martes, 23 de febrero de 2016

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos del cine de los 90


Aún resultando el calificativo más adecuado, “precoz” no o acaba de expresar, en todo su abrumador vértigo, la fulminante celeridad que marcó en su día, el “bestselleriano” periplo vital de aquella preciosa bomba femenina llamada Drew Barrymore.


Ultimo eslabón de una de las más rancias estirpes cinematográficas de Norteamérica (John, Ethel, Lionel, Diana, su padre John Jr), con apenas 11 meses intervino en su primer spot televisivo y a los 5 años ya debutaba en la gran pantalla de la mano de Ken Russell en “Viaje alucinante al fondo de la mente” (1980). Con 5 añitos lograría pellizcar el corazón de medio mundo con su tierna interpretación como la dulce Gertie, la más diminuta amiga de “E.T, el extraterrestre” (1982). A partir de ahí las cosas se acelerarían (y desmadrarían) un tanto.
Titulos como “Diferencias irreconciliables” (1984), donde la pequeña Drew encarnaba a una cría que solicita el divorcio de sus padres debido a la falta de cariño-, “Ojos de fuego” (1984), “Los ojos del gato” (1985) o “Babes in Toyland” (1986) la convierten en la niña prodigio más solicitada de aquel momento; ajetreo profesional que no tardaría en minar su (ya de por sí poco sólida) estabilidad infantil.


A los 7 años alguien le ofrece, en una fiesta, una copa de champagne. A los 9 se emborracha con frecuencia para, poco después, comenzar a flirtear con la cocaína. Así, Víctima de la incomunicación familiar (sin padre y con una madre algo desequilibrada), la carencia de amigos de su edad y el demencial engranaje social de la comunidad hollywoodiense, la adorable amiguita de E.T. llegaría a batir en poco tiempo todas las marcas establecidas en cuanto a autodestrucción dentro del mundillo cinematográfico. Por fin, a los 12 años, se embarcará en una ardua pero necesaria cura de desintoxicación, calvario personal que significaría, por fuerza, su obligado retiro profesional, durante el cual irían saliendo paulatinamente a la luz sus más turbios excesos.

De repente, erigida ya casi en uno de esos mitos de culto necrófilo dentro del “show business” profundo (tipo Sharon Tate o Dorothy Stratten), una nueva y recuperada Drew Barrymore surgiría, para sorpresa de muchos, cual ave fénix, tras cumplir con éxito el radical programa de rehabilitación, dispuesta a recuperar terreno en la Vida. No obstante, en un principio la ex “wonder girl” chocaría con el rechazo de los productores, más que escépticos ante la supuesta resurrección de la ninfa más pasada de rosca del cine estadounidense. Por fortuna un exitoso libro autobiográfico titulado “Little Girl Lost”, donde la ahora serena jovencita relataba con desarmante sinceridad su prematuro infierno particular a través de las más diversas. adicciones y el sexo “no seguro”, la devolvería con espectacularidad a la palestra. Tal impacto editorial hallaría lógica continuación en “15 and Getting Straight” (1990), oportunista telefilm basado en su propio libro, en el cual ella misma se atrevería a revivir ante la camara los más escabrosos instantes de su ya superada tragedia. Desde entonces, paso a paso, la rubia Barrymore, convertida en cárnica y contundente belleza leonina, fue reconquistando su pedacito de pastel dentro de la industria del celuloide -”Poison Ivy” (1991), “Guncrazy” (1992), “Doppelganger” (1992)-, además de prestar su apetecible presencia a “2.000 Malibu Road”, teleserie “teen” tras la estela de “Sensación de Vivir”, labrandose así una imagen de las de chuparse los dedos, a caballo entre la profesionalidad y el inconformismo, y demostrando de paso, hasta a los más remisos, que su etapa “destroyer” perteneció definitivamente al pasado.

En 1995, Barrymore protagonizó Boys on the Side con Whoopi Goldberg y Mary-Louise Parker , y tuvo un cameo en la película de Joel Schumacher , en la que interpretó a una de las mujeres del gángster "Dos Caras" Tommy Lee Jones . Al año siguiente, hizo una aparición en la exitosa película de terror Scream. Se le vio a menudo en comedias románticas, como Wishful Thinking (1996), The Wedding Singer (1998), Home Fries (1998).
Además de una serie de apariciones en películas producidas por su compañía, Flower Films, incluyendo Los ángeles de Charlie. En 2002 Barrymore apareció en Confesiones de una mente peligrosa, junto a Sam Rockwell y Julia Roberts. En 2003, Barrymore protagonizó la secuela de Los ángeles de Charlie (2000), Los ángeles de Charlie: Al límite , junto con las mismas actrices, Cameron Diaz y Lucy Liu. Protagonizó junto con Adam Sandler la película 50 Primeras Citas (2004) y prestó su voz para la película Un chihuahua de Beverly Hills (2008), protagonizada por Jamie Lee Curtis, Piper Perabo y Manolo Cardona.
Barrymore es amiga de la actriz Cameron Diaz e incluso las han inmortalizado a las dos juntas con dos estatuas en un prestigioso museo de cera londinense.
Barrymore también es fotógrafa. Sus trabajos han sido notables en varias revistas de moda por modelos y actrices famosas como Rachel McAdams.

'Juntos y revueltos' y 'Misa you already', son sus últimos trabajos.



Galería sexy in hot by Cinematte


Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90

Drew Barrymore al desnudo | Mitos eróticos de los 90