lunes, 3 de marzo de 2014

Ganadores Oscar 2014: 12 años de esclavitud 3 (mejor película) | Gravity 7 (mejor director)



Gravity 7 y 12 años de esclavitud 3

Ya tenemos a los vencedores de la 86ª edición de los Oscar, los cuales pasamos a destacar:


  • 12 años de esclavitud 3 Oscar


  • Mejor película: 12 años de esclavitud
  • Mejor actriz: Lupita Nyong’o
  • mejor guión adaptado: 12 años de esclavitud


Puntuación: 8.0

Cada temporada cinematográfica ofrece un numero de películas gestadas para acaparar todos los premios del planeta cine. Hay años donde el número de films es alto y la competencia feroz; hay años donde la cosa va menos cargada y los premios se terminan repartiendo; hay años donde surge una sorpresa que deja atónita la platea; y hay años donde desde un principio queda claro que hay una película nacida para arrasar, para no tener competencia ni sorpresas, un film estrella que quedará en el recuerdo del público, de los jurados y del libro Guinness.
Y eso es lo que ha ocurrido este año con 12 años de esclavitud, que tenemos un film que a 5 meses de la entrega de los Oscars, nos permite sin miedo a equivocarnos, publicar un titular dándola como vencedora.



Había muchas expectativas puestas en el nuevo título de Steve McQueen. Tras "Hunger" y "Shame" este director estaba bajo la lupa del cinéfilo más exigente y no ha defraudado a ninguno.

Estamos ante una historia basada en hechos reales que una vez más vuelve a mostrarnos el lado más oscuro y vergonzoso del ser humano, como ya va siendo habitual, McQueen explora una vez más aquéllo que no nos gusta ver ni sentir, aquello que nos produce rechazo, aquello que nos gustaría ocultar para siempre.






Por tercera vez consecutiva el director consigue que salgamos de la sala con un nudo en el estómago gracias a un relato crudo y brutal. No duda en mostrar la maldad sin maniqueísmos, sin tapujo ni vergüenza y aunque Michael Fassbender vuelve a demostrar ser el actor fetiche de McQueen, es Chiwetel Ejiofor el actor protagonista indiscutible. Magistral desde cualquier punto de vista, su rostro construye una perfecta mirada triste y perdida a causa de la impotencia y de la triste lucha por la supervivencia. Brad Pitt productor del film, se reserva un personaje crucial, Benedict Cumberbatch y Paul Giamatti completan un elenco secundario de lujo y Lupita Nyong'o se convierte en la revelación que todo gran film debe tener.



Por eso aunque muchos vean esto exagerado, esta historia ambientada en el Louisiana de 1850, nos recuerda a obras míticas como Lo que el viento se llevó o Los mejores años de nuestra vida, haciendo de la épica igual que estas, su mayor arma de recepción, introduciéndose sin oposición en tus sentidos y dejando dentro de ti un poso de rabia e impotencia. Aunque por desgracia, en la mayoría de casos se desvanezca ante el primer escaparate de una tienda de moda.




Centrándonos en la autoría de McQueen, veíamos que tanto en Hunger (2008) como en Shame (2011), se apreciaba un estilo seco y realista, donde únicamente la imagen y su detalle cobraba importancia vital, para mostrar de este modo una visión clara y concisa del drama humano representado por el protagonista, un excelente Michael Fassbender. Veíamos así que en Hunger, este protagonista presentaba a un hombre destrozado físicamente y que en Shame, este hombre conseguía escapar de su prisión física para adentrarse en la psicológica. En cambio en 12 años de esclavitud, ese personaje parece cambiar sus penurias y su rol, transformando así sus penas anteriores en tiranía, odio y venganza, y de este modo esclavizar para no ser esclavizado.

Pero si como hemos dicho en el inicio del párrafo anterior, McQueen mostraba dos obras iniciales totalmente sobrias, austeras y centradas únicamente en su imagen, ahora el director demuestra el dominio total en todos los apartados del film, mostrando al mundo que es ya uno de los grandes nombres del cine actual. Como ejemplo a esto basta con mencionar el genial uso del sonido que acompaña esos sangrientos primeros planos, en los cuales afecta más los quejidos y lloros de las víctimas, sus lágrimas cayendo al suelo o el sonido de los latigazos y la carne, que la propia crudeza de las imágenes. Y por supuesto mencionar también, que por primera vez en la obra del director, la banda sonora (Hans Zimmer), es un recurso más para vender el terrible drama humano contado.





Por tanto sólo queda decir que sin duda estamos ante la película del año, quizás no la mejor, pero si la mejor construida para arrasar en los grandes certámenes de cine. Si tras varios años de Oscars no recuerdas un film ganador que se te haya quedado grabado, ya lo tienes aquí, ya que 12 años de esclavitud tiene madera de clásico, quizás el clásico mas desgarrador de la historia moderna.








Mexicana de nacimiento pero criada en Kenia y Estados Unidos, Lupita Nyong’o es una de las actrices exóticas con más futuro de la actualidad. De momento suenan rumores de Óscar por su papel en ’12 años de esclavitud', film de moda en estos momentos.



Además Lupita Nyong’o es la hija del político y ex ministro keniata Peter Anyang’ Nyong’o y prima de una de las mujeres con más poder en África según Forbes: Isis Nyong’o, vicepresidenta y directora general del área de InMobi en África (la empresa más importante del mundo en anuncios para móviles).

Con estudios en prestigiosos centros, como el Hampshire College y en Yale, Lupita Nyong’o se formó rodeada del ambiente más exclusivo. La interpretación es su pasión y después de actuar en la serie keniata ‘Shuga’, terminar su formación en Yale le llegó la oportunidad de interpretar a Patsey en ’12 años de esclavitud’, del director Steve McQueen.



BIOGRAFÍA Y FILMOGRAFÍA

Nyong'o nació en la Ciudad de México, México en 1983. Su padre como ya hemos dicho es el político Peter Anyang 'Nyong'o, ex ministro keniano de Servicios Médicos.

Nyong'o asistió a la universidad en los Estados Unidos. Después de graduarse por la Universidad de Hampshire con un grado en estudios de cine y teatro, trabajó en el equipo de producción de películas como el Jardinero fiel de Fernando Meirelles o El buen nombre. Protagonizó el cortometraje East River en 2008 dirigido por Marc Gray. Regresó a Kenia en 2008 y protagonizó la serie de televisión Shuga. En 2009 escribió, dirigió y produjo el documental 'En mis genes', sobre el tratamiento de la población albina de Kenia.

Posteriormente se matriculó en el programa de actuación de la Escuela de Teatro de Yale, allí apareció en numerosas producciones teatrales, incluyendo Gertrude Stein, Doctor Faustus, Tío Vania de Chéjov y La fierecilla domada y El cuento de invierno de Shakespeare.

12 años un esclavitud es su gran trabajo hasta ahora, y la fama y los premios parecen empezar a sonar en su puerta. Non-Stop junto a Liam Neeson es su próxima parada.


  • Gravity 7 Oscar
  • Mejor director: Alfonso Cuaron
  • Mejores efectos visuales: Gravity
  • Mejor fotografía: 
  • Mejor Montaje:
  • Mejor banda sonora:
  • Mejor sonido:
  • mejor mezcla de sonido:


Puntuación: 7.5

He esperado unas cuantas semanas para poder hablar de un film que me ha dejado más frío que un témpano de hielo, a pesar de que la mayoría de críticos y no tanto el público les parece una obra llena de humanidad. Alfonso Cuarón es un director como la copa de un pino, pero en mi fuero interno ya lo contó todo con Hijos de los hombres (2006), film infravalorado se mire por donde se mire, que se ha hecho un hueco hoy gracias al boca-oreja.






Pero el efecto de Gravity es comparable al de Lo imposible, de hecho, su argumento es prácticamente parecido salvo puntualidades obvias como es la localización de la trama, es decir, tan pronto nos sorprende por su despliegue técnico como nos deja fríos por un fondo argumental más vacuo de lo normal. Y eso que alabo la sencillez, pero no la sencillez de un guión escrito en servilleta de papel. 
Crítica de GRAVITY. Alfonso Cuarón. 2013



Alfonso y su hermano intentan trasladar la sensación de ser astronauta en el espacio. Bien, perfecto. De hecho, nada más empezar la cinta nos pone en situación con una explicación nada sesuda, más propia de infantes que no han tocado un libro de Conocimiento del Medio y que creen que estar ''ahí fuera'' sólo requiere ser un borrachuzo perforador como Steve Buscemi en Armageddon (y alabo este film como lo que es, una meada fuera de tiesto). Todo parece convincente en sus primeros minutos, y creemos que estamos ante una obra pausada, sci-fi pura y dura, que intenta explorar otros campos. Pero todo se trastoca en cuestión de segundos. A día de hoy tengo claro que cualquier blockbuster que se precie va a tirar de destrucciones masivas, explosiones, olas gigantes, y demás. Roland Emmerich ha creado una escuela y nadie le reconoce como autor, eso llevo meditándolo desde hace relativamente poco tiempo. Aquí, ''la ola'' (en alusión clara a Lo imposible) es una vorágine de escombros que arrasa estaciones y satélites a su paso. De la sci-fi cambiamos al drama en cuestión de minutos, y el film se salta la lógica interna propuesta en sus primeros compases hasta conseguir pasarse por el forro todas las leyes de la física posibles en el resto del metraje. 
gravity-pelicula-foto-7



Si observamos con cautela el film, alejados del hype, de los efectismos, del adelanto técnico, del inmenso 3D, es una película de segunda o tercera categoría, pues la fuerza del drama no da para más allá de quince minutos. Esto lo resuelven sus directores/guionistas alargando el chicle hasta la extenuación, y como he dicho, saltándose toda lógica interna posible, situando deus ex machina en determinados puntos (bastante sonrojantes) cuando el personaje interpretado por la muñeca de botox que es Sandra Bullock (que lleva la batuta en solitario con un anecdótico George Clooney) alcanza diversos climaxs. ¿Cómo es posible que el Hubble, la estación espacial internacional y la Tiangong 1 estén prácticamente casi una al lado de la otra como los bares de Sevilla? Ni una elipsis salva esto. Gravity te hace flotar, entretiene, su poderío técnico y sonoro es envidiable (esos planos secuencias que van hasta subjetivos son la caña), tiene una duración ajustada, pero cuando acabas por verla, tocas el suelo, y entonces te das cuenta que tal entraste en la sala, has salido de ella como si de una atracción de feria se tratase, corre el riesgo de olvidarse en los posteriores minutos. Y esa es una idea que a todo cineasta le recorre la médula espinal y le hace entrar en pánico. ¿Se hablará de Gravity dentro de unos años? ¿O pasará como ahora, que tras dos semanas ya nadie la recuerda?

Si quieren algo de humanismo, les aconsejo Sunshine (2007) de Danny Boyle. Quizás les sorprenda.


  • Mejor actor: Matthew McConaughey 
  • Mejor actriz: Cate Blanchett 
  • Mejor guión original: Her 
  • Mejor película de animación: Frozen

  • Mejor película extranjera: La grande Bellezza 
Sin duda que el erótico o los tintes de erotismo estén presentes en los films más importantes del año, es siempre gozo de nuestra devoción, por eso estamos tan contentos con el film 'La Grande Bellezza' de Paolo Sorrentino, quien con su retrato de la decadencia de la alta burguesía y su canto a la belleza de la ciudad de Roma, nos deja algunos de los momentos más picantes vividos en el festival. Este film es una reinterpretación de La Dolce Vita pero en la Roma contemporánea, y ya está disponible en nuestras salas cinematográficas.






La película recoge lo mejor de los maestros italianos, como Antonioni y Fellini, junto con una libertad de una cámara propia de Lubezki en sus participaciones con Terence Malick. Destacar la presencia en pantalla de la actriz italiana Sabrina Ferilli, una desconocida por estos lares, pero un mito del destape por las península Itálica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada