miércoles, 7 de octubre de 2015

Crítica retrospectiva Jungla de Cristal la saga | Mejor cine de acción | Alerta Roja, La Venganza, Jungla 4.0, Un buen día para morir, Hostage

Todo sobre la saga Jungla de Cristal


Jungla de Cristal 3 se emite esta noche en televisión y para muchos abuelitos es un gran acontecimiento que les hace recordar el cine de su adolescencia. Ahora que estamos en 'El Renacimiento' del cine de acción, con Schwarzenegger intentándolo y Stallone en pleno éxito, pues que mejor que hoy ver al héroe más canalla de la historia, al gran John McClane.


En el artículo "Orígenes del cine de acción" hacíamos una reflexión sobre cuáles eran las características que definieron el género. Tal como comentábamos, no en todo el cine de acción encontrábamos dichas características...


 Crítica Jungla de Cristal de John McTiernan
De hecho, había muchos ejemplos como las entregas de Alien, que siendo cine de acción no cumplían con la mayoría de los requisitos, aunque sí los más importantes. Pues bien, de las grandes cintas de cine de acción hoy vamos a hablar de la que sin duda es la más pura de todas ellas, ya que contiene todos y cada uno de estos requisitos y además de forma sobresaliente.


Si la película que podemos considerar como pionera del llamado cine de acción fue Acorralado (1982), la que verdaderamente define el género al 100% es esta maravilla de 1988 que vamos a tratar hoy.

Jungla de cristal se puede considerar la cumbre del género, quizás no sea la mejor, pero sí que es la que mejor define el género. Posee todas las características del género y además en todas consigue una nota excelente.
Por ejemplo, en la producción tenemos a Joel Silver, tras la cámara a John McTiernan, Bruce Willis era el protagonista, Michael Kamen ponía el score y Jan de Bont la fotografía. Los cinco nombres claves del cine de los 80. La trama sucedía en Los Ángeles en 1988, narraba el secuestro de un edificio y sus ocupantes a manos de unos supuestos terroristas, que finalmente resultaban ser unos simples ladrones.
Las escenas de acción eran uno de los leitmotiv del film y los tiroteos, peleas, tanques, helicópteros, etc. eran rodados con un mimo y detalle pocas veces visto hasta la fecha.
Y, por supuesto, fue el inicio de una larga franquicia que todavía sigue en activo con un quinto capítulo a punto de estrenarse.


Crítica Jungla de Cristal de John McTiernan
Para finalizar nos Detendremos en el héroe, ese héroe nacido con el género en los 80. Si hay algún héroe que concentra todas las virtudes que caracterizó a este tipo de personajes, es también sin dudarlo John McClane. Esposo separado con problemas familiares y laborales, prácticamente solo durante todo el metraje, duro, autosuficiente y, sobre todo, socarrón si algún personaje supo asimilar las one liners o coletillas graciosas hasta hacerlas suyas y dominarlas en vez de ser dominado por ellas ese era John McClane, bajo la interpretación de Bruce Willis. por cierto, tampoco faltaba el actor de color que acompañaba a nuestro héroe esta vez desde la distancia y de un modo más secundario.


Una vez nombrados los aspectos que convierten a Jungla de Cristal en el título de referencia, comentaremos brevemente algunos aspectos de la producción.

Producción: Sencillamente genial, si McTiernan se quejaba un año antes de las dificultades presupuestarias que sufrió para llevar a cabo su Predator, esta vez no pudo decir lo mismo. Joel Silver puso a su disposición lo que pidió y más: tanques, carísimas tomas con helicópteros en medio de la ciudad, un edificio solemne como el Nakatomi, buenos actores y un equipo técnico y artístico al que no se le puede hacer ningún reproche.

McTiernan: Sorprendió a medio mundo con Depredador, su genial trabajo anterior, y en Jungla continuó con ese estado de gracia que tuvo durante finales de los 80 con un dinamismo absoluto en la narración, con una gran imaginativa en el rodaje de escenas de acción, consiguiendo que los dos actores principales dieran lo mejor de sí y dejando su pequeño toque personal como los desenfoques en profundidad de campo, o los planos cerrados sobre el rostro y la mirada de los personajes, con estos detalles y el sólido guión que Stuart y Souza le dejaron, McTiernan consiguió una de las mejores cintas de acción jamás rodadas.


Música: Nada se le puede reprochar a Michael Kamen quien, tras dejar su sello en Arma letal, hizo lo propio pero mejorado. La música suena en los momentos precisos y la mezcla de orquestación con pequeños toques electrónicos marcó la tendencia a seguir en la mayoría de productos venideros.

Fotografía: Jan de Bont, que posteriormente pasaría a la dirección dejándonos otro gran producto de acción catastrófico llamado Twister, fue el encargado de fotografiar el film. Jugando con los azules tan de moda en esos momentos gracias a James Cameron pero, sobre todo, con los colores metalizados a base de blancos, negros y grises convertidos en plata consiguió recrear a la perfección ese estado de agonía y opresión que el Nakatomi deja sobre los protagonistas y el espectador.

Aspectos técnicos: Sobresalientes también, tanto los efectos visuales nominados al Oscar como los efectos sonoros, armas, helicópteros, cristales, escaleras. Todo suena con una contundencia sobresaliente para ser el año 88. Siempre recordaremos el plano secuencia de Alan Rickman cayendo del Nakatomi, o el sonido de los pies descalzos de McClane bajando y subiendo las escaleras de emergencia.

Nakatomi plaza: Un personaje más, mostrado como un puntal tecnológico de finales de los 80. La creación del Nakatomi es impresionante, sus grandes salones, ascensores, escaleras de seguridad, los conductos de ventilación, el parking, el hall, las azoteas, todo esto se retrata casi como un ente vivo, en todo esto tuvo mucho que ver la visión de Mc Tiernan y la fotografía de De Bont, Mc Tiernan venía de filmar en la selva su Depredador, y quiso mostrarnos otra especie de jungla pero metálica y vertical en lugar de horizontal, y vamos si lo consiguió, el Nakatomi forma ya parte del recuerdo de toda una generación.

Versión española: Hay dos cosas que hay que agradecer a la versión española. La primera es el título, Jungla de Cristal, sin duda el cristal está tratado de una forma especial, el momento en que Bruce Willis colgado de una manguera de bomberos golpea con los pies ensangrentados las vidrieras del Nakatomi y posteriormente, con un desenfoque típico de McTiernan, vemos como lo acribilla a balazos es uno de los ejemplos de la importancia qu eluce este elemento en toda la película. Este tratamiento del cristal junto con la arquitectura laberíntica e inaccesible del edificio hacen que en España este film reciba el mejor título posible de todos los que tuvo. En segundo lugar, debemos agradecer el doblaje que tuvo Bruce Willis a manos de Ramón Langa. Personalmente odio los doblajes, soy de los que opinan que el cine hay que verlo en Versión Original porque la voz en directo de un actor es irremplazable, pero como excepción debo nombrar el trabajo de Ramón Langa para la versión española. Ramón consigue gracias a su magistral interpretación vocal, mejorar la personalidad canalla e irónica de McClane, hasta el punto en que disfrutar del McClane original de Willis le hace perder un pequeño ápice de personalidad.


CINE DE ACCIÓN: Crítica Jungla de Cristal de John McTiernan


SECUELAS

Para finalizar hablaremos un poco de las continuaciones de la franquicia. Dos años después, Jungla de cristal recibió una secuela a manos de Renny Harlin llamada Jungla de Cristal 2: Alerta Roja. En ella empezaba ya a verse detalles de la caricaturización que el género iría sufriendo paulatinamente, como se ve en escenas como en la que McClane es autopropulsado de la cabina de un avión. En ella vemos un plano homónimo a la caída final de Alan Rickman en Jungla 1, esta vez Willis, que en lugar de caer, sube hacia la cámara, es perseguido a 50 metros de altura por una terrible explosión metida a base de un deplorable fotomontaje, en ese momento escuchamos a Bruce Willis gritar antes de empezar a caer: "¡¡¡Ay ay ay todavía no!!!", cualquier momento de tensión o preocupación desaparece para el espectador cuando vemos que el propio protagonista se toma a broma la escena.

En la tercera parte Jungla de Cristal 3: La Venganza, pasó de ser buen cine de acción a "estupidez directamente". En Jungla 3 se presagiaba lo mejor; el género tomaba una vertiente buddy movies con Samuel L. Jackson como parternaire de color y McTiernan volvía a hacerse con la dirección. Sin embargo el resultado no fue el esperado; otra vez Willis volvia a ser disparado por los aires, esta vez sobre un escape de agua, ahora ya no solo gritaba de forma paródica sino que hasta ponía cara de imbécil. La parodia se había apoderado del género y de la franquicia.


Jungla 4.0. Muchos años después, McClane volvía para intentar modernizar la franquicia, volvía a tener un compañero de acción para agilizar los diálogos, y para suerte del personal elegían a Les Wiseman para dirigir el proyecto. Este venía de dirigir las dos primeras partes de Underworld, unas de las pocas películas de acción actuales que gozaban de calidad; Wiseman había demostrado de sobra que su forma de dirigir acción no pertenecía a la nueva hornada, sabía que la acción no se rueda a base de montaje sino de planificación pero, para desgracia del personal otra vez más, unos excesos en el guión y un desarrollo de las secuencias de acción que se escapaban a la lógica volvían a destrozar otra secuela más.

La jungla 5: Un buen día para morir. Y los productores seguían empeñados en no recuperar la esencia del héroe original. El compañero de acción se confirmaba como un obligado y una seña de identidad robada a su hermana Arma Letal. Esta vez el compañero era su propio hijo no sabemos si con la idea de iniciar un reboot con este como nuevo McClane. Pero la incorporación de Jai Courtney como hijo fue un fracaso y Courtney perdía la opción de continuar la saga (hace unos meses le ocurría lo mismo con la franquicia de Terminator donde el actor interpretaba al nuevo Kyle y ha sido paralizada)
El caso es que esta quinta parte se convierte en la peor hasta el momento y viendo como va el descenso no sabemos si queremos que quede aquí la cosa.

El hijo bastardo. Por suerte, Jungla tiene una continuación bastarda no homologada como saga pero que realmente es la única verdadera secuela que el título debería tener. Hablamos de Hostage, una cinta dirigida por Florent Emilio Siri, donde Bruce Willis vuelve como John, bueno como Jeff, viejo policía de Los Ángeles ya apartado de la primera linea de fuego.
En la actualidad es el sherif de un pequeño pueblo, y ahí es donde se produce el secuestro de un grupo de rehenes en un nuevo mini Nakatomi. Esta vez, Willis no se encuentra dentro sino fuera, pero al igual que en Jungla hará todo lo posible para salvar a los rehenes de sus secuestradores. Una edificación de máxima tecnología, tanquetas , cristales, una fotografía metálica, el FBI poniendo problemas y miles de momentos más que harán que pensemos que estamos ante la verdadera secuela de Jungla de cristal.

A continuación vamos a poner unos fotogramas comparando la original Jungla de Cristal con Hostage, para ver como la arquitectura, el diseño y algunas de las situaciones están directamente sacadas del film de McTiernan.


Jungla de Cristal

Hostage

Jungla de Cristal

Hostage

Jungla de Cristal

Hostage

Jungla de Cristal

Hostage



Escenas de Jungla de Crsital


Aquí ponemos punto y final al pequeño repaso de este genial film. Queda mucho que decir, pero con esto sobra para que las viejas generaciones recuerden grandes momentos y que las nuevas, esperemos, vayan corriendo a comprarse el primer episodio de la saga y así poder disfrutar del mejor cine de acción que se ha rodado hasta el momento.


ESCENA CLAVE

Esta es una de las secuencias claves de Jungla de Cristal...

... y una de las más importantes del todo el cine de acción...

...rodada practicamente en plano secuencia...

... y siendo el propio Willis el autor de rodar la escena, podemos sentir la emoción gracias
al primer plano del protagonista...

... McTiernan y su uso del desenfoque...

... se encargan de rematar la escena, sin duda uno de los momentos míticos...

... de la historia del cine. Jungla de Cristal