sábado, 11 de mayo de 2013

The walking dead | Crítica y estudio de obra final



AMC dio las riendas y los dólares a Frank Darabont para adaptar las exitosas historietas gráficas de Robert Kirkman y una vez más la linea entre cine y series parece no existir.
El resultado es uno de los grandes éxitos del momento, aunque porqué no decirlo, con sus altos y sus bajos. El primer episodio sorprendió al planeta, contaba con Frank Darabont como dueño total de la función, la serie daba muestras de calidad a cada segundo y el final dejaba al espectador con la boca abierta y deseoso de ver su continuación. Pero aquí surgía el problema, la serie perdía fuelle a partir de su piloto, no sabemos si por las aireadas disputas entre Darabont y la productora, o porque el elenco de guionistas no era el adecuado, o por la propia falta de sorpresa inicial o incluso por la poca personalidad de algunos de sus actores. Pero el caso es que la serie entraba claramente en linea descendente.


Aún así, The Walking Dead es una serie genial con momentos geniales, la serie da retazos del universo zombi difícil de ver en películas de hora y media. Un padre y su hijo tienen que sufrir como su mujer y madre respectivamente ya convertida en zombie toca cada mañana la puerta de su propio hogar, su instinto actual es el de devorar a sus familiares, pero un poso de conciencia y melancolía parece subsistir todavía en su interior, Por la tanto difícil decisión es la que deben tomar nuestros protagonistas.

The Waking Dead nos cuenta el final de una civilización reducida a escombros y cadáveres, así que se intuye un punto de refundación alegórica de un país, donde un marido debe matar a su propia esposa para la salvación de su hijo, un mundo nuevo sin normas, sin leyes, donde ya nada es lo que es y quizás nunca deba volver a serlo.

FICHA TÉCNICA
The Walking Dead
Creado por: Frank Darabont
Género: Horror, drama
Cadenas: AMC, laSexta y FOX España
País: Estados Unidos



THE WALKING DEAD SEGUNDA TEMPORADA ESTUDIO FÍLMICO



La segunda temporada de The Walking Dead acaba de terminar, los cadáveres todavía están calientes y nos gustaría cerrar esta entrada haciendo un pequeño resumen sobre los 6 episodios de esta season finale.



Nebraska es el título del 8° episodio de esta segunda temporada, este episodio batió record de audiencias de cualquier emisión por cable de la historia de la televisión en los Estados Unidos. Nebraska ha sido uno de los episodios más queridos por el público, en el se nos presenta una vez más las dudas sobra la moral y la ética que los supervivientes están siguiendo ante la nueva situación, el problema se complica cuando en un viejo salón bar del pueblo,  Herschel, Rick y Glenn se ven sorprendidos por dos supervivientes, los cuales no demuestran signos de buena voluntad alguna. A partir de aquí es cuando Evan Reilly y Clark Johnson, guionista y director del capítulo deciden  desarrollar la trama y la escena como si de un western se tratase, el duelo dialéctico irremediablemente desencadenará en el esperado duelo real, la puesta en escena y una fotografía dura y sombría nos recuerda a escenas míticas del western, como por ejemplo la famosa escena de la cantina en Sin Perdón. La escena culminará con la exaltación de héroe y la violencia, sin duda uno de los mejores episodios de está temporada. 


Triggerfinger (Aprieta el gatillo) es el título del siguiente capítulo, y es el ejemplo perfecto de lo que es esta serie, una montaña rusa en cuanto a calidad y tramas se refiere. Triggerfinger es uno de los episodios más flojos de la temporada, aún así sirve para para plantar la semilla de una de las tramas que desembocará en el mejor capítulo de esta season finale.




18 miles out o 30 kilómetros es el título de el episodio escrito por Scott M. Glimple y Glenn Mazzara, si el episodio anterior era bastante olvidable, este sin duda es para recordar, ya que es el ejemplo perfecto de lo que no debe ser The Walking Dead. La historia nos sitúa entre el duelo de poderes que los dos líderes del grupo llevan manteniendo desde el comienzo. Shane y Rick por fin tendrán su enfrentamiento final (o casi), al mismo tiempo los guionistas deciden inventar un paralelismo de rivalidad entre las hembras de los macho alfa en cuestión, el resto de personajes desaparece de la trama quedándose la historia centrada entre los duelos dialéctivos e interpretativos de Rick vs Shane y Lori vs Andrea, y personalmente, aquí es donde The Walking Dead se hunde en el fango cada vez que lo intenta, sobre todo cuando es Glenn Mazzara el encargado de desarrollar los diálogos. Estos suelen ser demasiado forzados y trascendentales y la sobreactuación de sus dos actores principales terminan de rematar la faena. Por parte de Sarah Wayne Callies y Laurie Holden la cosa mejora a nivel interpretativo pero los diálogos siguen siendo igual de forzados y artificiales. Para colmo, el director basa el episodio en un montaje paralelo de egos entre las dos parejas,  apartando cualquier otra trama posible, como si el público no fuese capaz de asimilar el paralelismo si no es remarcándoselo de este modo. Resultado, capítulo lamentable.


Por suerte esto es The Walking Dead y tras lo peor puede venir lo mejor, y esto es lo que ocurre con Judge, Jury, Executioner o Juez, Jurado y Verdugo, el episodio dirigido por Greg Nicotero que se convierte en el mejor de esta serie hasta la fecha. El guion de este capítulo solo podemos calificarlo como magistral, a diferencia del episodio anterior aquí se opta por la trama colectiva, algo que esta serie suele agradecer, el juicio realizado en el interior de la granja de Herschel, donde cada uno deja clara su posición, es uno de los momentos más intensos de la temporada, además esta vez los diálogos sobre la moralidad, la ética y la vida,  si son convincentes, sin exageraciones ni barroquismos, aquí el extremismo e enfatización habitual deja paso a la reflexión, a la calma para que anticipa la tempestad. El episodio se va fraguando a base de pequeñas y relajadas conversaciones por pareja, que van definiendo las posturas de cada uno, como guinda el final del episodio nos deja uno de los tres cliffhanger claves de la temporada. Para aumentar la grandeza del guion, nos encontramos con la dirección que ejecuta Greg Nicotero, un maestro en su area, la de los efectos especiales, que demuestra también una gran maestría al ponerse tras la cámara. 

Nicotero y su operador,  demuestran una gran sensibilidad a la hora de filmar el episodio, basándose claramente en los trabajos de Lubezki para Mallick, Nicotero decide recurrir a la luz natural y al contraluz para enfatizar la espiritualidad y el destino, estos se ven representados por la naturaleza, custodio y ente protector de los personajes. Además Nicotero opta por alejar el punto de vista en mucha de las secuencias del capítulo, mostrándonos un punto de vista, etéreo, ajeno y distante al grupo, quizás la mirada de un observador indefinible pendiente siempre de lo que ocurre. Es posible que Dale ejerza como "Conciencia" dentro del grupo, pero en este episodio nos queda la sensación es que algo "La" ejerce en mayor medida fuera de él.


A partir de aquí no quiero profundizar mucho sobre los dos episodios restantes por miedo a desvelar cualquier pequeño detalle, por lo tanto sólo mencionar que el penúltimo episodio se llama Better Angels y el último Beside the Dying fire. Lo único que me gustaría decir es que The Walking Dead se ha hecho mayor, ha abandonado la etiqueta de serie comercial, para hacerse libre, The Walking Dead ya no responde a reglas, ni a estilos, ni a formatos, ahora es un producto total de AMC, situándose a la par de sus hermanas Mad Men y Breaking Bad como obras aperturistas, como series que de verdad entienden que es, y que debería ser el formato televisivo, marcando así el devenir de este medio para los próximos años y amenazando además seriamente al cine, gracias al poder ofrecer recursos de tiempo narrativo a los que el cine nunca podrá llegar.
Para finalizar cierro el artículo con la misma imagen de cabecera, imagen que desde mi punto de vista es el resumen perfecto de lo que ha sido The Walkind Dead segunda temporada. Si la primera estuvo marcada por una secuencia de su primer episodio, donde veíamos a Rick montado a caballo dirigiéndose a..., esta va a estar marcada por una secuencia de su último episodio, donde veremos a Daryll montado en su moto viniendo de....



REFLEXIONES Y SIGNIFICADOS DE THE WALKING DEAD




Dos temporadas fueron suficiente para crear un fenómeno de masas y un producto de calidad, a partir de aquí opiniones y posiciones hubo muchas, unas a favor otras en contra, unas largas y otras cortas, pero está claro que nadie que haya visto la serie se quedó indiferente ante la misma. A mi personalmente me gustaría centrarme en dos imágenes que desde mi punto de vista son el resumen perfecto de la evolución de la serie. Las imágenes son las siguientes:


Como vemos una pertenece al primer episodio de la primera temporada y la otra al último de la segunda temporada, es decir imágenes que abren y cierran el círculo narrativo de la serie hasta la season dos.
En la primera tenemos un plano trasero de Rick en solitario montado en un caballo dirigiéndose o entrando hacia la civilización o más bien hacia lo que queda de ella. En la segunda es Daryl quien aparece, acompañado por Carol, montado en una moto y saliendo de la civilización o lo que era civilización hacía unos pocos minutos.

Ahora me gustaría hablar de las variadas lecturas que estas dos imágenes ofrecen. Una de ellas sería entender la primera imagen como la entrada de The Walking Dead en el mundo de la televisión, en la ruleta rusa de las audiencias, de las críticas y de las opiniones del público, formar parte de las reglas establecidas por la televisión, por su formato, por sus tiempos y por sus resultados económicos, esa es la sensación y la línea que The Walking Dead nos ofreció en su reducida primera temporada. La segunda imagen en cambio nos ofrece la lectura contraria, con Daryl dirigiéndose con mirada desafiante hacia nosotros, hacia el espectador, parece dejar claro que ahora The Walking Dead vuela libre, que no está atada a reglas, ni formatos, que desafía las leyes de la televisión, que es capaz de centrar una temporada en el interior de una granja, que es capaz de olvidar los zombies para centrarse en la intimidad de los personajes, que puede dejarnos un pequeño western o un capítulo con prácticamente sólo cuatro personajes, que no está atado a sus personajes y puede prescindir de ellos en cualquier momento, y que es capaz de introducir a personajes como Michonne en su nueva temporada.

Otra lectura que nos ofrecen ambas imágenes sería entender la primera como la odisea de un héroe por restituir el orden perdido, un solitario sheriff a caballo ante lo que queda de mundo, una serie basada en la leyenda y miticidad de un personaje, un Don Draper apocalíptico y salvador de su rebaño. En cambio la segunda vemos al héroe huir de su destino, ya no va solo, va acompañado, y se encuentra rodeado, estamos pues ante una obra coral, una segunda temporada que ha dejado claro que sus mejores momentos son los colectivos, capítulos como Juez, Jurado y Verdugo dejan claro que la grandeza de la serie circula mejor por la coralidad, por la complejidad y particularidad de cada ser vivo que continua en pie, la serie no necesita un lider, necesita un grupo de personalidades y de emociones que representen a cada de uno de nosotros, necesita a un Rick, a un Shane, a una Andrea o a un Daryl, y así hasta su último personaje.

La última lectura que sacamos de las imágenes se vería fortalecida con el momento en que Daryl arrebata el arma a Rick para terminar con el sufrimiento de Dale, y con esta pista parece que clara, Rick de espaldas y alejándose en la primera imagen parece ser sustituído por Darryl quien de frente viene hacia a nosotros en la segunda. Si hay un personaje que ha salido ganando en esta second season ha sido sin duda el de Daryl, ademas si el McGuffin y excusa para permanecer en la granja ha sido la busqueda de Sofía, este también ha sido el personaje que más ha hecho por esa busqueda, quizás sigue sin tener apenas minutos, pero los poco de que disfruta lo erigen como el personaje más interesante y complejo del serial. Por eso como ya hemos comentado al principio, el momento en que Daryl decide arrebatar el arma a Rick para llevar él la resposabilidad de la muerte de Dale, le posiciona como sustituto natural del quemado Rick, pesonaje que debería volver a la retaguardia durante una buena temporada.

La última lectura está bastante relacionada con la anterior, y consiste en observar la montura de Rick en la primera imagen, un caballo blanco, símbolo perfecto de la honestidad y de la pureza, que se contrapone con la oscuridad y el metal de la Harley de Darryl, personaje mucho más oscuro y complejo que se engrandece al lado de la retórica empalagosa de la ética y la moral que Rick parece abanderar.
Y esto es todo, aquí termina una opinión más de las muchas que leeremos y oiremos a lo largo de los dí­as y semanas, por mi parte solo presagiar buenas sensaciones para la tercera temporada de una serie, que ha dejado de ser un producto comercial para convertirse en una producción totalmente AMC, con todo lo que esto supone y significa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada