cuatro sesiones: disfruté de una confianza y de una libertad que fue comodísimo encarnar al personaje. Me gusta su visión, su intento por cosas diferentes. De Helena admiro cómo logro acabar la película contra viento y marea, y estrenarla, y conectar con cierto público después de todo lo que ha pasado, con días que parecía que no habría otra jornada. Entre a tres días de rodar, conocí a Koldo Serra y es muy buena gente. Encima sabe rodar, le mueve la pasión por las pelis. Me quedo con lo bueno de los filmes, no quiero que me quede mal poso de los sufrimientos”. Gernika destila humanidad, “algo que nace de Koldo”, y dar vida a una mujer así le interesaba mucho. "Probé mi inglés y de paso encarné a una mujer con mucho carácter".

Galería sexy in hot
























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada