jueves, 17 de marzo de 2016

Péliculas Ghibli (animación, 2016) | Críticas: 'El cuento de la Princesa Kaguya' y 'El Recuerdo de Marnie' | Películas en cartelera


Curiosamente está semana debería ser recordada por estrenar dos producciones del estudio Ghibli al mismo tiempo, un hecho, que si no recuerdo mal debe ser único en la historia de nuestra cartelera. El estudio japonés nos deleita con dos obras muy peculiares y muy distintas entre sí. Por un lado nos ofrece una acuarela animada con trazos boceto que se convierte en una de las obras maestras del estudio, y por otro, una obra menor que sirve de homenaje a Hitchcock y por ende acaba siendo uno de los trabajos más atípicos de Ghibli.


El cuento de la Princesa Kaguya


Puntuación: 9

Mientras la mayoría de los recursos materiales y humanos de Ghibli se ocupaban en completar la película de despedida del maestro Hayao Miyazaki, El Viento se Levanta (2013), su socio en la creación del estudio aprovechó las limitaciones para crear un fascinante universo propio de trazos leves, colores de acuarela lavados, fondos blancos y una impresión general de bocetos preliminares de lo que después podría ser un festín cromático de vegetación y rostros habituales. Lo curioso es que no es así y el resultado final es ese boceto citado que puesto en funcionamiento nos deja unas de las animaciones más bellas vista en años. Takahata encuentra la máxima expresividad en los mínimos colores como si un pintor impresionista hubiera pintado una película de Mizoguchi bajo la lluvia. El resultado pues es la historia de una niña encontrada dentro de una planta de bambú por una humilde pareja de campesinos que deciden adoptarla como su hija llamándola Kaguya. Una niña que realmente pertenece al mismo lugar del que sale esta obra. Los sueños.

El Recuerdo de Marnie


Puntuación: 7

El recuerdo de Marnie adapta una de las novelas juveniles favoritas del genio Hayao Miyazaki en un sorprendente giro en lo que habitualmente había sido la marca de la empresa. Si bien, la protagonista vuelva a ser una joven en el complejo trance de convertirse en adulto en un bucólico paisaje y el mundo de los espíritus es la base de la narración, el resultado difiere de lo acostumbrado y los duendes, la naturaleza y la magia deja paso al terror gótico y a un perturbador thriller psicológico que eleva la edad habitual de target de público del estudio al dejarnos un lienzo que bien podría haber sido pintado por Robert Burks, e ideado por el cineasta inglés Alfred Hitchcock quien se convierte en homenajeado gracias a unas historia donde las rubias nos recuerdan no sólo a su Marnie, sino a retazos de muchas de sus obras.
Por desgracia, el resultado final adolece de la perfección y puesta en escena de su partener y la aleja de ese grupo de obras maestras del género. Aún así, pocas cintas de animación podrán superarla en este 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada