viernes, 29 de abril de 2016

Series TV | Erotismo y desnudos en lo mejor de la nueva gran pantalla | 2015 / 2016


Erotismo y televisión

Ya se inició la temporada de series 2015 / 2016 (ahora totalmente 16). Nuevas series llenaron y llenarán la nueva parrilla y viejas historias seguirán divirtiendo y sorprendiendo a los fieles espectadores. Un año más, además de la calidad ya habitual en esta edad de oro, debemos destacar y recordar, ese punto de erotismo y sexo que puebla el estilo de las series del siglo XXI como bien ha demostrado este año Vinyl con el famoso y muy publicitado desnudo integral de Olivia Wilde.


De ahí que nos gustaría presentar este pequeño recorrido por las series televisivas y completarlo con su punto más erógeno. Sin más cogemos el Delorean, retrocedemos unos años, y pasamos a presentar 'la nueva gran pantalla': Erotismo y calidad.

Parece que el erotismo abandonaba el cine. Quizás fuese por la asiduidad, naturalidad y facilidad que disponía y dispone en los nuevos tiempos, quizás porque ya no era un tema tabú o quizás simplemente porqué no había o hay grandes realizadores de este género en nuestra era.
El libro 50 sombras de Grey (y posteriormente el film) ha demostrado que el sexo está igual de presente en nuestras mentes que siempre y por eso ávidamente, el cine se apresuró ha poseerlo y a planificar lo que se supone será la nueva era del erotismo, el sado y el cine.

Pero, antes de él, la televisión ya se dio cuenta de lo que supone mostrar más de la cuenta y eso era y es simplemente éxito y subida de audiencias además de añadir al serial, un halo de producto serio, adulto y de calidad por ende (este a veces más discutible).

Por eso en este 'tentación fílmica', hemos decidido hablar primero de lo que hemos denominado "La nueva gran pantalla" y segundo de la revolución que ha supuesto el sexo y el desnudo en ella.


LA NUEVA GRAN PANTALLA

Cada día la línea divisoria entre cine y serie televisiva se estrecha y varios son los motivos de esta circunstancia. Uno sería por ejemplo la llegada del digital, mediante el cual se han reducido diferencias técnicas, -por ejemplo un episodio de Boardwalk Empire está muy cercano en producción y diseño a una producción cinematográfica media norteamericana-.

Otro factor sería la nueva política presupuestaria de las productoras televisivas, la cual cada día se acerca más a la de las grandes majors hollywoodienses, incluso superándolas en ocasiones, -sólo hay que ver casos como los de HBO, Netflix  o AMC, quienes además de inversión, demuestran una valentía artística que no apreciamos en muchos de sus hermanos mayores del cine-. Además ya empezamos a ver que incluso algunos grandes estudios están dando prioridad a sus filiales televisivas.

Pero hay un detalle claro que deja patente porqué la línea entre cine y serie es cada vez menor, y es simplemente el continuo baile de nombres que cruza de un lado a otro de una forma natural y constante.


AUTORES DE CINE Y TELEVISIÓN

Martin Scorsese, Steven Spielberg, Todd Haynes, Michael Winterbottom, Michael Mann, Neil Jordan, Frank Darabont o, incluso, el propio Lars Von Triers, por citar algunos nombres, son claros ejemplos de cineastas consagrados que se han visto motivados por la nueva experiencia que les ofrece la televisión. Por supuesto el caso inverso también es inevitable, Aaron Sorkin es uno de los guionistas para cine más cotizados y Tom Hooper se llevaba varios Oscars en el 2011 por El Discurso del Rey y otros tantos por Los Miserables. Pero los salto más evidentes y notorios son el del nuevo rey Midas de la televisión (y porqué no del cine), hablamos de J.J. Abrams, quien se unió al otro Midas, Steven Spielberg, en el film Super 8, el cual servía de claro ejemplo de producto simbiótico entre ambos medios. Y el de Joss Whedon, creador de la serie Buffy y mente pensante actual del universo Marvel, que el año pasado diseñó la mayor fusión que el cine y las series han conocido: ese hilo narrativo fusionado que llevo la serie Agentes de SHIELD, con sus estrenos paralelos en cine.


HBO Y LA EDAD DE ORO DE LA TV

Aunque a finales de los 90 ya encontramos detalles de grandes series, es posiblemente con el nuevo siglo cuando la series de televisión alcanzan lo que podemos considerar su edad de oro.
Bajo el sello de HBO nos encontramos series notabilísimas como las bélicas Hermanos de Sangre o The Pacific, dramas policíacos como The Wire, obras de culto como Los Soprano, peplums realistas como Roma o incluso westerns maravillosos como Deadwood. Todas ellas podrían encajar perfectamente en la filmografía de grandes nombres del cine. En la de Spielberg las dos primeras, (aunque en este caso prácticamente es cierto), en la de James Gray podría aparecer The Wire, en la de Scorsese Los Soprano o incluso su propio Boardwalk Empire y por qué no, en la de Kubrick la serie 'Roma' o en la de Peckinpah la realista 'Deadwood'.

Pero no, todas estas series están creadas por nombres como David Chase, David Simon o David Milch -un día hablaremos del misterio de los David en HBO-, y como vemos no tienen nada que envidiar a sus más reputados compañeros cinematográficos.
Por supuesto no solo de Davids y HBO vive la televisión, también tenemos ejemplos como los ya citados Aaron Sorkin y su Ala Oeste de la Casa Blanca y J.J. Abrams y su 'Perdidos o nuevos como el de Ronald D. Moore y el mayor éxodo jamas contado, la.serie Battlestar Galactica o Matthew Weiner y su gran obra maestra 'Mad Men'.



SERIEWOOD

Muchos de los productos citados son series ya finalizadas, pero es algo que en la actualidad televisiva no preocupa, ya que cada año aparecen nuevas joyas en el horizonte que nos hace pensar que estamos en el Hollywood de los 40, y que los Hammett, Wilder o Huston están ahora escribiendo libretos para el excubo catódico.
Esta mismo año vamos a poder disfrutar del final de Mad Men, serie creada como una inmensa película que roza la perfección narrativa televisiva, y también disponemos del final de 'Boardwalk Empire' del exsoprano Terence Winter. También veremos nuevas aventuras  de 'The Walking Dead', 'Juego de Tronos', 'Homeland'  'Hannibal' o 'True Detective, y porqué no de novedades como 'Gotham', que prometen llevar la experiencia Nolan a la televisión.




DESNUDOS, SEXO Y CABLE

Pero como ya hemos dicho, no podíamos hablar de nuevas series sin mencionar el erotismo, por eso vamos a rematar este artículo con desnudos erotismo y sexo.


Una vez más debemos recurrir al canal HBO para encontrar el origen de esta revolución sexual televisiva. El famoso canal de televisión dueño de las retransmisiones boxeísticas se dio cuenta que no debía rendir cuentas a nadie. Al ser un canal privado de pago no dependía de las leyes y censuras habituales de los demás canales, por eso rápidamente decidió agarrarse al filón que despierta el morbo, la violencia y el sexo y para ello recurrió a la mejor y más fidedigna recreación del mundo antiguo. Hablamos de 'Roma'.
Cuando se empezó a construir los cimientos de 'Roma' se tuvo claro desde el principio que la recreación debía ser lo más real posible y para ello se tuvo claro que los desnudos y el sexo más primitivo y salvaje debía estar presentes. HBO no tuvo miedo y dio luz verde al proyecto mostrase lo que mostrase, el resultado fue una de las mejores series de la historia y uno de las mejores incursiones en el sexo y el erotismo de todo el siglo XXI.


Otra serie apoyada en el cuerpo y el líbido es 'Spartacus', la cual coge las bases de la serie anterior llevándola a la exageración y el artificio virtual, pero con la misma intensidad sexual que el producto HBO. El canal Starz es el encargado de la creación de Spartacus y viendo el éxito que obtuvo no tardó en crear otra creación tórrida, esta vez basada en Mad Men y de nombre Magic City, la cual ya tuvo un artículo en nuestra página y nuestra admiración para siempre como una de las mejores series jamás filmadas.

Por supuesto la lista de series que llevan el desnudo y el sexo por bandera es muy amplio, como demuestran nombres como 'True Blood', reína del cuerpo y la sangre, 'Juego de Tronos' un Señor de los anillos mezclado con el 'Ala Oeste de la Casa Blanca y el porno', 'Californication' sobre la cual sobran las palabras, o títulos como el último proyecto de Alan Ball llamado 'Banshee', la provocativa 'Ray Donovan', la novedosa 'Rush', la exitosa Orange is the new black de Netflix y un largo etcétera que debemos finalizar como no con 'Master of sex', un ejemplo perfecto que une la serie de calidad con el sexo y los desnudos como temática principal.
Tampoco podemos olvidar por supuesto la producción nacional con ejemplos como Vis a Vis, una genial serie que usa muy bien el desnudo de sus protagonistas.



TIEMPO FINAL

Para finalizar el artículo nos gustaría destacar un matiz que hace grande el formato serie, pero que al mismo tiempo lo convierte en problemático. Nos referimos al tiempo.

El tiempo, es ese protagonista que las hace grandes, es el que les da la posibilidad de poder contar el día a día de un personaje como Don Draper o Tony Soprano, pero de la misma forma, el tiempo es el que hace que sea imposible disfrutar de toda esta cantidad de joyas que nos está deparando la televisión. Con 6 horas al mes, uno es prácticamente capaz de estar al día de toda la cartelera cinematográfica de calidad que se ofrece, en cambio, con 6 horas al día no podemos ni disfrutar del 50% de las grandes series del momento.