miércoles, 9 de abril de 2014

Primeras críticas de 'The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro'


Antes de la tormenta

Hoy se han publicado las primeras críticas del nuevo Spider-Man y aquí nos hacemos ecos de las mismas, las cuales son de todos los colores y sabores. Por líneas generales, una vez más el héroe arácnido sale bien parado.


Leslie Felperin (The Hollywood Reporter): "El argumento se enreda con múltiples villanos, pero principalmente esta entrega tiene más profundidad emocional y resulta más satisfactoria que su predecesora. (...) A decir verdad, ninguna de las variadas subtramas o secuencias de acción, por muy enérgicas que sean, tienen tanto poder como las escenas entre Peter Parker/Spider-Man y Gwen, que como ocurrió en el anterior filme sacan provecho de la química efervescente y palpable entre Garfield y Stone".

Guy Lodge (Variety): "La redundancia sigue siendo un problema, pero esta larguísima secuela superheroica sale adelante gracias a su sonido, furia y la química entre sus estrellas. (...) Se pone énfasis en la necesidad del heroísmo en la sociedad contemporánea causando fuertes reminiscencias del subtexto reaccionario post-11S de los Batman de Christopher Nolan; de hecho, esta es una obra más nolanesca que su ligera y veloz predecesora, incluso en lo referente al estruendoso score de Hans Zimmer".

Simon Reynolds (Digital Spy): "The Amazing Spider-Man 2 se parece más a un calculado ejercicio de arquitectura para la edificación de una franquicia que a un blockbuster individual y cohesionado".

Xan Brooks (The Guardian): "Me gusta que, a pesar del presupuesto de 200 millones de dólares, se mantiene una naturaleza encantadoramente amateur en las habilidades de Spider-Man para combatir el crimen. Es un superhéroe que tiene que ¡r a trabajar con un resfriado. (...) La película de Webb es atrevida y brillante, tiene encanto en abundancia. Se lanza hacia el futuro llevando al público con ella".

Oliver Lyttelton (The Playlist): "La secuela no sólo dobla a la baja lo que no funcionaba en la primera película, sino que también se las apaña para deshacer algunos de los buenos aciertos que había. (...) Es un filme con muchas escenas pero sin estructura, o con muchos eventos pero sin un argumento de verdad. Las anteriores películas de Spider-Man tenían un trayecto singular en su núcleo, incluso cuando las de Sam Raimi estaban en sus peores momentos, pero no queda claro qué es lo que Webb intenta decir aquí. Los múltiples villanos y personajes secundarios no aportan nada que sea temáticamente coherente, más allá de 'lo guays que quedarían estos tíos como juguetes".

Tim Robey (The Telegraph): "Todos sabemos que Spider-Man puede hacer varias cosas a la vez —esos artilugios que lleva en las muñecas sueltan su sustancia pegajosa en todas las direcciones. ¿Pero puede hacerlo su director? Marc Webb, de vuelta tras la anterior entrega, vuelve a mostrarse mucho más cómodo en las relaciones que en los malabares con todos los elementos que se superponen en la historia. En ocasiones, con tantos villanos, todo vira peligrosamente cerca de las problemáticas de Spider-Man 3 de Sam Raimi o El caballero oscuro: La leyenda renace de Christopher Nolan: un caso de demasiados villanos estropeando el plato".