martes, 17 de junio de 2014

Crítica de Transcendence | Johnny Depp | Mejores estrenos


Puntuación: 6.2

Una vez más las historias sobre la inteligencia artificial vienen a provocar a los espectadores. Esta vez el responsable es el director de fotografía habitual de Christopher Nolan, el cual está vez salta a la labor de jefe principal de la función.


Hace unos meses veíamos el mismo tema en cuestión en la cinta Her, quien lo trataba de una forma totalmente original. Hace unas semanas era The Machine quien volvía a acercarse al tema de las I.A. Ahora volvemos a la misma tecla pero con algunas nuevas cualidades a destacar.

En principio y como novedad, "Transcendence" no necesita irse muy lejos en el futuro para proponernos el tema. Ya que a priori se desenvuelve en nuestro tiempo y con las posibilidades técnicas y científicas actuales. Esto da una cierta realidad y credibilidad al tema que lo aleja de la ciencia ficción, para acercarlo más bien a la ciencia real. 
Jack Plagen, el guionista, es esposo de una estudiosa real del tema, y el director, Wally Pfister, ha usado  además como consultores a dos reputados científicos expertos en la materia. Además, el hecho de que Pfister haya desarrollado su carrera anterior en trabajos de Christopher Nolan llegando a recibir un Oscar propio a causa de "Origen", sólo podía ser un augurio de grandes resultados.


Johnny Depp se pone en la piel de Will Caster, un especialista en Inteligencia Artificial que se encuentra en la fase más avanzada de la experimentación con el proceso y que, por ello mismo, se ha vuelto en el blanco favorito de un grupo de rebeldes para los que el avance vertiginoso de la tecnología representa una amenaza para la Humanidad.

A partir de aquí se nos empiezan a plantear dudas y temores hacia lo desconocido, hacia lo nuevo y a o perder el dominio de la pirámide evolutiva. La ambigüedad moral esta siempre presente en la historia, lo que supone un acierto al no establecer claramente una línea de villanos y otra de héroes, lo que es siempre bienvenido y poco habitual en el 'mainstream'.
Por desgracia esa huida de lo mainstream en facetas narrativas, se van al traste en otras secciones donde se nota la poca fuerza de toma de decisiones que ha tenido este director nobel en comparación por ejemplo, con la que tiene la figura de Christopher Nolan. De este modo vemos una estructura y una set pieces que se notan cortadas y creadas por la maquinaria productora de Hollywood, convirtiendo la cinta en algo más vulgar de lo que su guionista y director pensaron en un principio. Pero claro está que contar con Depp como actor principal, tiene un precio a pagar.


Pese a ello, el filme se deja ver, y tiene incluso momentos sumamente logrados, con referencias constantes y analogías sutiles, que el espectador gozará de adivinar.