sábado, 4 de octubre de 2014

Crítica Under the Skin (Bajo la piel) | La película del desnudo de Scarlett Johansson | Sitges 2014


Puntuación: 8.5

Jonathan Glazer no ha sido el cineasta más prolífico de los últimos 15 años. En 2000 nos ofreció la película surrealista de gangsters Sexy Beast, en 2004 la profundamente inquietante Birth y pare usted de contar. Esta ausencia de films lo único que garantiza es que Blazer solamente trabaja cuando tiene algo interesante que contar, como es el caso de hoy, donde el director nos habla sobre la compasión, el mal, la comprensión y ante todo, sobre lo que significa ser humano.

Basado en la novela de Michael Faber del mismo nombre, Under the Skin (2000) fusiona la road movie con la ciencia ficción, arrancando de manera inquietante al mostrar a una hermosa mujer enterrada justo cuando una criatura alienígena toma poco a poco su forma humana. 
Vemos un ojo en desarrollo y escuchamos los primeros sonidos del lenguaje. La encantadora e inquietante Laura se está gestando y lo confirma al derramar una lágrima antes de entrar en contacto con nuestro mundo.
A continuación Laura camina por las calles de Glasgow donde sonríe, coquetea y pide a los hombres que se "unan" a ella. No sabemos que está buscando, sólo sabemos que el film toma un giro hacia a lo erótico. Pero no, la excitación no es la intención de la película de Glazer y esto se demuestra con una secuencia impresionante que no vamos a desvelar y que es tan hermosa como alarmante.



En este momento todos los años apostillados delante de una pantalla parecen no haber servido de nada, el espectador se siente perdido de igual forma que lo aparenta Laura, hasta que de repente, parece que vemos algo de luz.
El extraño film aparenta mostrar sus cartas, sabemos que la ambigüedad, la confusión y el surrealismo forman parte del juego de su director. Nos damos cuenta que el film nunca deja claro por donde quiere ir, por lo que nunca muestra que está realmente pasando en escena. Y es así como se nos enciende la llama y nos damos cuenta que no hemos sabido enfocar el asunto, ya que Blazer no está hablando sobre  "lo que hace" Laura, si no más bien sobre "lo que le afecta".



Con este nuevo enfoque o premisa todo cambia, la cinta da un giro y la amenaza inicial que representaba la fémina pasa a segundo plano para hacer evidente que ahora pasa a ser víctima, ya que su único propósito es entender a la complicada raza humana. Un entendimiento visto desde más allá de las estrellas.

Así poco a poco vemos como la carencia inicial de comprensión y empatía cambia por la bondad y la compasión, lo que debemos entender cómo el proceso de humanización que Laura adquiere al pertenecer a uno de nosotros.
Lo curioso es que para todo esto Glazer no hace uso apenas de la palabra, si no que deja a la imagen contar el complejo entramado narrativo, algo que deja claro la virtudes de su cineasta.
Glazer se adueña de la sala y logra contar un cuento oscuro y mágico, uno que está lleno de secuencias lentas e hipnóticas que están salpicados de imágenes crudas y chocante que aceleran el pulso y blanquean nuestros nudillos por la fuerza de la tensión.
De hecho, es difícil imaginar una escena más tensa y angustiosa que la que remata en una playa de Escocia donde lo inocuo se convierte en trágico en un abrir y cerrar de ojos.



El Sonido y los punteos inquietantes y angustiosos de Mica Levi hacen que el film se sienta como un proceso febril. Y Scarlett Johansson abandona la apatía habitual de su trabajo Marvel, para ofrecer una perfecta encarnación como Laura. Sus ojos enormemente expresivos se ponen a buen uso y muchas veces nos lo dicen todo sin la necesidad de la palabra. Además hay momentos en que la película arroja preguntas que simplemente no está dispuesto a responder, lo que enardece aún más la naturaleza ambigua de la propuesta.

Todo esto hace de Under the skin la película de ciencia ficción de la década y sólo nos deja el mal sabor de boca de saber, que su director estará otra década más buscando algo que contar.