domingo, 7 de junio de 2015

Serie Z y sus mejores películas | Rubber, El Neumático Asesino. 2010 | Críticas Grindhouse


Puntuación: 6

La serie Z siempre ha sido fuente de sorpresas, rarezas y demás lindezas fílmicas siendo por tanto, uno de los géneros que más ha cultivado eso que se hace llamar: Película de Culto. No sabemos si este título se convertirá en eso o no (de momento y a cinco años ya de su estreno no parece que vaya a convertirse), pero aún así no hemos querido dejar de darle un pequeño momento de gloria a este Neumático Asesino.

Su primer punto a destacar y lo que le da la peculiaridad de posible obra de culto es que la cinta es un psychokiller protagonizado por Robert, un neumático. Sí, repetimos, un simple y circular neumático vacío.

El productor de música francés Quentin Dupieux es el autor de este extraño y bizarro film que por suerte deambula permanente por los derroteros de la comedia negra, lo que ayuda a digerir bastante bien la película ya que desde el minuto uno, su creador decide romper la cuarta pared haciéndonos partícipes directos de la historia y dialogando directamente con nosotros.

La cinta debemos tratarla como lo que es, un extraño y bizarro film de serie Z que no va a nada más que simple entretenimiento. Esto es lo que puede mantenerla a través del paso tiempo sin que se resienta en demasía,  dado que la insistente presencia del metacine (cine dentro del cine) y su algo vanidosa actitud de querer mostrar algo más, es demasiado explícita para ser uno de sus valores a destacar; el espectador acaba convirtiéndose en protagonista de forma demasiado evidente lo que le resta presencia a la esencia del género.

Aún así recomendamos ver este curioso y, a veces, entretenido film, ya que salirnos un poco de los márgenes de la normalidad siempre es de agradecer.










DETALLES


El surrealismo es una constante en todo el metraje.


Los primeros pasos en la vida del neumático serán dificiles.










Una vez rota la cuarta pared, el espectador se convierte en un protagonista más de la historia.










La violencia es algo innato en nuestro protagonista.











Comer, dormir, beber son necesidades básicas de la rueda, así que, por supuesto, otra serie de necesidades se le despertarán instantáneamente.








Algo está a punto de enfurecer a nuestro amigo...















.