viernes, 24 de julio de 2015

Crítica de Ant-Man

Puntuación: 6.5


Análisis crítica puntuación y reseña. Si fuésemos pedantes podríamos decir que Ant-Man (El hombre hormiga) es una perfecta metáfora de si mismo, un film pequeño que refleja la insignificancia física de su protagonista. Pero no es así, lo real y lo que decimos es que estamos entrando en un terreno delicado dentro de la estructura Marvel ya que hasta ahora, cada nuevo film de la compañía era tratado como un acontecimiento único y megalómano que alteraba red y planeta. Con Ant-Man esto ha cambiado y el nuevo film de superhéroes ya no es ese acontemiento habitual sino un film digamos menor o pequeño en todos sus aspectos tanto para Disney, como para el público que asiste a verla.

Pero dicho esto, hemos de decir que la cosa tras todos sus problemas iniciales no ha acabado saliendo tan mal y Ant-Man se deja ver sin problemas y termina cumpliendo su función de situarnos al hombre hormiga dentro del universo fílmico de la gran M y poniendo a una futura y sensual Avispa en la piel de Evangelina Lilly.
De este modo Ant-Man se confirma como una entretenida película de Marvel con menores pretensiones de lo acostumbrado y que eso si, pierde de forma aplastante al ser comparada con otras cintas del estudio: especialmente con Los Vengadores: La era de Ultrón o Capitán América: Soldado de invierno.
Quizá no sea justo establecer comparaciones y sea más eficiente juzgar simplemente el film de forma autónoma, pero creemos que como termómetro es una forma muy directa y eficaz de puntuar y calibrar esta obra.


Ant-Man como es normal en esta temática fílmica, cuenta con sus momentos de acción como la base principal sobre los que soportar la endeble historia, y son estos primeros, los mayores aciertos de sus creadores, más concretamente las secuencias de miniaturización física donde se muestran por ejemplo las peleas entre Ant-Man y su némesis Chaqueta Amarilla, aparte de ver cómo el pequeño héroe lucha por su supervivencia a modo de pequeño ente ante objetos que para él son simplemente enormes y problemáticos.
Nuestro héroe además cuenta con la ventaja de una vulnerabilidad y un origen entre oscuro y humilde que lo separa un poco de la perfección de sus compañeros de "profesión". Scott Lang es un ex presidiario encarcelado por un robo que descubre una segunda oportunidad en la vida tras liberarse de su condena. La forma que tiene Paul Rudd de meterse en el personaje es acertada y otra de las pocas virtudes de este pequeño blockbuster al que le acompaña la esperanza de una futura Avispa en la piel de la bella Evangeline Lilly.

En el plano técnico y artístico muy poco que destacar, ya que la película se muestra demasiado modesta y estándar, algo clave para que salgamos con esa idea de estar ante el menor producto Marvel-Disney hasta la fecha y por tanto ante un cierre muy agrio de la fase 2 de Marvel en la que han aparecido también Iron Man 3, Thor: El Mundo Oscuro, Capitán América: El Soldado de Invierno, Guardianes de la Galaxia y Vengadores: La era de Ultrón, todos estos, mucho más megalómanos y mejores que este diminuto Ant-Man.