viernes, 4 de septiembre de 2015

Crítica En el ojo de tormenta (Into the Storm, 2014) | Dirigida por Steven Quale | DVD y Blu-Ray

Puntuación: 6.5


+ Los impresionantes y realistas efectos especiales digitales
- Los personajes y la historia

La serie B siempre fue una de las minas principales donde los amantes del cine encontraban hallazgos mágicos o viejos tesoros enterrados que devolvían la ilusión por el matinee o el cine más liviano pero totalmente divertido y enamoradizo. La serie B por desgracia dejó de lado el celuloide menos milimétrico para pasar directamente al vídeo amateur y a esas repudiadas CGI informáticas que tanto daño han hecho a un subgénero pasional y artesanal como pocos. Por eso, tras ver idioteces descomunales como los exitosos 'Sharknado' o similares, una pieza como 'El ojo de la tormenta', nos devuelve la ilusión por la serie B y por esos ratos de simple entretenimiento y artesanos efectos visuales.

En el ojo de James Cameron


Y esto último, los efectos especiales, es lo que hace que hoy estemos hablando de una sorpresa con aspecto televisivo que nos ha impacto y sorprendido por el realismo digital de algunas de sus escenas. Y sin duda creemos que ese impacto visual se debe principalmente a su director Steven Quale, quien tuvo la fortuna de trabajar codo con codo con James Cameron en el rodaje del documental Aliens of the Deep donde ejerció de director; quien además fue segunda unidad de cámara y ayudante de dirección de James Cameron de nuevo en Avatar y Titanic; y además director de efectos especiales de Avatar y editor de Abyss, ambas también de James Cameron. ¿Y qué puede ocurrir si llevas tantos años siendo la mano derecha de James Cameron? Pues sencillamente que seas capaz de conseguir un realismo en los efectos especiales que no esta a la altura de casi ningún otro. Y eso ocurre con el film del que hablamos hoy.


Lo primero que nos hace ver la obra de Cameron es esa tanqueta antitornados de nombre Titus que parece sacada directamente de Aliens el regreso. Lo segunda es la presencia de una mujer de carácter en la obra. Lo tercero es el realismos de los ya citados FX. A partir de aquí, no esperéis nada más ya que donde en Cameron vemos cine de alto octanaje, aquí sólo vemos vulgaridad y cine para el olvido. Pero eso sí, desde la primera escena de acción, la película muestra su espíritu de serie B para dejarnos pegados a una historia y unos personajes que no nos interesan lo más mínimo pero que sirven de pretexto para hacernos vibrar con las secuencias de catástrofe, dominadas esta por una cadena de tornados y destrucción que en pantalla grande sobrecogen por el realismo con que han sido filmadas y creadas.


Ese realismo se ve apoyado por un estilo de falso documental, es decir, cámara en mano de los personajes que al final y por gloria de la película pasa de repente al olvido para así poder ver planos que de otro modo hubiese sido imposible por racord visual.

Es en el plano del ruido y la furia, donde En el ojo de tormenta sorprende con ideas tan impactantes como el tornado de fuego o la ratonera humana del túnel, verdadera pieza de orfebrería que vale el precio de la entrada. 
En definitiva, más atracción de parque temático que película, el film de Quale fue un serio aspirante a placer culpable del verano 2014 y que ahora regresa en este 2015 en formato doméstico o televisivo y que desde aquí recomendamos encarecidamente ver y disfrutar en ausencia de ese honorable cine de serie B perdido hace muchos años por la cutrez y mala implementación de la CGI.

 Ver Tráiler completo de En el Ojo de la Tormenta