Crítica de Trollhunters | Netflix, DreamWorks y Del Toro | El mejor producto familiar de la navidad

Puntuación: ****
Visual: ****
Narrativo: ****


El final del año nos ha traído a tres maestros en su especialidad unidos en un mismo producto. Primero tenemos a Netflix y su buen hacer en la producción, creación y emisión de contenido por streaming. Por otro tenemos a DreamWorks, esa productora de cine de animación creada por Steven Spielberg para hacer competencia a la propia Disney. Finalmente tenemos a Guillermo Del Toro, uno de los grandes genios creativos del cine actual que junto a los otros dos citados ha gestado Trollhunters, una serie de animación infantil que se ha convertido posiblemente en la mejor del año.

Aunque Guillermo del Toro tiene en su haber producciones como “El Gato con Botas” (Puss in Boots, 2011), “El Origen de los Guardianes” (Rise of the Guardians, 2012) y la maravillosa “El Libro de la Vida” (The Book of Life, 2014), entre otras, es ahora cuando decide dar un paso más allá de la producción para adaptar a serie de animación el libro escrito por él y Daniel Kraus y llevarlo él mismo a escena.
Así y como hemos dicho, “Trollhunters” se convierte en una nueva serie animada original para Netflix en colaboración con la gente de DreamWorks. Una historia plagada de acción, fantasía y, por supuesto, muchos monstruos de esos que tanto adora el realizador.

Estamos en Arcadia, una ciudad ficticia de California que esconde bajo el pavimento un mundo oculto plagado de trollls que, desde hace décadas, viven en paz y armonía con los humanos que desconocen de su existencia. Pero hay fuerzas del mal que quieren romper este equilibrio y reinstaurar el poder de los trolls más violentos y renegados, encerrados gracias a la pericia de los cazadores, valientes guerreros que han dado su vida durante generaciones para mantener a raya a los malos y la armonía en su tierra (Trollsitting).
Tras la muerte de Kanjigar, el último trollhunter, el amuleto (arma indispensable para el combate) decide elegir a un nuevo “campeón”: para sorpresa de todos, un adolescente humano, cuyos mayores problemas son llegar temprano a la escuela y lograr que la chica que le gusta le de un poco de bola.
James Lake Jr. (voz de Anton Yelchin) es un típico quinceañero al que le gusta juntarse con su amigo Tobias (Charlie Saxton), poco popular en la escuela e hijo único que siente que debe suplir el lugar de “hombre de la casa” tras el abandono de su padre. A este adolescente enjuto es al que elige el amuleto.   
Así y de la noche a la mañana, James se ve rodeado de extrañas criaturas dispuestas a entrenarlo para cumplir un destino del que, aunque quisiera, no puede escapar. Ahora es su tarea convertirse en el nuevo cazador de trolles, justo cuando Bular está buscando la forma de liberar a su padre y desatar el caos en los dos mundos.


“Trollhunters” es un viaje iniciático que guarda una gran relación con los clásicos relatos griegos. James es un Hércules de hormonas alborotadas que debe lidiar con la escuela, sus deseos y obligaciones, la chica que le gusta y ese pequeño detalle de no ser asesinado por un monstruo vengativo que quiere y necesita el amuleto.
A medida que avanza la historia, vamos conociendo (junto a Jim y Tobias) que allá abajo existen un mundo plagado de extrañas criaturas: gnomos ladrones, goblins violentos y cambiantes que pueden tomar apariencia humana para infiltrarse ya que los trolls no pueden sobrevivir a la luz del sol.

De este modo “Trollhunters” es pura fantasía y aventura donde la experiencia de DreamWorks nos deja una animación increíble que en nada o muy poco se distancia de sus producciones cinematográficas, mostrando además los diseños populares que la compañía nos tiene acostumbrados a los que eso sí, Del Toro aporta su toque visual en el apartado de los monstruos, los cuales claro están, salen (nacen) de su habitual diseño y puesta en escena.

La acción y la fantasía con leves toques de terror y mucho humor, sirven para hablar sobre la familia, diferentes tipos de familia, la amistad incondicional y la naturaleza inalterable de cada uno, lo que deha a “Trollhunters” como una gran opción para introducir a los más pequeños al universo mágico de Del Toro, además su estructura de episodios no autoconclusivos hace que la veamos como una gran trama estructurada por capítulos, algo no habitual en las series infantiles y que ayudará a los más peques en la mejora de su aprendizaje cinematográfico. El diseño visual (decorados y personajes) made in DreamWorks, hará que los peques también vean el producto como algo familiar (no olvidemos que Del Toro podría haber optado por un diseño mucho más personal en todas las facetas visuales y de diseño).
Los mayores por supuesto, disfrutaremos de algo que lleva calidad y cada fotogramas y es por tanto, el mejor producto audiovisual dentro del hogar, para disfrutar juntos toda la familia (si ya has visto Stranger Things, claro).



Comentarios