viernes, 5 de diciembre de 2014

¿Es buena Exodus: Dioses y reyes? Rotundamente no | Crítica


Puntuación: 4

Ya sabemos la historia. Ramsés (Joel Edgerton) y Moisés (Christian Bale) están enfrentados. El primero tiene el poder de Egipto; el segundo la ayuda divina.


Ridley Scott, regresa con “Exodus: Dioses y reyes” y sinceramente lo hace de una forma que no esperábamos, ya que el film se convierte de inmediato en uno de los más flojos de su filmografía. Para empezar, Scott quiere condensarlo todo en dos horas y media, por lo que nos encontramos un montaje deslavazado, atrancado, torpe incluso, que solamente toca los temas de puntillas y que resulta incluso cómico sin pretenderlo demasiadas veces. 
Además el film ni siquiera divierte, como si ocurre con algunos otros blocksbusters, malos, pero entretenidillos. En este en cambio falta lo vital: la emoción. Y es que, desgraciadamente, estamos ante una de las superproducciones más sosas y acartonadas que nos han llegado de Hollywood en los últimos años, más teniendo en cuenta que quien lo firma es el autor de Blade Runner. 
Para colmo de males, ni siquiera el buen plantel de actores cumple con su función, ya que Bale no casa como príncipe modernizado, y la mayoría del reparto no tiene la más mínima química entre sí… ni con nadie. El problema no es que los egipcios sean blancos, es presentar a John Turturro y Sigourney Weaver de esa guisa.

En definitiva, no podemos hablar más del film, porque no hay más de lo que hablar. Nos gustaría extendernos como de costumbre, hablando un poco más profundo de los aciertos y secretos del film, pero es que o nos lo hay, o no hemos podido verlos. No vamos a apalear a un mito como Scott, pero debemos ser justos y decir que este último film, es flojo, tirando a muy flojo.