viernes, 11 de julio de 2014

Sabotage | Crítica de el último film de Schwarzenegger


Puntuación: 6.5

Crítica dedicada a la web todoarnold.esforos.com.

‘Training Day' de Antoine Fuqua fue una de las películas más interesantes de 2001. De eso no hay duda alguna. La duda nos viene a la hora de otorgar méritos en el resultado final. Para muchos aquella magnífica  labor de puesta en escena basada en alturas, miradas, movilidad y vehículos fue una decisión de su director. Para otros el artífice de eso fue simplemente su guionista, David Ayer.


Pues bien, ‘Sabotage’ es su último film y en él cuenta con la figura del ya veterano Arnold Schwarzenegger como estrella y reclamo principal.

La sombra de la duda una vez más vuelve a recaer sobre el protagonista o más bien sobre los protagonistas del film. La doble moralidad, la frágil línea de lo ético y la dualidad de personajes se encuentran aunque de forma menos refinada, en esta nueva propuesta de Ayer. Tanto Training Day como Los dueños de la calle o incluso Sin tregua se movían sobre esta ambigüedad moral que no deja nunca claro donde situar al espectador.


‘Sabotage’ sigue las andanzas de un grupo de asalto de la DEA que en una operación se queda con diez millones de dólares de un cartel. A partir de ahí empezarán los problemas...
Dicho todo esto y por desgracia, esta vez el trabajo de Ayer se queda en tierra de nadie o más bien en tierra de todos, ya que su escasa personalidad la convierten en un policíaco más con una buena apertura, un buen cierre, pero con una apatía general en el global de su metraje que hace que se vaya de nosotros igual de rápido que nos llega. El enorme elenco de caras conocidas de su reparto tampoco enaltecen una historia manida y exagerada en demasía. Por suerte siempre hay algo que alabar, y esta vez viene en forma de violencia, ya que Ayer apuesta por un film serio, violento y digamos adulto, donde la testosterona exagerada es lo único que nos lleva a desatar alguna mueca cómica en nuestro rostro. Pero como hemos dicho, el film posee una violencia descarnada y visceral que alcanza momentos gore, que incluso coquetean con el género de terror y que no es habitual en este tipo de cine por cobardes motivos de calificación de edades.

Así que Sabotage posee un título de una sola palabra que entra de lleno en el cine habitual de Schwarzenegger, formando familia con los Ejecutor, Terminator, Commando, Predator o Eraser. Pero, a diferencia de estos, Sabotage no pasará al recuerdo de nadie, ni a la historia del cine, ni al misticismo de los videoclubes. Quedando únicamente como un film más de acción, cuya excesiva seriedad han sido culpables de sus bondades, pero también de sus defectos.