jueves, 9 de abril de 2015

Sin crítica | 'El último lobo' de Jean-Jacques Annaud


Hubo un tiempo que decir el nombre de Jean-Jacques Annaud era sinónimo de estar hablando de uno de los cineastas referentes de una época. El tiempo pasó y el director francés fue cayendo a un segundo plano que terminó en tercero y casi cuarto. Aún así, para una generación, el hombre capaz de realizar ese prodigio llamado El nombre de la Rosa y esa joya sobre animales llamada El Oso, siempre es sinónimo de importancia y de cine que no hay que dejar de ver. Por eso, el estreno del film El último lobo lo tachamos como uno de los filmes destacados de este semana.


  • Título original: Wolf Totem (Le dernier loup)
  • Año: 2015
  • Duración: 118 minutos
  • País: China
  • Director: Jean-Jacques Annaud
  • Guion: John Collee, Lu Wei, Jean-Jacques Annaud (basado en la novela de Jiang Rong)
  • Reparto: Feng Shaofeng, Shawn Dou, Ankhnyam Ragchaa, Yin Zhusheng, Basen Zhabu, Baoyingexige


El cineasta no es un amateur a la hora de lidiar con animales ya que en su currículum podemos ver obras como El oso (1988) y Dos hermanos (2004). Ahora le llega el turno a los lobos de la estepa mongola en El último lobo, rodada en 3D y que se estrena en España este mismo viernes.
Basada en la novela autobiográfica de Jiang Rong Wolf Totem (2004) -el libro más vendido en China después del Libro Rojo de Mao-, la película nos sitúa en 1969 donde Chen Zhen, un joven estudiante de Beijing, es enviado a Mongolia Interior para educar a una tribu de pastores nómadas. Viviendo en una aldea rural, el estudiante tendrá que adaptarse a una vida hostil y vertiginosa rodeado de una de las criaturas más temidas y reverenciadas de la tierra: el lobo. Seducido por la relación casi mística entre estas criaturas y los pastores, captura un lobezno para domesticarlo. La emotiva relación entre Chen y su nuevo amigo se ve amenazada cuando un representante regional de la autoridad central decide eliminar como sea a todos los lobos de la región.



Rodaje con libertad, y en 3D


El último lobo refleja las sutiles críticas del libro original al régimen chino, y Annaud defiende que no recibió "presiones de ningún tipo" durante el año y medio de rodaje por parte de la productora china. "Hice mi película con total libertad. Nadie intervino. Tuve la alegría de trabajar con mis actores y mis lobos con total tranquilidad", asegura el cineasta francés.
Fue el propio Jiang Rong (pseudónimo de Lü Jiamin) quien le descubrió al realizador la región donde transcurrió la historia real, en la que pasaron tres semanas juntos y forjaron una relación muy amistosa que han mantenido a lo largo de todo el proyecto, y que se ha intensificado aún más tras la crítica que el escritor hizo tras ver la película "Es la crítica más hermosa que he recibido en mi vida. Y no olvidemos que Annaud ya recibió grandes alabanzas por escritores como Margarite Duras de quien adaptó El amante, y de Umberto Eco, por su adaptación de la citada El nombre de la rosa.


El poderío económico chino permitió el rodaje en la estepa asiática durante un año y medio -el adiestramiento de los animales llevó otro tanto más- con un despliegue de 480 técnicos, 200 caballos, 1.000 ovejas, 25 lobos y 50 entrenadores, con operadores chinos, pero franceses en los puestos principales y anglosajones en el adiestramiento de animales. Y con técnica 3D ya que no olvidemos, fue Jean-Jacques Annaud, quien en 1995 rodó en IMAX 3D el cortometraje Las alas del coraje, dando origen varios años antes, a que el propio James Cameron se animase con sus producciones 3D Misterios del Titanic o la exitosa Avatar.

De este modo, El último lobo se postula como un film más que interesante que vuelve a poner una adaptación literaria de manos de Annaud, lo que se convierte en un film de obligada que además esgrime un discurso medioambiental sobre el necesario equilibrio entre hombre y naturaleza.