miércoles, 9 de noviembre de 2016

Sean Astin, Mikey en Los Goonies fichado | Noticias, rumores y Crítica 'Stranger Things' (fantástico, 2016) de Netflix | La mejor serie del año es un homenaje al fantástico de los 80


Sean Astin, alias Mikey y actor protagonista del elenco de jóvenes estrellas en Los Goonies, y al que luego hemos visto en películas como la saga de El Señor de los anillos se acaba de convertir en el nuevo fichaje de Stranger Things, cuya segunda temporada ha comenzado a rodarse para un estreno fijado (supuestamente) en Marzo de 2017.

Junto a Astin se ha anunciado además el fichaje del actor Paul Reiser, popular en los 9o gracias a la comedia Mad About You (que actualmente trabaja en la comedia de Amazon Red Oaks) y la actriz danesa Linnea Berthelsen.


Se da a conocer el reparto infantil de la segunda temporada


Aún quedan unos meses para el estreno de Stranger Things (Marzo de 2017), pero la serie de Netflix ya tiene elegido a los que serán sus protagonistas infantiles y por fin podemos ver una foto y saber todos los nombres de los que volverán y aquellos que llegan como nuevos fichajes.


Netflix ha desvelado la foto que veis arriba, y que es una alusión a “Del Revés“, el mundo paralelo que se descubría en la primera temporada. En la foto, que se ve del revés en la cuenta Twitter de la serie, podemos ver a Sadie Sink y Dacre Montgomery (en las esquinas) que son las nuevas incorporaciones a la serie y junto a ellos vemos a Millie Bobby Brown (en el centro) acompañada de Finn Wolfhard, Gaten Matarazzo, Caleb McLaughlin, Natalia Dyer, Charlie Heaton, Joe Keery, y Noah Schnapp.
De momento todos ellos ya han comenzado a rodar sus escenas para la segunda temporada y aunque del reparto de adultos nada se sabe todavía, desde TVLine aseguran que tanto Winona Ryder (Joyce) como David Harbour (Jim), tienen más que asegurada su presencia en la nueva temporada.

La nueva temporada constará de 9 episodios y su trama se desarrollará en 1982, un año después de los acontecimientos ocurridos en la primera temporada.


1. Madmax 2. El niño resucitado 3. El huerto de calabazas 4. El palacio 5. La tormenta 6. El renacuajo 7. La cabaña secreta 8. El cerebro 9. El hermano desaparecido


Ya está confirmado: Stranger Things tendrá segunda temporada. Aunque los seguidores de Once daban por hecho que las aventuras del grupo de amigos continuarían con más episodios, Netflix todavía no lo había confirmado de manera oficial, pero ya lo ha anunciado con un 'teaser'.


Teniendo en cuenta que la serie de los Hermanos Duffer es experta en crear misterio y debate entre sus fans, no es de extrañar que haya querido seguir con este estilo al anunciar la nueva entrega, por eso ha incluido una serie de palabras sin dar ninguna pista sobre lo que significan.

1. Madmax
2. El niño resucitado
3. El huerto de calabazas
4. El palacio
5. La tormenta
6. El renacuajo
7. La cabaña secreta
8. El cerebro
9. El hermano desaparecido


Medios como Independent, Rolling Stone y ScreenRant informan de que podrían ser los títulos de los nueve episodios que veremos en la famosa plataforma de 'streaming' a partir de otoño de 2017. A primera vista, todo parece relacionado con la trama que ya conocemos, por lo que es muy probable que se trate de la lista de capítulos.




Noticias anteriores...


Aunque aún no es oficial, los hermanos Duffer no han dudado en hablar con con varios medios de lo que se puede esperar de la segunda temporada de Stranger Things, el último hit de Netflix que, haciendo un popurrí de referencias ochenteras, ofrece una muy digna mezcla de fantasía y ciencia ficción.

“Hay mucho ahí que no se conoce o se comprende. Incluso con ‘Del revés’ (el octavo episodio). Tenemos un documento de 30 páginas que es muy enrevesado en términos de cuál es el significado de todo, de dónde viene el monstruo y por qué no hay más monstruos. Tenemos todo ese material para el que no tuvimos tiempo o no creímos que fuese necesario incluirlo en la primera temporada para favorecer la tensión en torno a Will (el chico desaparecido). Tenemos todo ese universo que no hemos explorado completamente en esta temporada, algo que ha sido consciente. Dejamos todos esos cabos sueltos al final.Si la gente respondiera a la serie y pudiéramos continuar esta historia, ya tendríamos adelantadas esas discusiones de hacia dónde podríamos ir. Si hubiese una segunda temporada revelaríamos más de ese documento de 30 páginas, pero quisiéramos mantener el punto de vista de los personajes originales” ha comentado Ross Duffer a Variety.

Por su parte, Matt Duffer, la otra mente tras el guión y la cámara de Stranger Things, afirma que “no hemos respondido todas las preguntas al final de la temporada, hay varias ideas no resueltas. Nuestra esperanza es que sea satisfactoria pero que, en caso de que la gente responda bien, podamos volver a este mundo. Pero si regresamos no será tanto una segunda temporada como una secuela“.
Y a lo que se refiere, es a que será una secuela más propia de lo visto en el cine, es decir, una nueva trama que gire bajo la idea original, y no una especie de continuación directa que parte de un cliffhanger final.


Los referentes 70-80s de Stranger Things



Crítica

Puntuación: ****
Visual: ***
Narrativa: ****


E.T., Goonies, Poltergeist, Cuenta Conmigo, Acorralado, Bitelchus, Posesión Infernal, 2001 una Odisea del espacio, Star Wars, La Cosa, Alien, Arma Letal, Exploradores, Videodrome, Los bicivoladores, el cine de John Carpenter, el de John Hughes, Stephen Kings y para demostrar que estamos en el presente, un poquito de Super 8 y de Guillermo del Toro. Como vemos es imposible empezar a hablar de esta serie sin nombrar parte de todo lo que homenajea o de lo que se sirve.

Y vamos a empezar dando detalles de porque cuando uno ve Stranger Things, no puede dejar de ver algunas de las producciones citadas.
E.T. es posiblemente el ejemplo que antes llega a nuestro recuerdo. El opening de la serie es un directo homenaje a la obra de Spielberg. La construcción y disposición de la escena nos deja a 4 niños jugando  a rol en una mesa devorando pizza para, posteriormente coger sus bicicletas BMX. Minutos después, vemos un cobertizo totalmente creado a la similitud de la famosa película del extraterrestre. Por desgracia eso sí, la puesta en escena de la serie no posee la perfección de la obra original (no hay llaves, no hay columpio ni sonido en off, ni siquiera pelota o bolitas de chocolate), pero aún así, el simple eco fílmico es motivo para el regocijo de los espectadores.
Y si el niño protagonista nos recuerda a Elliot, su contrapunto cómico no es más que un mero reflejo, al menos a priori, de 'Gordi', por lo que Goonies es la segunda en aparecer en escena.
Poltergeist es otra de la grandes referencias ya que toda la trama "espectral" es un mero reflejo de lo ya visto en aquella famosa película.
El episodio 6 por ejemplo, abre dando la mano a Cuenta Conmigo y su famosa escena de las vías del tren mientras que Acorralado la vemos en el pueblo elegido o Bitelchus en la elección de Winona Ryder como una genial protagonista, algo parecido nos ocurre al ver a  Mathew Modine, un clásico de los 80 que pudimos disfrutar en películas como La Chaqueta Metálica. 
Homenajes más directos y concretos los vemos por ejemplo en ese póster de Posesión Infernal que hay en la habitación de unos de los protagonistas, al cual incluso se le hace mención especial en el quinto capítulo, o, la aparición continua de personajes o enseres de Star Wars, como Yoda, el Halcón Milenario y algún otro detalle.
También vemos pinceladas de 2001: una odisea del espacio, Videodrome o Exploradores entre otros tantos y por supuestos, detalles más claros a La Cosa y Alien el 8º pasajero, los cuales cobran máximo protagonismo en el último episodio.

Por supuesto, está John Carpenter tanto visualmente como en la banda sonora, y habiendo adolescentes y 80, no podía faltar la presencia de John Hughes.
Finalizamos hablando de Stephen King, quien claro está o debe estarlo, es uno de los pilares y referentes imprescindibles de Stranger Things.
De este modo, estamos ante una hábil combinación de elementos que juegan con la nostalgia del espectador, trasladando la acción a los 80 con un grupo de adolescentes protagonistas en la más pura tradición de la Amblin, la música sintetizada al más puro estilo Carpenteriano, la atmósfera de las narraciones de Stephen King y como modernidad, una criatura salida de algún rincón oscuro de la mente de Guillermo del Toro junto a la apariencia visual ya visto en el Super 8 de J.J. Abrams.




NOSTALGIA POR LA DÉCADA DE LOS OCHENTA

“Sentimos mucha nostalgia por esa época y queríamos hacer algo que recordara el estilo de los clásicos de nuestra infancia: Spielberg, John Carpenter, las novelas de Stephen King... Para nosotros, lo que hace que estas historias sean grandiosas y duraderas es que exploran el lugar mágico donde se unen lo ordinario y lo extraordinario. Crecimos como cualquier típico niño de los suburbios de Carolina del Norte: jugando a 'Dragones y Mazmorras' con nuestros amigos frikis; pero cuando veíamos esas películas y leíamos esos libros nos transportábamos a otro mundo. Un mundo de aventuras, de tesoros escondidos, de desapariciones fantásticas. Con Stranger Things, queremos recuperar esa sensación, tanto para las personas que crecieron viendo esas películas como para las nuevas generaciones”. 

Esto es lo que  decía Matt Duffer, uno de los autores de la obra en unas recientes declaraciones.

“Hawkins es un pueblito idílico y sus habitantes son personas comunes, con características universales”, dice Ross Duffer, creador y productor ejecutivo. Shawn Levy, otro de los productores ejecutivos, opina que el lugar, como todo pueblito estadounidense, “representa la particular visión de Spielberg sobre el país. Hawkins es un pueblo que proyecta historias no solo en sus edificios y sus tierras, sino en algo mucho más valioso: sus personajes”. El equipo de producción buscaba ese aspecto específico.

Y se consiguió, ya que Stranger Things evoca perfectamente los años ochenta en cada detalle, desde las latas de cerveza Schlitz y los walkie-talkies hasta el juego 'Dragones y Mazmorras', las BMX, las canciones o las camionetas con paneles de madera.



MUCHO MÁS QUE NOSTALGIA

La gran ventaja que tiene una serie respecto a cualquier película es que tiene mucho más espacio para desarrollar con calma la historia que nos cuenta, lo cual está permitiendo que ‘Stranger Things’ tenga varios frentes con una importancia equivalente y que están condenados a encontrarse tarde o temprano. Por ello, el grupo de chavales pierde el supuesto protagonismo absoluto visto en los tráileres (aunque siguen siendo la brújula principal y el gran reclamo para atrapar la atención del público), por una coralidad mayor que el cine no se puede permitir. Así, somos capaces de poder disfrutar de varias tramas y de varios remembers al unisono, como si fuese un Mad Mix de los 80, donde se dan cita los mejores fragmentos de las obras más impresionantes en este caso de todo el cine de los 80s.
Pero, lo mejor, es que una vez superado ese festín inicial de evocación al pasado y de fragmentos de los grandes clásicos del género, la obra coge vida propia y cohesión y es que, esos niños iniciales presentados como espejo de sus ancestros, dejan de ser un reflejo clónico de lo ya visto para conseguir en apenas unos minutos su propio presente. Los adolescentes también abandonan a los de John Hughes para acercarse más a los nuestros y los adultos, cogen el protagonismo que nunca tuvieron en el pasado.
Todo esto hace que Stranger Things consiga entidad propia aún siendo un homenaje continuo a algo ya visto y hace que la obra consiga una envergadura narrativa muy superior a la mayoría de films de los 80 que en muchos casos no son más que una simple añoranza.

Eso sí, no esperéis tampoco nada revolucionario en lo argumental, ya que en gran medida estamos ante ese toque siniestro que Stephen King tan bien supo manejar en sus mejores obras, dedicando una especial atención a ciertas escenas como los minutos iniciales o el final del segundo episodio. La clave es que ese cóctel entre Spielberg, King y otros detalles propios del cine de la época funciona mucho mejor de lo que se podía esperar y te deja con ganas de más tanto porque entretiene como porque crea una intriga que te despierta la curiosidad.

La música suma otro matiz al tono de la serie y, según Levy, no tiene comparación con ningún otro programa de TV. “Es algo único en el paisaje televisivo. La banda sonora original es toda electrónica. Muy ambiental y atmosférica”. Sin embargo, sonará muy familiar para quienes crecieron en los ochenta, ya que evoca el sonido icónico de compositores como Tangerine Dream, Vangelis y John Carpenter. La serie también incluye una mezcla ecléctica de temas populares de esa época, de bandas como Toto, Joy Division o Modern English.


EN BUSCA DEL REPARTO

Tampoco me quiero olvidar del reparto, muy bien elegido -con chavales y adolescentes era muy fácil meter la pata en alguno de ellos y crear graves desequilibrios, pero no es el caso.

Una parte esencial de la trama es que los chicos buscan a su mejor amigo desaparecido. Ross Duffer dice que “no había muchos niños que pudieran hacer estos papeles. Son los chicos. Buscamos por todos lados e hicimos audiciones a miles de jóvenes actores. Una vez que encontramos a los cuatro personajes infantiles principales, fueron de gran inspiración para el guion y la construcción de los personajes”. Por ejemplo, Gaten (Dustin) todavía no tiene uno de los dientes incisivos por displasia cleidocraneal, así que los hermanos Duffer lo incorporaron a la subtrama del personaje.

Al superelenco lo lidera Winona Ryder, que tenía muchas ganas de hacer un proyecto como Stranger Things: “Es un género que no había explorado antes y me parecía interesante”, dice. “Tuve suerte de poder hacer muchas cosas diferentes en la vida, y estoy muy entusiasmada con probar algo nuevo”. Interpreta el papel de Joyce, una madre con muchas dificultades que cría sola a dos niños: “Saqué mucho de Ellen Burstyn en Alicia ya no vive aquí (Alice Doesn’t Live Here Anymore) y de Marsha Mason en Hola Sr. Dugan (Max Dugan Returns) y Las dos vidas de Audrey Rose (Audrey Rose)”.


LA VISIÓN Y EL EQUIPO DE PRODUCCIÓN


Matt y Ross Duffer, los creadores, guionistas y directores de Stranger Things, “salieron de la nada”, según Shawn Levy. “Me enviaron una propuesta, una suerte de combinación de palabras e imágenes que exponía su visión de la serie, y me sorprendió su autenticidad”. Finalmente aceptó sumarse al proyecto porque “se trataba del tipo de historias que amo y sentía que hacía mucho no veía”.

Según Levy, Stranger Things anuncia la llegada de una nueva visión cinematográfica. “La serie marca la llegada de una nueva visión, una nueva sociedad fílmica que vale la pena notar. Pronto hablaremos de los hermanos Duffer como hablamos de los hermanos Coen”.

Por su parte, los hermanos Duffer piensan que Netflix es el hogar perfecto para Stranger Things. “Trabajar con Netflix ha sido una experiencia increíble. Han respaldado nuestra visión desde el principio y nos han dado toda la confianza.

Los hermanos Duffer se sienten muy influenciados por Stephen King y Steven Spielberg. Según Ross: “Estábamos obsesionados con sus libros y películas porque sus historias, además de tener personajes familiares, tenían monstruos, situaciones sobrenaturales y ovnis; nos sentíamos parte de la trama. Pero nos influenciaron muchísimas cosas: las películas, los videojuegos, los libros... después metimos todo en la licuadora y lo mezclamos”.


UNIENDO A LAS FAMILIAS

Algo que se puede apreciar en la historia, es esa unión familiar practicada en los años 80 donde la ausencia de tecnología e incluso casi de televisión, permitía momentos familiares muchos más intensos o al menos mucho más largos en tiempo. Las comidas, las cenas e incluso los desayunos eran un nexo de comunicación no interrumpido por whatapp o Pokemons Go. Además, una única pantalla obligaba a ver en familia el consumo multimedia.
Así, Stranger Things, tiene la virtud de unir en su historia a niños, adolescentes y adultos. Estando así cada uno en universo paralelo de los ochenta. Los adultos están en una película de Spielberg, donde hay individuos imperfectos que lenta pero inevitablemente se dan cuenta de que algo extraordinario está pasando alrededor. Los adolescentes están en una película de miedo de los ochenta, como Halloween o Pesadilla en Elm Street (A Nightmare on Elm Street), donde la angustia juvenil y la pérdida de la inocencia se entrecruzan con un mal sobrenatural. Y los niños están en una novela de Stephen King, como Cuenta conmigo (Stand by Me) o Eso (It): son frikis excluidos que viven en un pueblito y se unen para enfrentar un hecho terrorífico.

Ahora, todo ellos se dan cita en Stranger Things siendo así una oportunidad esencial de recuperar ese nexo de unión familiar perdido a lo largo de los años y de este modo, si tienes 12 años puedes identificarte con los niños, si eres adolescente puedes ver tu reflejo en Jonathan y Nancy, y si eres mayor puedes relacionarte con los personajes de Winona y David.



CURIOSIDADES

Como herramienta para vender la serie, los hermanos Duffer editaron un trailer que combinaba clips de 25 películas entre las que se encontraban E.T. el Extraterrestre, Pesadilla en Elm Street, Super 8 y Halloween.
Los compositores de la banda sonora de la serie (Michael Stein y Kyle Dixon) fueron miembros de la banda de sintetizadores de Survive; su música apareció como parte de la banda sonora de The Guest. Así fue como los Duffer los descubirieron. Michael y Kyle dejaron sus trabajos para participar en la serie. Escribieron más de 13 horas de música para la serie.
Winona Ryder quería que su peinado fuese parecido al de Meryl Streep en Silkwood.
La secuencia de créditos inicial está inspirada en el trabajo de Richard Greenberg, quien diseño numerosos títulos de los 80 como Alien, Altered States, Superman o The Goonies.
Antes de comenzar la serie, los guionistas revisaron una larga lista de películas incluyendo E.T., Stand by me, The Goonies, The Thing, y A Nightmare on Elm Street.
Los Duffer hicieron las audiciones de los chicos con escenas de Stand By Me.
El libro de estilo de la película que diseñaron los Duffer tenía el estilo de las antiguas novelas de Stephen King.
El monstruo es una combinación de protésicos, animatrónicos y CGI.

CONCLUSIÓN 

Estamos sin duda ante la serie del verano y si no cambia la cosa antes de final de año, ante la serie de 2016. 
Stranger Things ha sido tratada con un mimo especial y es una apuesta fresca que sale de la tónica habitual. Además, ante una invasión continua de remembers de los 80, la serie de los Duffer se sitúa como la más personal y al mismo tiempo como la que mejor conserva todo aquel estado de creatividad que surgió en aquellos años. Además, a diferencia de obras remembers mas elitistas como por ejemplo las de Nicolas Widing-Refn, Stranger Things parte de la modestia de ser una simple obra de género creada únicamente para entrenar desde su gestación inicial y por tanto, su magnitud o radio de alcance final nacerá a raiz de su resultado final y no en el preámbulo de su concepción.
Stranger Things es una puerta a un mundo desconocido, es un vortex al pasado, una irrupción del espacio tiempo que puede abrir una grieta que de no ser controlada podrá traer una invasión de productos aterradores, tullidos y sin rostro que nos hagan odiar la televisión durante años. Mientras tanto, disfrutemos de la que ya es la mejor serie de este año al menos para Cinematte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada