jueves, 17 de marzo de 2016

Crítica Calle Cloverfield 10 (terror fantástico, 2016) | Producto de J.J. Abrams | Película en cartelera

Puntuación: 7


Christopher Nolan nos hablaba de la magia en El Truco Final en cambio, es J.J. Abrams quien la hace realidad y eso ocurre con este genial fenómeno mágico que hace apenas unas semanas era un total desconocido y hoy es un rompe taquillas USA que promete hacer lo mismo en nuestro país.


El primer 10 de la cinta (y quizás el único) es el extraño modo viral con que se ha promocionado un producto totalmente invisible que hoy es pasto de comentarios en la red. La película se presentaba sin que nadie hubiese odio hablar nada de ella, grabada con secretismo, sin anuncios y sin bombo ni platillos. Durante años se habló de una secuela de Cloverfield, pero poco a poco los rumores se fueron disipando y con ello, cualquier esperanza y eso, nos hizo un enorme favor a todos.
De repente, se anunció el título de Calle Cloverfield 10 bajo el nombre de J.J. Abrams y rápidamente el mundo hiló está con la citada Cloverfield aquí conocida como Monstruoso. Hoy, tras haber podido degustarla, todavía no tenemos claro si es una pseudo secuela de aquel found footage, una cinta que comparte universo o simplemente una especie de producto a lo Cuentos Asombrosos donde el nexo de unión es únicamente el género y estilo.

Lo importante es que estamos ante una nueva historia que lleva la firma de Bad Robot (la productora de JJ. Abrams) en forma de thriller psicológico y ciencia ficción en el que lo que menos importa es la ficción como tal, de esos que cuanto menos nos cuentan más nos mantiene enganchados, una especie de fábula onírica a lo Perdidos que nos hace estar todo el rato pendientes de que demonios está pasando.
La película parte de una premisa bastante sencilla y directa: Michelle (Mary Elizabeth Winstead) huye de su fallido matrimonio después de que algo sucediese con su marido (cuya voz por cierto es la de Bradley Cooper), y tiene un terrible accidente de coche. Cuando se despierta, termina encerrada en el búnker de Howard (John Goodman), un granjero/teórico de la conspiración/ex-Marine, que dice que ha llegado el fin del mundo, que no sabe qué país ha atacado primero y que por temas de contaminación del aire no podrán salir, junto con otro compañero, Emmett (John Gallagher Jr.), del búnker hasta dentro de dos o tres años, eso si los que han atacado han sido humanos, más si han sido ¿extraterrestres?
Y con esto, se nos construye una especie de 10 negritos donde nunca sabemos que pasa realmente, quienes son estas personas realmente y cuál es el verdadero terror que los retiene. Así, una vez más, el enigma y los interrogantes vuelven a ser la clave en una obra que tiene a J.J. Abrams como su nombre principal, ya sea en la dirección, en el guión o como es en este caso, simplemente en la producción.

Pero es que además de lo dicho, la película mantiene la tensión en todo momento y construye sobre ella una historia de personajes compleja sin mediar palabra en ello, poniendo en el espectador la responsabilidad de llenar los huecos.
Así que una vez más, el mago del misterio lo ha vuelto ha conseguir. Tras sorprender al mundo con su nueva visión de Star Wars, el nombre de J.J. Abrams vuelve a impactar con un producto lleno de interrogantes que salen más allá de la propia historia que se cuenta al no dejar claro o quizás sí, que estamos ante una secuela de otro de sus trucos. ¿Igual ni existe y ni la hemos visto?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada