jueves, 15 de octubre de 2015

Crítica 'La cumbre escarlata' de Guillermo del Toro (2015, Crimson Peak)

Puntuación: 8


Semana completa en cuanto a cine espectáculo. Guillermo del Toro y Ridley Scott se ven las caras con dos producciones fantásticas y comerciales muy distintas en su concepción, pero muy similares en su alta calidad fílmica.


La cumbre escarlata nos plantea la historia de una joven escritora que de niña tuvo el primer encuentro con un fantasma, el de su difunta madre, que le previno sobre la “cumbre escarlata”. Hija de un empresario que se ha hecho a sí mismo, se enamora de un tipo que representa aquello que a su padre le produce más sospechas, un aristócrata venido a menos y con mucha labia. Las circunstancias acaban llevando al fallecimiento del padre y ella acaba viajando a la mansión inglesa de su amado, junto con la misteriosa hermana de éste. Una casa tan espectacular como envejecida y llena de secretos que no tardan en aflorar en forma de espíritus.

Y bajo esta premisa, podemos ver a un Guillermo del Toro en estado puro y bajo su terreno de juego predilecto y aunque el tráiler deje la sensación de que estamos ante una historia de fantasmas a lo The Haunting, la realidad y la lógica nos sitúa ante un Del Toro totalmente canónico y primitivo respecto a su obra.
Como buen cineasta que es, el director mexicano no se aferra al terror del grito y el susto, sino que abraza los espacios y las atmósferas para rememorar el cine de Hitchcock o el de Robert Siodmack donde el secreto y el misterio lo es todo.
Del Toro además juega limpio desde el minuto y no busca sorpresas bajo trucos, puntos de vista o giros de guión tan de moda. La sorpresa en La cumbre Escarlata no aparece sino que está todo el metraje debido a los espacios, la arquitectura y la imaginaria visual tan particular del autor quien busca el crecimiento y la evolución personal de su protagonista, una genial Mia Wasikowska, que vive toda la historia como la resolución de esa primera advertencia que recibió en su niñez. Enfrentarse a sus miedos y su pasado para convertirse en una mujer nueva. Una metáfora, la de la evolución de la mariposa, presente durante todo el relato.


Además, los geniales Tom Hiddleston y Jessica Chastain resultan más ricos cuanto más conocemos de ellos. Ambos hacen un trabajo excepcional dentro del clasicismo por el que se decanta la película, con unos personajes que navegan entre lo oscuro y lo trágico y que son lo mejor de la película junto a la dirección artística, la cual casi nos atrevemos a decir que es la más bella de su director hasta la fecha. Algo muy atrevido de afirmar, pero que sinceramente creemos es así. Tanto fotografía, como dirección de arte y vestuario consiguen junto a los 1,85:1 habituales de Del Toro, que 'La cumbre escarlata' sea un lienzo perfecto donde las curvas, la verticalidad, el color y las sombras forman un tapiz gótico y "DelToriano" digno de admirar en cada uno de sus planos. Siendo así un film para poder admirar en lo visual, y para adentrarse de forma inquietante en lo emocional.


En definitiva, un apasionante "rojo y blanco" que saborear.


Ver tráiler 'La cumbre escarlata' de Guillermo del Toro (2015, Crimson Peak)





Poster 'La cumbre escarlata' de Guillermo del Toro (2015, Crimson Peak)