viernes, 30 de octubre de 2015

Crítica 'El Último Cazador de Brujas' de Vin Diesel | Rose Leslie

Puntuación: 5.5


+ Las labores de producción
- Las labores artísticas y creativas

No se que ha pasado en los últimos años, pero el cine de espada y brujería ha ido cayendo en tal mediocridad, tal comicidad e incluso en ocasiones tal ridículo, que el sólo anuncio de un film de este estilo, sólo nos puede ocasionar pavor ¿Ha ocurrido esta vez lo mismo con El Último Cazador de Brujas? Pasa a descubrirlo...

Hubo un tiempo en que films como Conan, Lady Halcón o Willow, eran tratados con hechuras de gran blockbuster. La espada y brujería siempre ha estado muy cerca de la acera de la serie B, pero aún así esto no era sinónimo de producto malo y las buenas historias y la propia belleza del acero real, la piedra, la ropa vieja y los parajes reales, ayudaron a que este género siempre fuese uno de los más deseado por el público más aventurero y menos existente.

La llegada del digital y sus bajos costes, hicieron que cualquiera se atreviese a coquetear con el género ya que el único requisito para aprobar un proyecto parecía ser el contar con una vieja leyenda del cine que ocupase el lugar del villano. Y si era ridículo este villano, mejor. Por eso cuando se anunció el film de hoy nos entraron los escalofríos los cuales solo se pasaron cuando supimos que Vin Diesel sería el protagonista de la obra.


Todos los adelantos que nos iban llegando de El Último Cazador de Brujas apuntaban a una aventura con gancho medieval entre un mundo en la línea de clásicos de brujería como Willow o Conan que tras verla y analizarla no deja ningún resorte parecido a los títulos mencionados y se acerca quizás un poco más, al mítico film Los Inmortales de Russell Mulcahy.  The Last Witch Hunter en su título original, es un ejemplo de cómo pretender crear productos en Hollywood a partir de una estrella de acción de moda (Vin Diesel en este caso), quien tiene el gancho suficiente para atraer al gran público. La odisea que intenta apuntalar su cabeza visible, Breck Eisner ( director de The Crazies, Sahara), es la de un cazador inmortal| que posee una maldición y es condenado perpetuamente desde épocas inmemoriales a perseguir  a brujas a través de los siglos. Una vez más se vuelve a recurrir a buscar el atractivo al incluir a actores contrastados esta vez en la piel de Michael Caine y por consiguiente intentar que haga el ridículo todo lo posible no ya él, sino su personaje. No contentos han querido recurrir también a Frodo (supongo que por el paralelismo de El señor de los Anillos) más conocido en la vida real como Elijah Wood, este, en uno de sus papeles más desdibujados y absurdos de su carrera. Y como los productores querían seguir con las vinculaciones medievales, no dudaron en contratar como la bella de la peli a una ex Juego de Tronos como es Rose Leslie,


Una vez puestas las cartas, el film se abre con la presentación del personaje de Vin Diesel en el citado mundo de espada y brujería pero para el bien del género, Kaulder (Vin Diesel) tendrá que vivir en Nueva York en pleno siglo XXI y destruir a un acólito de la malvada Reina Bruja original a la que él ya anteriormente había, supuestamente, derrotado.
La idea de incluir aventuras, atrapar el espíritu de las brujas en el presente en una macrociudad y además cuadrar a varios personajes que deben ayudarle en su empresa no es satisfactoria. Rose Leslie como toque femenino es una simple acompañante atractiva sin personalidad propia, Elijah Wood es un personaje que roza lo ridículo por superficial y absurdo y Michael Caine está para desaparecer por borrado digital y olvidarnos del trabajo realizado aquí de este ya mito del cine.

En lo positivo, decir que la producción al menos no se siente en las fronteras del mal cine digital y que aquí la impronta de film de celuloide y no televisivo si se nota. El mencionado arranque de la cinta y un aceptable final con batalla algo alargada se salvan de la quema, pero queda claro que 
Vin Diesel es bueno en lo suyo: la de héroe de acción de género actual entre asfalto y puñetazos, sin parafernalias o experimentos de este tipo.
Por eso, no podemos recomendar un film que sin más preámbulos diremos que o es malo, o su profundidad es tal que nosotros no hemos podido llegar a encontrar esa carga poética y fílmica que a lo mejor su guionista, productor y director le han dado de una forma sutil al estilo Bergman.

Ver Tráiler de El Último Cazador de Brujas