miércoles, 16 de abril de 2014

Crítica The Amazing Spider-Man 2012 | El origen


Recuperamos la crítica de The Amazing Spider-Man 2012

Hace muchos años incluso quizás desde siempre, el comic no fue simplemente un medio donde contar historietas para niños, el comic siempre fue un medio adulto donde contar muy buenas historias. Pero Hollywood una vez más no quería enterarse cuando decidió portar todas estas historias a la gran pantalla, ya que optó por centrarse en el aspecto más fantástico y espectacular de estas historias, olvidando por el camino lo más importante, la narrativa.


Por suerte Marvel decidió apoderarse de sus criaturas y estos si sabían que era lo importante, además para mayor suerte del aficionado Warner se dejó enamorar por el proyecto que Christopher Nolan quería llevar a cabo del héroe murciélago, naciendo así El Caballero Oscuro, segundo film de Nolan sobre Batman que sería la base a seguir a partir de ahora para todo buen film de superhéroes. Una historia seria sobre la que girar diferentes formas de entender un cómic.



Marvel tiene claro todo esto y sabe que director elegir para enfocar cada nueva franquicia, y para la de The Amazing Spiderman ha optado por Marc Webb, autor de una sola película, la independiente (500) días juntos que certifica lo claro que Marvel lo tiene acerca de sus comics, historias, historias e historias y después acción. 
Para empezar Webb ha optado por dos interpretes de renombre y calidad para ser los protagonistas del film, si algo nos dejó claro el éxito de Iron Man es que la fuerza de su actor protagonista es fundamental, por supuesto el actor Andrew Garfield no tiene aún el peso de Robert Downey Jr., pero si que deja patente que estamos ante un gran actor de futuro y porque no de presente. Para la fémina del film se ha optado por otra de las grandes estrellas del nuevo cine, Emma Stone, actriz que ya ha demostrado su valía interpretativa y que tiene el don que solo las grandes estrellas del cine tienen, el de ser querida por la cámara y el por espectador. A estos dos jóvenes actores se unen veteranos como Martin Sheen y Sally Field y actores interesantes como Rhys Ifans, quien borda un magnífico Lagarto.

Por lo tanto en la primera faceta, en la actoral, el film de Webb cumple con soltura, dejando una base muy solida para sus continuacion. A nivel narrativo el film también es interesante, por primera vez en la saga cinematográfica los padres de Parker ocupan una presencia importante, como si el director quisiera hacer olvidar la primera franquicia ideada por Raimi para partir de cero, de hecho el llevar la coletilla "Amazing" ya nos deja ver que estamos ante un Parker diferente al habitual. Además se le ha dado más fuerza a la vida interior del protagonista creando un personaje con un mayor registro de comportamientos, ya no estamos únicamente ante un nerd con inseguridades y miedos sobre su gran responsabilidad, el nuevo Parker es más colorido, más picaro en algunos momentos y más adulto en otros, incluso su relación está vez con Gwen Stacy es mucho menos empalagosa que la anterior con Mary Jane, aquí notamos el dominio que Webb tiene a la hora de contar relaciones de pareja como ya demostró en su magnífica opera prima (500) días juntos. ¿Pero que pasa con la acción y los aspectos técnicos del film?, por mucho buena historia y actores que haya, un film de superhéroes nunca debe olvidar lo que es, para arte y ensayo ya tenemos las filmotecas. Cuando vemos el logo el Marvel queremos espectáculo y diversión como muy bien ha mostrado la última película de Marvel 'Los Vengadores'.



En la primera trilogía se recurrió a Sam Raimi para surealización, un experto en el uso de la cámara en movimiento como ya había demostrado a lo largo de su carrera, por supuesto Raimi no decepcionó en este aspecto, con su experiencia en el uso de las steadycam y el movimiento en general, más las nuevas posibilidades de la infografía y el ordenador, los primeros films de Spider-Man fueron un prodigio en cuanto al dinamismo del héroe por la ciudad se refiere, una cámara subjetiva era capaz de introducirnos entre rascacielos y calles como si de un film en 3D se tratase. Pues bien, Marc Webb no huye de esto y consigue escenas igual de emocionantes e impresionantes que las queconsiguió Raimi a lo largo de sus tres films. Pero al igual que los anteriores films sigue pecando del uso de los ordenador para poder conseguir esta espectacularidad y dinamismo, por mucho que nos pese, el ordenador sigue dejándonos imágenes irreales excepto cuando de Cameron se trata.


Por lo tanto finalizamos recomendando un nuevo gran film de Marvel y una buena resurrección de la franquicia, la cual pinta mucho mejor que la primera, como este primer film demuestra.