jueves, 15 de octubre de 2015

Crítica 'Marte' de Ridley Scott (2015, The Martian)

Puntuación: 8


Para no perder tiempo decir antes de nada, que estamos ante una de las cintas claves del año. ‘El Marciano’, es una aclamada novela que Andy Weir, su autor, empezó publicando de forma gratuita en su web antes de empezar a venderlo en Amazon y que ahora como todos sabéis, es la cuarta incursión de Ridley Scott en la ciencia ficción y todo un éxito de crítica y público.

Tras las oscuras Alíen el 8° pasajero, Blade Runner y Prometheus, el director regresa con su película más lumínica. La vitalidad que desprende la película da pie a que dentro de su apuesta por la ciencia-ficción se consiga un excelente equilibrio entre drama y comedia para que la aventura espacial se convierta en un viaje totalmente emocional y cercano con el espectador. Matt Damon, concretamente su personaje creado, ayudan que veamos a un "héroe" mucho más cercano y mundano de lo habitual en el género, el cual es junto a la perfecta filmación y recreación de Marte, el gancho y la pieza clave sobre el que se sustenta un espectáculo comercial, pero con muy altas dosis de creatividad fílmica lo que la convierte, en un producto único y una de las piezas claves de este 2015.


Pero no sólo de Damon vive Marte, ya que el film posee muchos otros personajes necesarios para mantener la verosimilitud de la historia y cada uno de ellos aporta exactamente lo que la película necesita para contarnos la historia del protagonista. De entre todos ellos, no podemos evitar una vez más la presencia de Jessica Chastain, genial en todo lo que toca.
El tono humanista de todo el grupo que conforma la historia, es precisamente lo que consigue que los tópicos se conviertan en un recurso efectivo en lugar de un lastre y lo que hacen de Marte un film cautivador, sorprendente y a pesar de su apariencia, una obra totalmente alegre y vitalista.


Por todo esto, ‘Marte (The Martian)’ es una película excelente y con corazón que aborda un relato de supervivencia desde un lado optimista y luminoso y que es capaz que a lo largo de dos horas y media, y con prácticamente dos únicos escenarios temáticos (el planeta Marte y la Tierra desde la sede de la NASA) permita pasarlo bien y no sufrir momentos de hastío. Algo, muy difícil de conseguir en estos tiempos.

Ver 'Marte' de Ridley Scott (2015, The Martian)