domingo, 2 de marzo de 2014

Crítica El Lobo de Wall Street | Gran perdedora Oscar 2014


Puntuación: 8.0

Hoy nos llega el El Lobo de Wall Street, la nueva película del tándem Scorsese-DiCaprio que tras 180 minutos de comedia hilarante, nos deja claro que tanto el actor de Titanic como el director de Uno de los nuestros, son lo mejor de lo que puede presumir el cine actual norteamericano.


El Lobo de Wall Street nos presenta un proyecto que introduce de nuevo a Scorsese en un género que no tocaba desde 'Jo, Qué Noche'. Esta comedia exagerada e hilarante adoctrinada bajo una moraleja social, nos presenta la historia de Jordan Belfort, agente de bolsa cuyas habilidades para el negocio acaban convirtiéndole en proverbial emperador de los mercados, situado por encima de la ley y de cualquier tipo de atadura moral. Mostrándonos así a un hedonista, vividor, ninfómano, drogadicto y triunfador, totalmente opuesto al personaje creado por Griffin Dune en la citada Jo, Qué noche.

Aunque Scorsese muestra a un Jordan Belfort como un monstruo contemporáneo capaz de existir gracias al funcionamiento de nuestra sociedad, la película no deja nunca la comedia como objetivo principal, con lo que si uno busca un producto denuncia de la situación actual, El lobo de Wall Street no es la mejor oferta para esto, El lobo de Wall Street tiene únicamente como objetivo entretener al público con una idea inteligente y de calidad.



Si rascamos un poco más allá, podemos ver a este Lobo como una continuación directa, cómica y exagerada de Uno de los Nuestros y Casino, convirtiéndose así en el último capítulo de una trilogía sobre el crimen y la hipérbole, y donde una vez más las víctimas, que rara vez aparecen en escena, pasan a ser un elemento de trato secundario, dando todo el protagonismo a los verdugos y sus excesos.
Pero por fortuna, aunque el conjunto podría resultar antipático y desagradable viviendo los tiempos que vivimos, la calidad y la pasión de sus autores consiguen que nos enamoremos de un personaje y un tema tan repulsivo y obsceno para esta engañada y violentada sociedad actual.

Sobre DiCaprio y su personaje de Belfort, decir que a sus 40 años, el actor ha conseguido entender a la perfección no solo el personaje, sino el contexto en el que funciona, adaptándose a la propuesta del director por exagerada que sea, sin dudas y sin temores, demostrando así su madurez y su perfecta simbiosis con el director de Malas calles.
El resto del reparto no esta muy lejos del soberbio trabajo del protagonista, ya que Matthew McConaughey nos brinda otro personaje genial, al igual que Jonah Hill. Y Margot Robbie realiza una interpretación que tardaremos mucho en volver a verle.



Por eso sin más, recomendamos encarecidamente que asistáis a este soberbio film que nos trae lo mejor de la historia de su director, el cual nos muestra sin apenas despeinarse, la mejor comedia estrenada en los últimos años, y donde vemos como el talento innato de este genio le permite hacer cosas que otros necesitan de un esfuerzo supremo para conseguirlo. 
Así que ya sabéis quizás en el momento actual no se le de la importancia adecuada a esta dupla de Scorsese-DiCaprio, pero con el paso de los años, lo que hoy vemos como normal, será leyenda en la historia de nuestro querido 7° arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada