lunes, 9 de septiembre de 2013

Crítica Tú eres el siguiente




El slasher es un género que tiene algo especial, al menos para cierto sector del público. Desde los inicios de este tipo de films hemos visto cantidad de obras más que interesantes. El slasher debe ser entendido como una variante del terror, y tiene tal solera ya en el cine que goza de muchas ramificaciones o estilos que terminan aportando una gran variedad de propuestas y convirtiéndose en un subgénero más que completo. El giallo italiano, el gore más salvaje, el slasher puro, el fantástico y otras diversas modalidades han animado las plateas durante décadas.


Como es normal el abuso y reiteración de ideas y la poca calidad técnica de muchas de estas cintas han llevado a este subgénero al cubo de los desperdicios filmicos, pero por suerte con 'Tú eres el siguiente' esto cambia, ya que estamos ante unas de las propuestas más interesante en años.

Adam Wingard es el encargado de la dirección y el montaje de esta cinta tan atípica que asombra gracias a la magistral materialización del fantástico guión de Simon Barret. V/H/S o The ABCs of Death, son propuestas posteriores nacidas bajo esta colaboración, y ambas son recomendaciones desde ya.
'Tú eres el siguiente' mete en una coctelera todos los ingredientes conocidos (y aborrecidos por cansancio) del terror y del slasher pero, y de ahí su grandeza y sorpresa, rebosa una frescura tal, gracias a la vuelta de tuerca de guión, que lo que parecía una película más, termina por convertirse en un cult movie nuevo.



"Looking for the Magic" versionada por el grupo bilbaíno Mind the Gap, abre los primeros compases del film, ahí nos damos cuenta que el hombre que hay tras la cámara no es un joven más con ganas de asustarnos, en las imágenes y en el montaje de Wingard vemos destellos de una joven promesa.
Tres inquietantes personajes ataviados con máscaras de animal, matan con gran crueldad a una pareja... ¿Quiénes son? ¿Qué quieren? Estas son las cartas de presentación que el director sabe dosificar para llevarnos a su terreno y así poco a poco ir abriendo la caja de los recursos del género para realizar un pastiche genial que lo homenajee, pero que al mismo tiempo nos deje retazos de aire fresco y creatividad.

El film por supuesto no se olvida de los personajes y nos muestra un drama familia en el que veremos cómo las relaciones familiares no son precisamente una balsa de aceite. Crispian, es un acomplejado profesor de universidad al que Drake, el segundo de los hijos, humilla constantemente. Felix, el tercero, parece como indiferente y apartado de todos. Para finalizar la familia tenemos a Aimee, la hija, que se muestra como la única capaz de unir a este disgregado conjunto. En el otro lado tenemos a las parejas sentimentales de estos, donde por supuesto es Erin la protagonista principal no solo de estos, sino de todo el film.



Los actores también cumplen con su rol, aunque por supuesto si alguien destaca es Sharni Vinson como Erin. El resto cumplen con su labor que ya es suficiente. En definitiva, se trata de una película imprescindible para los amantes del género que contiene todos los ingredientes para hacernos pasar un rato fabuloso: miedo, suspense, tensión, acción y un pequeño toque gore. Que más se puede pedir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada