jueves, 30 de junio de 2016

Crítica Independence Day Contraataque (acción, 2016) de Roland Emmerich | Maika Monroe, Liam Hemsworth y Jessie Usher

Puntuación: ***
Visual: ***
Narrativa: **


Corría el año 96 cuando tras varios avisos previos, uno empezaba a darse cuenta que algo estaba cambiando. El cine de género y más concretamente el de acción, siempre había sido tratado como un cine de segunda división, sin calidad fílmica real y destinado únicamente para entretener y ser olvidado de forma rápida y perenne. Pero, de repente, en los años 80 esto cambió. Obras como Acorralado, los trabajos de James Cameron o John McTiernan, el mismo Spielberg y su cine o grandes policíacos de calidad (y entre ellos la figura de Clint Eastwood), hicieron del cine de acción, un cine adulto con mayúsculas, capaz de mirar de tu a tu al resto de géneros digamos más elitistas y serios, pero, volviendo al año 96 que abría el artículo y concretamente al film Independence Day, uno se daba cuenta, que de repente, el cine de acción, iba volviendo a recuperar ese estatus de cine de "entretenimiento" y fácil olvido. El cine de acción estaba cambiando y lamentablemente a peor.

De este modo, si obras maestras como Depredador, sólo han tenido secuelas desastrosas ¿qué podemos esperar de la secuela de una película ya de por si digamos poco afortunada? Pues ya os habéis respondido a la crítica del film de hoy.


Tras acabar ‘Independence Day: Contraataque’ tuve que volver a ver la primera entrega para ver cómo podía valorar lo visto. Por desgracia, no sólo no supe ver cuál era menos afortunada y ventajosa del espectáculo fácil, sino que además me di cuenta del valor que al menos tuvo la primera entrega en el terreno de los efectos visuales y momentos de la puesta en escena como esa en que las naves salen de las nubes para invadir todo nuestro espacio aéreo. Además, la presencia de Will Smith sigue dando un empaque muy peculiar al resultado y lamentablemente, aquí no hay nada que se le acerque a la presencia de nuestro querido príncipe y es que, quizás sea Maika Monroe lo mejor del film en el terreno actoral y realmente, ella no lleva nada del peso de la función.
Por lo tanto, tras el visionado del film original, está segunda parte me parece un clon que acaba perdiendo pureza por el camino.

Sólo hay que ver el guión en el que debe haber metido mano tanta gente que resulta imposible adjudicar una autoría mínimamente fiable, no logra establecer un escenario estimulante en ningún sentido, sabiendo manejar muy mal su lado más absurdo y haciendo que todo simplemente nos importe un pimiento.
Tampoco ayuda una marcada saturación de personajes y subtramas anodinas, dando la sensación de que simplemente no han sabido aplicar la más mínima economía narrativa para poder contar lo mismo con mucho menos. Eso provoca que ninguna de ellas nos cautive, aburriendo en líneas generales e incluso llegando a resultar irritante en otros casos.


Pero acostumbrados ya a esto, nos queda por suerte ver los fuegos artificiales, esos que se llevan la mayoría del presupuesto, y aunque cierto, que no hay nada que no hayamos visto ya, no es menos cierto que la producción en este sentido es bastante profesional y la pantalla grande luce de maravilla junto a un sonido que nos hace tremolar por la calidad del mismo.
Sólo esto ya es bastante para que Independence Day 2 sea un blockbuster anodino, pero respetable y en ocasiones divertido. Esta claro que este film no va a tener la leyenda que tuvo el original, e incluso también es cierto que comparándolos, también sale perdiendo. Pero, no es menos cierto que estamos ante un blockbuster para todos los públicos, una película palomitera que no sorprende en nada pero que tampoco ofende y sobre todo, que no es tan canalla como su predecesora, la cual, fue una de las culpables de la destrucción del tan glorioso cine de acción de los 80.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada