sábado, 20 de agosto de 2016

Crítica 'Peter y el dragón' (familiar, 2016) | Oakes Fegley y Bryce Dallas Howard en la película familiar del verano

Puntuación: ****
Visual: ****
Narrativa: ****


Hay sorpresas que uno no se espera y trabajos que dejan claro el buen hacer de una compañía, y eso, es lo que está haciendo Disney con la mayoría de los reboot en imagen real de sus clásicos de animación (en este caso animación y actores reales). Peter y el dragón (Pete´s Dragon) es una pequeña joyita familiar que se convierte en una de las grandes sorpresas del verano y en la película que hay que ir a ver.

Pete es un remake en todas sus formas totalmente adecuado, teniendo señales desde el original, pero volviendo a imaginar la historia para un público muy diferente que vive en una era muy diferente. Una película para los niños que no tiene miedo de hacer frente a los problemas reales de manera honesta.

La nueva película de Disney reconstruye la historia de Pedro y el dragón Elliott desde la base. Aquí, Pete (Oakes Fegley) queda huérfano después de que sus padres mueren en un accidente de coche. Él, vive en el bosque durante cinco años con su amigo el dragón Elliot, una dulce bestia empática que es tan juguetona como un cachorro, aunque claro está siendo un dragón, puede ser tan aterradora como su real naturaleza de dragón aparenta. Un día, una guardia forestal llamada Grace (Bryce Dallas Howard) llega lo suficientemente profundo en el bosque para que Pete la detecta, el primer ser humano que ha visto en años. De este modo, el se enamora de ella como una figura de madre que no tuvo.
Pero, aunque Grace quiere proteger el bosque que ama, su novio Jack (Wes Bentley) y su hermano Gavin (Karl Urban) tienen diferentes motivaciones;..


David Lowery (director) - quien co-escribió el guión con Tony Halbrooks - cuenta la historia a través de los ojos de un niño y esto le confiere una inocencia y ternura especial a todo el film que nos recuerda en ocasiones a las ahora tan de moda por su recuerdo producciones de Amblin Entertainment. Además, la localización de la película Nueva Zelanda captura la magia de los bosques, y la cinematografía lo que nos deja una producción y un acabado visual totalmente precioso,

Gran parte de la película funciona tan bien como lo hace debido a lo bien que está su joven actor, hablamos de la promesa Oakes Fegley quien manda cada escena a sabiendas de que una mirada o una sonrisa son tan eficaz como una línea de diálogo. Él es el corazón de la película pero, los adultos también están impresionantes (Robert Redford, Bryce Dallas Howard sobre todo). Y, por supuesto, la película no funcionaría sin su dragón titular, y Elliot, es lo mejor conseguido de todo. Gracias a la actuación de Fegley y los efectos visuales de Weta, Elliot es una parte perfectamente creíble del mundo que contemplamos.

Así, estamos ante una película cargada de magia y fantasía, con gran elenco, un dragón creíble y una hermosa cinematografía y puesta en escena que enamorará a los más adultos de la sala. Su director saca a la luz nuevos conflictos sociales y morales y cuestiones relevantes pero sin olvidar nunca que estamos ante una aventura de cuento sencilla. Hay elementos de miedo y dolor en el ADN de la película, pero en general es una emocionante aventura, optimista que tanto niños como adultos disfrutarán.

Disney


Por cosas como esta, Disney está consiguiendo convertirse en la mejor compañía cinematográfica del presente. Tanto su buen hacer en la animación, como el trato a las franquicias de Marvel y Star Wars, sus producciones bajo Pixar y ahora, sus reboot en imagen real de los clásicos, consiguen que Disney de lecciones a la mayoría de sus competidoras quienes todavía no parecen entender en muchas ocasiones, en que época se encuentran.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada