jueves, 7 de mayo de 2015

The Other Side of the Wind, el último film de Orson Welles se financiará en Indiegogo


El 13 de octubre de 2014, un joven productor llamado Filip Ene Rymsza cogió un avión de Nueva York a París, nervioso y emocionado. Después de cinco años de lucha -mendigando, peloteando y lanzando halagos- para ir trabajándose un camino a través de una maraña de complicaciones legales y financieras. Estaba a punto de conseguir su primera visión física de la última película de Orson Welles.


Rymsza, de 37 años, socio gerente de Royal Road Entertainment, había obtenido permiso para ver 1,083 elementos de la película, incluyendo tanto el negativo como las grabaciones de sonido adjuntas, ambos parte de un tesoro enorme de material que pesaba en total 1,6 toneladas. Esta era la médula de The Other Side of the Wind, la legendaria película sin terminar en la que Welles trabajó entre 1970-1976, antes de que muchos problemas diesen al traste con ella. 

En el suburbio parisino de Bagnolet, Rymsza se abrió camino por una puerta trasera en un almacén de sosa. "Fue surrealista", dice. "Era un almacén totalmente indescriptible con sólo una puerta de metal y sin señalización, con sólo cajas y cajas de la película en dos paletas". Pero todo estaba allí. "Eso incluye todos los negativo de la película". Seis meses después de ese momento mágico, Rymsza y otros dos productores, Jens Koethner Kaul y Frank Marshall, que llevan años trabajando en los derechos, también, están dando un gran paso adelante en traer The Other Side of the Wind. El 7 de mayo pondrán en marcha una campaña de Indiegogo en un intento de recaudar $2 millones, la cantidad que dicen que se necesita para terminar el film. La campaña se extenderá hasta el 14 de junio y, entre otras cosas, ofrecerá a los inversores un número limitado de entradas para ver el film en su formato original de 35mm.