lunes, 14 de julio de 2014

Eva Green | Desnudamos '300 el origen de un imperio' | 2014 | Lo mejor del año


Puntuación: 7

Ya estamos a mitad de año y es momento de hacer recuento y repaso de los estrenos de este primera mitad de 2014. Hoy le toca el turno a esa gran sorpresa que ha sido 300 el origen de un imperio.


Cada nuevo estreno de cine de acción es una esperanza que se nos vende como tal. Con promociones larguísimas, tráilers incontables y una palabrería extrema, el día de la verdad nos damos cuenta al asistir a su estreno que estamos ante un fiasco más pensado para la taquilla, sin respeto alguno a los clásicos de la acción y a la inteligencia del espectador, y con el público adolescente como punto de mira de sus chascarrillos, bromas, exageraciones e infantilismos. Y lo que es peor, una dirección, planificación y montaje de la acción que le da pena verla hasta al más sirviente fan de la MTV.
Por eso la llegada de 300 el origen de un imperio se tomó en esta redacción como un bluff más y además de los gordos. La innovación que supuso la original a manos de Zack Snyder, ya no era tal innovación y además seamos sinceros, Noam Murro el director de esta continuación era un desconocido que no daba ninguna confianza.


Pero a veces en la vida da gusto equivocarse, y eso ocurrió cuando asistimos al estreno de este 300 el origen de un imperio
Desde ya decimos que la película nos ha parecido el mejor ejercicio de acción del último año. El refinamiento para rodar las escenas de acción ha sido un auténtico prodigio. Cierto que el uso y abuso del croma en este estilo cinematográfico ha posibilitado la espectacularidad de algunas secuencias donde los efectos digitales eran clave para la enfatización de la acción. Pero eso aún da más valor a la planificación de estas escenas de acción, las cuales han sido ejecutadas y filmidas mediante largos planos secuencia en su mayoría, y a las que posteriormente en montaje se les ha introducido el resto de elementos decorativos tales como espadas, escudos, sangre e incluso caballos. 
Ese resultado conseguido ha demostrado como Murro, su operador, su fotógrafo y su coreógrafo tenían todo tan bien pensado de antemano que no han tenido que recurrir apenas al odioso montaje rítmico (o más bien arrítmico), tan usado en este tipo de secuencias. Sus creadores sabían de la importancia de estas escenas y las trataron como las auténticas protagonistas, estrellas y Reinas persas del film.


Eva Green y su desnudo en 300 uno de los mejores momentos del film

A este prodigio técnico en la filmación de acción, tenemos que añadir el enorme logro y sentido, eso sí heredado de la novela gráfica original Xerxes, que tiene esta continuacion. 300 el origen de un imperio padecía el handicap del final de su primer film (y novela gráfica). En ella sus protagonistas morían en su recta final lo que imposibilitaba la continuación de la historia de los hombre que daban título a la obra: Los 300.
Pues bien, en este nuevo film no se recurre a una manida precuela ni a una postiza continuación sin sentido, lo que se hace es realizar un montaje en paralelo, donde se nos cuentan acontecimientos ocurridos antes, durante y posteriores al original. De este modo el espíritu de los valientes 300 empaña totalmente la obra justificando así su título, pero al mismo tiempo se permite  crear un universo nuevo de héroes con mayor recorrido que el de los originales, lo que dota a la nueva película de una importancia narrativa que no se esperaba en esta secuela digamos de serie B.

Por supuesto damos por hecho que ya habrá alguna mente pensante poniendo las bases para la realización de un montaje o edición definitiva donde poder disfrutar en paralelo y en tiempo real de las dos historias contadas.


Finalizamos destacando primero y en menor medida a Sullivan Stapleton, su desconocido actor principal que nos ha convencido en su papel de Themistocles. Y segundo y en mayor medida a Eva Green como Artemisia, némesis directa del héroe que ejecuta un magnífico duelo de egos que es el otro pilar junto a las escenas de acción de la obra. El continuo duelo de héroe y villano mostrado con igualdad y ambigüedad, es el otro gran acierto que hace de este 300, la mejor película o más bien la sorpresa dentro del cine de entretenimiento de este 2014.