lunes, 30 de diciembre de 2013

Crítica A propósito de Llewyn Davis de los hermanos Coen


Estrenos de la semana

Ya están aquí, los Coen regresan y como siempre debe ser tomado como un gran acontecimiento fílmico.
Aún fuera de las últimas listas de las películas más aclamadas del año (aunque no del palmarés de Cannes), esta pequeña obra ambienta en las escena musical folk, debe ser tomada como uno de los trabajos más importantes de este 2013. 

  • Puntuación: 7.5


Con actores como Oscar Isaac, Carey Mulligan, Justin Timberlake, Garrett Hedlund y como no, John Goodman una vez más. Esta pequeña pieza sobre la vida y las dificultades de un pequeño artista en la década de los 60, es una oda a la ambientación, los micromundos y como suele ser habitual en el cine de estos hermanos, al viaje de regreso a Ítaca del navegante Ulises.


El film no narra un periplo externo como metáfora de un viaje interior  aquí, el antihéroe Llewyn Davis se limita a sufrir a base de desdichas cotidianas y dar vueltas sobre sí mismo y su propia apatía vital. Recuerda en ocasiones y en su tono catastrófico a Fargo, con un deambular continuo de secundarios estrambóticos, pero sobre todo nos recuerda a Barton Fink en la reivindicación del fracaso como compañero habitual del artista puro.
Una vez más los grandes diálogos (más irónicos que afilados), se adueñan de la función, a la que por supuesto acompaña una estupenda puesta en escena y unas geniales interpretaciones como la del protagonista Oscar Isaac o los secundarios Justin Timberlake y Carey Mulligan.

Destacar además la fotografía conseguida por el camarógrafo Bruno Delbonnel, el cual consigue unas texturas no vistas en el cine hasta ahora. A base de difuminados, desenfoques y una corta paleta de colores, la película nos recuerda para que os hagáis una idea, a los famoso filtros de la aplicación Instagram, aunque eso sí, con la calidad técnica y simbólica que una obra de los hermanos Coen debe tener.

Por lo tanto estamos ante uno de los mejores trabajos de los Coen de los últimos años, una película no épica que pasará rápidamente al cajón de los grandes films olvidados, pero que siempre que volvamos a revisitarla hayaremos un clásico moderno con un estilo único e imposible de imitar.

A propósito de Llewyn Davis describe una semana en la vida de un joven cantante de música folk mientras recorre la escena musical del Greenwich Village de 1961. Llewyn Davis (Oscar Isaac) ha llegado a una encrucijada. Se enfrenta a un despiadado invierno neoyorquino con la guitarra a cuestas para abrirse camino como músico mientras intenta superar tremendos obstáculos, algunos creados por él mismo. Sobreviviendo gracias a la generosidad de amigos y extraños, y trabajando donde puede, las desventuras de Llewyn le llevan desde los cafés del Village hasta un club vacío en Chicago – en una odisea con la esperanza de realizar una prueba para el magnate de la música Bud Grossman – y de vuelta...

Crítica A propósito de Llewyn Davis de los hermanos Coen

Crítica A propósito de Llewyn Davis de los hermanos Coen

Crítica A propósito de Llewyn Davis de los hermanos Coen

Crítica A propósito de Llewyn Davis de los hermanos Coen

Crítica A propósito de Llewyn Davis de los hermanos Coen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada